Publicado 29/09/2022 18:55

El Congreso tramitará la ley para abolir la prostitución del PSOE tras rechazar la alternativa de CUP para legalizarla

La diputada de la CUP, Mireia Vehí
La diputada de la CUP, Mireia Vehí - Eduardo Parra - Europa Press

Socialistas, PP, Vox y Podemos, que ha votado separado de su confluencia catalana, han rechazado la enmienda

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Congreso tramitará, finalmente, la proposición de ley del PSOE para abolir la prostitución, después de que la Cámara haya rechazado este jueves la enmienda a la totalidad de CUP, que presentó un texto alternativo para la legalizar el "servicio sexual" e incorporarlo al Régimen Especial del Estatuto de los Trabajadores.

La propuesta del partido independentista solo ha contado con el apoyo de ERC, En Comú, PDeCAT y Ciudadanos. PNV y Bildu han decidido abstenerse, mientras que PSOE, PP, Vox y Podemos han votado en contra.

La Cámara seguirá adelante, así, con el texto socialista que, entre otras medidas modifica el Código Penal para agravar las penas a quien "empleando violencia, intimidación, o abusando de una situación de superioridad, o de necesidad o de vulnerabilidad de la víctima, determine a una persona a ejercer o mantenerse en la prostitución".

También recupera la tercería locativa --que pena a quienes cedan bienes inmuebles o local para favorecer el ejercicio de la prostitución-- y multa a los clientes.

"NO HACE ABOLICIONISMO HONESTO"

Para la portavoz de CUP en esta materia, Mireia Vehí, la propuesta socialista "se enmarca en la lógica del abolicionismo punitivista", frente a la que ha presentado su partido que, según ha explicado, se basa "en un marco pro derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual".

A su juicio, el PSOE "no hace abolicionismo honesto", sino con "fines electorialistas", porque no "plantea alternativas laborales" o "habitacionales", ni tampoco hablan "de tocar la ley de extranjería" o sobre "renta básica universal", sólo de resolver esta cuestión "a través del Código Penal".

En este sentido, ha advertido que la redacción realizada impide distinguir entre prostitución forzada y consentida "dando más fuerzas a los proxenetas" y que con la recuperación de la tercería locativa --que pena a quien alquile casas o locales para el ejercicio de la prostitución-- impide a las mujeres acceder a una de sus mayores redes de solidaridad por las que se alquilan viviendas unas a otras, e "incluso podría penar a los hijos y a los cónyuges" de la mujer, por beneficiarse de sus ganancias ejerciendo su profesión.

"Bajo un discurso de salvación de las mujeres, están poniendo cercos al movimientos feminista", ha advertido Vehí. Así, ha acusado al PSOE de "contribuir a la competencia entre colectivos para pasar un examen de pureza feminista".

UNA MEDIDA "PREOCUPANTE"

Para la portavoz socialista en el debate, Laura Berja, este discurso de Vehí es "muy preocupante", así como la enmienda de CUP que, a su juicio, "lo que hace es blanquear" e, incluso "legalizar el proxenetismo".

Según ha señalado la diputada, la formación catalana "parte de la premisa de que la prostitución es un trabajo" algo con lo que, según ha indicado, el PSOE no está de acuerdo porque "no hay relación laboral en la explotación sexual de las mujeres" y si "el consentimiento se compra" es "subordinación".

Las única formaciones que, además del PSOE, no han apoyado la enmienda de la CUP, han sido sus socios de Gobierno, Podemos (que ha votado de forma independiente a En Comú), además de PP y Vox.

El partido que preside Alberto Núñez Feijóo ha acusado a la formación independentista de "normalizar la indignidad que representa para muchas mujeres someterse a los deseos sexuales de quien paga, justificando que se hace de forma consentida". "Como si el consentimiento de una mujer fuera necesariamente coincidente con su voluntad", ha explicado el representante 'popular' en el debate, Miguel Ángel Jerez.

El diputado ha rechazado que CUP intente regularizar la prostitución con un debate en el que no se habla de "afiliarse a la Seguridad Social, de IVA o de declaración anual de IRPF". "Este debate va sobre derechos humanos, igualdad, dignidad, libertad sexual y contra el proxenetismo", ha declarado.

Vox, por su parte, cree que la medida de CUP tiene "muchos efectos perjudiciales" como el "considerar que es bueno comerciar con el cuerpo". Además, la portavoz de la formación, Lourdes Méndez, ha preguntado a Vehí sobre el porcentaje de las mujeres que ejercen voluntariamente y de las que ella habla en su norma porque, según ha indicado "la prostitución en toda regla no se asemeja a 'Pretty Woman'".

La formación de Abascal aboga, así por la iniciativa del PSOE aunque, según ha apuntado Méndez, presentarán enmiendas a la misma y se ha mostrado preocupada por cómo se haría la "transición desde la tolerancia" existente actualmente, "con clubs en las carreteras" del país, a "la prohibición". "No han hecho el trabajo previo", ha criticado.

PNV PIDE CREAR UNA SUBCOMISIÓN

En el lado contrario se encuentra PNV, cuyo representante Joseba Agirretxea, ha calificado de "valiente" la labora de CUP y se ha unido a su discurso en el sentido de que recurrir a la vía pena y, a su juicio, "la criminalización" de las mujeres prostitutas "no es la vía" porque "aumenta la vulnerabilidad, la clandestinidad y el acceso a los derechos por medio del trabajo".

El diputado, que ha calificado al PSOE como la "policía del karma" y le ha acusado de tener una posición "tuteladora", ha explicado que su formación pedirá la creación en el Congreso de una subcomisión sobre la situación de la prostitución en España, con el fin de hacer "un diagnóstico veraz y consecuente" del tema y "legislar en consecuencia".

A pesar de que ha mostrado su apoyo a esta iniciativa del PNV, la diputada de ERC Pilar Vallugera, ha reconocido la dificultad de sacarla adelante porque, según ha indicado el PSOE "no quiere debatir" ni "escuchar"; mientras su homóloga de Junts, Pilar Calvo, ha rechazado lo que considera una "limitación de derechos" por parte de los socialistas. Y, además, ha advertido de que la "línea punitivista" que se ha aplicado en otros países, está suponiendo "un aumento de violencia, los robos y las violaciones" de las trabajadoras sexuales.

Del mismo modo se ha expresado la portavoz de PDeCAT en esta materia, Concep Cañadell, quien ha explicado que "las leyes prohibicionistas en otros países han conllevado a una mayor vulnerabilidad de las personas del colectivo". Por eso, ve necesario "abordar un debate amplio sobre el tema". La representante de Ciudadanos, Sara Giménez, por su parte, ha preguntado al PSOE por la ley de trata prometida por el Gobierno y ha urgido a su tramitación para luchar contra ese problema.

VOTO SEPARADO DE UNIDAS PODEMOS

Aunque en el debate el grupo confederal ha participado con una única portavoz, Sofía Castañón, las confluencias de Unidas Podemos han votado por separado, debido a que existe un debate sobre esta materia en el seno del grupo.

En su intervención, la diputada se ha limitado a recordado la necesidad de dar alternativas socioeconómicas a las mujeres en contextos de trata, explotación y de prostitución y ha recordad que el Ministerio de Igualdad sigue esta línea de actuación.

Más información