Publicado 25/10/2021 12:47CET

Unos 300 niños piden a los líderes mundiales que protejan sus escuelas de los ataques

Archivo - Niños en una escuela en Äfrica.
Archivo - Niños en una escuela en Äfrica. - GEISA - Archivo

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Unos trescientos niños de 10 países aseguran tener miedo en las escuelas ante los sucesivos ataques que sufren los centros educativos y piden a los líderes mundiales que las protejan de los ataques. Así lo han expresado en un manifiesto en el que incluyen demandas con motivo de la 4ª Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras que se celebra en Nigeria.

Entre sus reindicaciones figuran impedir el acceso de los ejércitos a las escuelas y una garantía de que los caminos estén libres de minas y explosivos. Además, asaguran tener miedo cuando cuando los ejércitos llegan a las escuelas, detienen a los niños y niñas o les disparan balas reales o de goma y utilizan gases lacrimógenos; cuando no hay refugios en sus escuelas o cuando no son lo suficientemente grandes para protegerles a todos o cuando los militares pasan por delante de las ventanas de sus escuelas o sus casas, y cuando escuchan los sonidos de las explosiones y los disparos.

Asimismo, aseguran tener miedo cuando las instituciones educativas se utilizan con fines militares, sometiendo a los niños y niñas, al profesorado y al personal técnico de las escuelas a un peligro constante.

La Conferencia se celebra por primera vez en África, un continente que registra uno de los índices más altos de ataques a la educación en el mundo, y está coorganizada por la Coalición Mundial para Proteger la Educación de los Ataques (GCPEA, por sus siglas en inglés), de la que Save the Children es miembro, en cooperación con la Unión Africana y los gobiernos de Noruega, España y Argentina.

El Manifiesto de los niños y las niñas pinta un panorama sombrío sobre cómo la infancia se enfrenta a las amenazas y a la violencia mientras se encuentra en la escuela, y se centra en los intensos temores que sienten los menorse ante estos ataques.

En 2020, los ataques a la educación y el uso militar de las escuelas y universidades aumentaron un tercio a nivel mundial, según los datos publicados por la GCPEA el mes pasado.

"Este Manifiesto muestra que el daño que sufre la infancia no es solo físico sino también mental ante estos ataques brutales y prolongados. Es inconcebible que, para muchos niños y niñas, las escuelas hayan pasado de ser un lugar seguro para aprender a ser un lugar aterrador marcado por la violencia", señala señalado Andrés Conde, director general de Save the Children.

"Un nuevo informe de Save the Children sobre el Sahel también muestra que el reclutamiento por parte de grupos armados es una tendencia creciente y alarmante en la región; vemos una clara relación entre esta tendencia y el cierre de las escuelas así como los ataques a los colegios y al profesorado", concluye Conde.

UN MES SIN IR AL COLEGIO

Cuando los niños y las niñas se ven obligados a huir de la violencia, pueden tardar meses en volver a la escuela. Es el caso de Mahaman, quien abandonó Malí con sus padres a causa del conflicto y éstos fallecieron poco después. A pesar de que tenía muchas ganas de seguir con sus estudios, Mahaman estuvo un mes sin ir al colegio. "Me costó mucho inscribirme en la escuela porque no tenía la documentación requerida en Níger. Fui cuatro veces a Niamey, la capital, para conseguir los papeles y poder seguir con mis estudios", cuenta Mahaman.

La Declaración de Escuelas Seguras es un compromiso político intergubernamental para proteger a estudiantes, profesorado, escuelas y universidades de los peores efectos de los conflictos armados. Hasta ahora, 112 Estados han respaldado esta Declaración.

Save the Children hace un llamamiento a los países que aún no se han adherido a la Declaración sobre Escuelas Seguras para que lo hagan y apliquen plenamente sus compromisos, incluido el desarrollo de un plan para su implementación dotado con fondos suficientes.

Para leer más