El Defensor del Pueblo no ve el envejecimiento en España como "una catástrofe" pero urge a hacer reformas

Españoles y suecos, los europeos que disfrutan del mayor número de años de vida saludables
PIXABAY - Archivo
Publicado 11/06/2019 15:11:52CET

   MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha asegurado que no comparte la visión de que el envejecimiento de la población española sea "una catástrofe", aunque ha llamado a hacer reformas "sin tardanza" en este sentido.

   La preocupación por la despoblación del país ha llevado al órgano liderado por Fernández Marugán ha realizar un estudio más preciso sobre este fenómeno, comprendiendo los últimos 40 años. De este documento, según ha explicado el defensor, se desprende que España es un "país distinto" al que era en 1978, principalmente por dos flujos: el aumento de las personas mayores y la mayor presencia de extranjeros.

   En este sentido, el Defensor del Pueblo pone el foco en la tasa de natalidad, que en España sería de 2,05 hijos por mujer para mantener la población total en el nivel inicial. Sin embargo, esta cifra no se alcanza desde 1981, sin que haya una previsión de repunte, explica el documento, al menos en corto o medio plazo.

   Esto se une a que la esperanza de vida es una de las más altas del mundo. "En los últimos 100 años la expectativa de vida en España se ha incrementado en 40 años", indica el informe recogido por Europa Press. De ahí que las personas mayores aumenten en número y en proporción. Los datos indican que a 1 de enero de 2018 el porcentaje de mayores de 65 años era del 19,2% --un 20,9% si sólo se cuenta la población nacida en España--.

LA ESPAÑA 'VACÍA'

   Ante este escenario, los inmigrantes han contribuido al impacto poblacional. El equipo de Fernández Marugán señala que el reemplazo y el crecimiento vegetativo positivo de la población extranjera, ha mejorado en cierta medida la situación demográfica del país. No obstante, a 30 de junio de 2018, el número de extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor, o ambos, era de 5.331.774.

   Esta situación, sin embargo, no ha permitido mejoras la despoblación que sufren desde hace años determinadas zonas rurales del país. El fenómeno que se conoce como 'la España vacía', según explica el informe, ha generado "una brecha de desigualdad que es

   incompatible con los principios constitucionales de solidaridad e igualdad" en el país, siendo esta, para el Defensor del Pueblo, "una cuestión de derechos y libertades".

   Con este escenario, Fernández Marugán llama a las autoridades a hacer una "reflexión", con el objetivo de analizar qué se podría hacer. El órgano, sólo pone dos exigencias: "que las decisiones satisfagan a las generaciones presentes y que no se ponga en riesgo a las generaciones futuras".

   A su juicio, si se quiere una mayor longevidad hay que preparase para una población con vidas más largas y en mejores condiciones de salubridad. Así, aunque recomienda que las personas deben pensar en el diseño de su propio futuro, en materia de empleo, consumo y ahorro; también pide tomar decisiones por el conjunto de la sociedad, para decidir cómo atender a este segmento de la población, cuántos recursos se van a destinar, de qué modo se generan y cómo se distribuyen.

   "Estas decisiones deben adoptarse sin demora y pasan inicialmente por tener una sociedad seria y rigurosamente informada, respecto del cambio demográfico que vivimos", explica el Defensor, que apuesta por actuaciones "de forma sistemática, pero sin tardanza".

   "Esta información permitirá conocer y propiciar, sin dramatismos, las necesarias reformas que habrá que adoptar, que además deberán estar dotadas con el suficiente grado de equidad y solidaridad intergeneracional, para que no pongan en riesgo ni a las presentes generaciones, ni a las futuras", ha concluido.

Contador

Para leer más