Rayden: "Todavía nadie es feminista, luchamos por serlo porque hemos nacido en una sociedad machista"

RAYDEN
EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS
Actualizado 18/01/2019 13:38:03 CET

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

En estos tiempos de fugacidad y consumo rápido, Rayden (David Martínez Álvarez, Alcalá de Henares, 1985) está metido con toda profundidad en su propia 'trilogía de la palabra', que dos años después de Antónimo tiene continuidad desde este viernes con Sinónimo (Warner Music), su segunda entrega en forma de nuevo álbum.

"La palabra gana peso al ser rimada o cantada. Y he notado que la gente me está premiando el esfuerzo en estos tiempos en los que parece que la música va por fascículos o por cromos", apunta a Europa Press el músico madrileño, para luego afirmar: "La gente sabe premiar cuando de verdad ve una cosa cuidada y mimada, algo que no es una plantilla copiada".

Evitando "ir de falso humilde", defiende Rayden que sí que siente que ha "inventado algo" en este Sinónimo -que tendrá continuidad en 2021 con Homónimo para finiquitar la trilogía-, porque tenía "claro a lo que quería sonar y cómo hacerlo". "No he inventado la chispa de la vida, pero sí que he generado algo que creo que la gente puede reconocer al escuchar mi música, incluso antes de que entre la voz", argumenta.

En esta línea, explica que este es su primer disco grabado con su propia banda al completo. Además, él mismo se ha encargado de la producción, "añadiendo texturas e instrumentación" y dejándose acompañar en las colaboraciones por artistas tan variopintos como Iván Ferreiro, Andrés Suárez, Pablo López, Rufus T. Firefly y Bely Basarte.

"Pocas veces me han dicho que no en la música, me siento muy afortunado", remarca Rayden, para luego reconocer que sus colaboraciones hablan de su "incapacidad para llevar una canción hasta el punto" que él tiene en mente. "Es entonces cuando busco a la persona indicada", remata, al tiempo que aún apostilla: "Por eso no hay raperos, porque para eso rapeo yo el doble".

Estas colaboraciones vuelven a alejar un poquito más a Rayden de la ortodoxia del hip hop, algo a lo que él responde entre risas: "Yo ya no sé ni qué soy y me parece muy bonito. Esto es a lo que quiero sonar. Me junto con gente como Kase.O, Iván Ferreiro o Andrés Suárez y todos me dicen cosas parecidas, que hago una cosa que no hace nadie. Puede parecer ambicioso, pero es que hay que serlo, porque de lo contrario vas a sonar a medio camino de un popurrí de cosas raras".

TEMÁTICAS DIVERSAS

A lo largo de las catorce canciones de Sinónimo, toca Rayden multitud de temáticas, destacando por ejemplo la de la censura en Habla bajito, una canción que "nació la misma semana que imputaron a un artista y a un grupo, que secuestraron el libro de Fariña de las librerías, que retiraron un cuadro de Arco y que se murió Forges".

En esa sucesión de acontecimientos se inspiró Rayden para hacer esta "crítica también a la autocensura que se están imponiendo algunos" porque, a su juicio, "un artista no tiene que ser panfletario pero se tiene que mojar". "La lengua de un artista, si se moja poco se seca y si se moja mucho se pudre", lanza.

Por eso, cree que si un artista "tiene algo que decir" debe decirlo con honestidad, no tratando de "esquivarlo para no perder público". "Se está instaurando lo comedido, pasar sin hacer apenas ruido, ese miedo a perder lo que tenemos... Por eso canto lo de habla bajito que hay quien quiere robar, a ver si vas a molestar".

La violencia de género también tiene su lugar en Caza de pañuelos, que ejerció como primer single el pasado otoño y cuyos beneficios se destinaron "para una asociación de mujeres supervivientes de la violencia machista". "Violencia machista, ni violencia doméstica, ni crimen pasional", remarca.

Y aún prosigue a este respecto: "Hemos nacido en una sociedad y en un sistema machista. Por eso todavía nadie es feminista, luchamos por serlo. Hombres y mujeres seguimos aprendiendo sobre la marcha. Pero a día de hoy no haría esta canción porque creo que es un error que sea un hombre quien tenga que decir este discurso. Yo tenía que haber servido de altavoz para canciones similares".

Relacionando la canción con la irrupción de VOX en el Parlamento de Andalucía, plantea Rayden que eso en realidad es "una piñata para seguir fomentando el discurso de odio mientras siguen con otras cosas. El odio es una nueva fuente de recursos que sirve para conseguir cosas. Mira Trump, mira Brasil, mira lo que está ocurriendo en España. Intentan perderse en la minucia para generar este tipo de controversia y que les hagamos la propaganda gratis".

GIRA DE PRESENTACIÓN

Con el disco ya en la calle, llega el momento de presentarlo en directo desde este mismo viernes en Huelva. Después, turno para Madrid (25 de enero, Teatro Circo Price, Inverfest), Valencia (1 de febrero, Repvblicca), Barcelona (2 de febrero, Razzmatazz, Festival Millenni), Granada (15 de febrero, Industrial Copera), Málaga (16 de febrero, La Trinchera), Zaragoza (22 de febrero, Las Armas) y Bilbao (23 de febrero, Stage Live).

La gira proseguirá por Valladolid (1 de marzo, Teatro Carrión), Santiago de Compostela (2 de marzo, Malatesta), Córdoba (8 de marzo, Hangar), Sevilla (9 de marzo, Custom), Toledo (16 de marzo, Círculo del Arte) y Murcia (23 de marzo, Auditorio). Más tarde será tiempo para festivales, siempre con un objetivo claro: "Quiero estar orgulloso de mi obra, que me sobreviva y que emocione".