El Valle Salado inicia la cosecha de la sal de la mano del cocinero alavés Iñaki Murua

Publicado 22/07/2019 17:09:59CET

BILBAO, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

El diputado general de Álava, Ramiro González, y el cocinero alavés Iñaki Murua han inaugurado este lunes la campaña de la cosecha de la sal en el Valle Salado, donde este "preciado" producto se produce desde hace miles de años.

De esta forma, la Fundación Valle Salado de Añana, responsable de la recuperación y puesta en valor de las salinas de Añana, reconoce una vez más a los cocineros que apuestan por los valores del producto local como la sal de Añana y por extensión, se convierten en embajadores del Valle Salado, según ha informado la Diputación Foral de Álava.

Murua, que consiguió su primera estrella Michelin al año y medio de abrir el restaurante Ikaro en Logroño, nació en 1989 en Rioja Alavesa, y estudió en la Escuela de Hostelería I.E.S. Camino de Santiago en Santo Domingo de la Calzada, una formación que complementó en el Basque Culinary Center, donde completó el Master en cocina, técnica y producto.

Sus comienzos le llevaron a su Laguardia natal, donde pasó por el Batzoki como camarero y cocinero y más tarde por el restaurante Amelibia, donde obtuvo los conocimientos prácticos en su paso por el restaurante de Martín Berasategui o el Azurmendi de Eneko Atxa.

Las cocinas del restaurante Venta Moncalvillo de La Rioja y del Hotel Viura en Villabuena le sirvieron de trampolín antes de abrir su primer restaurante propio junto a su pareja, también cocinera, Carolina Sánchez. Su currículum también incluye la tercera posición en el concurso Cocinero del Año en 2016.

Por todo ello, desde la Diputación alavesa han asegurado que "es un lujo contar con Iñaki Murua para inaugurar el acto de Inicio de la Cosecha 2019 y convertirse en embajador internacional de la Sal de Añana y del Valle Salado, un reconocimiento que compartirá con Carolina Sánchez", pese a que esta última no ha podido asistir al acto.

Un nombramiento que ha oficializado el diputado general de Álava y presidente de la Fundación Valle Salado de Añana, Ramiro González, que le ha hecho entrega de una placa en reconocimiento de esta labor.

"La sal de Añana se ha convertido en un producto estrella, uno de nuestros embajadores por el mundo, un viajero empedernido por las cocinas de medi o planeta y un elemento clave a la hora de contribuir a que un plato de da el salto al estrellato. No cabe duda de que tenemos una sal con estrella y que las estrellas, en este caso Michelin, saben elegir su sal", ha explicado el diputado general.

La Sal de Añana está considerada como una de las mejores del mundo. Su calidad está avalada por otros importantes cocineros internacionales, como Martín Berasategui, Pedro Subijana, Joan Roca, Andoni Luis Aduriz, Eneko Atxa, Dani García, Diego Guerrero y María Marte y Pat xi Eceiza.

Además, el "oro blanco" del Valle Salado ha sido distinguido como producto Baluarte, el máximo reconocimiento internacional que concede Slow Food. Se suma de esta forma a un exclusivo club del que sólo forman parte 400 productos en todo el mundo.

La Sal de Añana es fruto de la evaporación natural de la salmuera procedente de los manantiales del Valle Salado, un paisaje insólito en recuperación formado por miles de plataformas o eras, canales, pozos y almacenes. Su forma de cristalizar es resultado de tres factores: el sol, el viento y las técnicas tradicionales de los salineros

Para leer más