Matemáticas para salvar a madres y bebés en Ghana

Actualizado 27/02/2017 14:41:53 CET
La investigadora Atinuke Adebanji.
ICMAT

   MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un proyecto matemático trata de analizar los fallecimientos de madres y bebés menores de cinco años asociados al parto en Ghana, un país donde por cada 100.000 partos se producen entre 270 y 340 muertes, y donde por cada 1.000 niños que sobreviven al nacimiento, 41 perecen al poco tiempo.

   Según ha informado este lunes 27 de febrero el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), ante estos datos, el Gobierno de Ghana puso en marcha una serie de medidas a comienzos de 2010, y para determinar su efectividad es necesaria una evaluación exhaustiva que emplee técnicas estadísticas.

   En este sentido, ha asegurado que este es el objetivo del proyecto 'Predictive Spatial Analysis of maternal and neonatal mortality for public health intervention evaluation in Ghana' (Análisis espacial predictivo de la mortalidad de madres y neonatos para la evaluación de la intervención de salud pública en Ghana).

   La investigación está siendo desarrolla por Atinuke Adebanji, investigadora del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Ciencia y Tecnología Kwame Nkrumah de Kumasi Ghana en el Instituto de Ciencias Matemáticas, dentro del programa 'Science by Women' de la Fundación Mujeres por África (MxA).

   "Queremos hacer un análisis espacio-temporal que nos permita ver si en ciertos momentos y lugares hay números más altos de muertes", ha explicado Adebanji, que asegura que "hay zonas en las que tienen más prevalencia ciertas prácticas dañinas para la salud, como la mutilación genital femenina, y resulta interesante relacionarlas con un mayor riesgo de mortalidad femenina".

   De este modo, la investigadora ha señalado que, "una vez se establecen estas relaciones pueden ayudar a la promoción de la salud, para favorecer un cambio de comportamiento en las comunidades". Adebanji, experta en análisis multivariante y problemas de clasificación, se incorporará durante seis meses al equipo de estadística que configura el DataLab del ICMAT.

   "Este grupo trabaja en temas cercanos a mi línea de investigación. Ellos colaborarán en mi proyecto y yo trabajaré con ellos en algunas de sus investigaciones", ha declarado, al tiempo que ha indicado que para el ICMAT es "muy importante" porque reforzaran las líneas de transferencia y cooperación al desarrollo. "Además, colaboraremos con otros proyectos aplicados y teóricos", señala David Ríos, director de la Cátedra AXA-ICMAT y miembro del DataLab.

APORTACIÓN POSITIVA DE LAS MATEMÁTICAS

   En relación con el programa, el Instituto ha concretado que se trata de una de las líneas principales del plan de género del ICMAT, puesto en marcha con el nuevo Programa Severo Ochoa. "Es una oportunidad de la que se pueden beneficiar ambas partes. Por un lado, el programa supone un apoyo al trabajo que realizan las mujeres investigadoras en África. Por otro, se trata de una aportación positiva a la vertiente más aplicada de las matemáticas dentro del Instituto", ha afirmado la directora de la Comisión de Género del ICMAT, Ana Bravo.

   Es el segundo año del programa, y el ICMAT vuelve a participar junto a otros centros de excelencia Severo Ochoa como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, el Instituto de Ciencias Fotónicas, el Instituto de Salud Carlos III, el Centro Nacional de Biotecnología, el Centro de Regulación Genómica y el Barcelona Graduate School of Economics.

   Por último, ha aclarado que el objetivo de esta iniciativa es apoyar el trabajo de mujeres en África en áreas importantes como la salud, la energía, el cambio climático, el agua, la agricultura, la seguridad alimenticia. Con este programa de becas buscan promover su presencia y prestigio en la comunidad científica internacional y fomentar intercambios y redes entre mujeres científicas. Este año serán ocho las investigadoras africanas senior que se incorporarán a los centros españoles.