Una empresa extremeña crea una APP de alerta para víctimas de violencia de género que es "indetectable" para el agresor

410229.1.644.368.20181010144315
Vídeo de la noticia
Publicado 10/10/2018 14:43:15CET

   BADAJOZ, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La empresa extremeña Argus Control Security ha creado un sistema de protección inteligente para combatir la violencia de género, denominado Argus CVG, que consiste en una aplicación (APP) "indetectable" que se instala en el móvil de la mujer, se activa pulsando una tecla del teléfono sin necesidad de desbloquearlo y emite una alarma, imperceptible para el atacante, a los agentes más cercanos.

   Así lo ha explicado el administrador de esta empresa, Joaquín Riera, quien ha aclarado que esta aplicación es "indetectable" porque no conlleva un icono relacionado con la misma. Por ello, se instala previa autorización y a coste cero para la mujer, y puede ser activada ante cualquier peligro o amenaza, pulsando una tecla y sin tener que desbloquear el dispositivo.

   Joaquín Riera, que ha presentado este sistema en rueda de prensa este miércoles en Badajoz acompañado por el jefe de operaciones de la empresa, Francisco Javier Martín, ha indicado que dicha aplicación envía una alarma, imperceptible para el atacante, al centro de emergencias y a los agentes de Policía Local más próximos a la víctima mediante un sistema de geolocalización.

   Una vez que se acciona dicha alerta, el dispositivo graba imágenes y sonido en tiempo real, algo que también es "indetectable" porque el teléfono está bloqueado e incluso se pueden usar otras aplicaciones y funcionalidades del mismo, ha indicado Riera, toda vez que ha añadido que estas imágenes y audios llegan al centro de emergencias, por lo que se facilita la identificación de la víctima "e incluso del posible agresor".

   Además, el administrador de Argus ha indicado que el sistema "trabaja en tiempo real" porque "apenas se lanza la alerta", ésta llega "inmediatamente al agente geoposicionado más cercano a la alerta lanzada" por lo que "no hay retardos" ni intervienen "varias personas" sino que va al "punto más cercano".

   A este respecto, ha explicado que aunque el sistema "no excluye" a otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad está "especialmente indicado" para la Policía Local porque sus agentes están "en cada barrio y cada calle" y son los más "cercanos" a las personas.

   "En definitiva, se pretende que llegue toda la información posible al punto más adecuado y la información podría compartirse con otros municipios, de tal manera que una alerta en otra población sea atendida por los agentes de dicha población, utilizando el mismo sistema y la misma filosofía", ha manifestado.

SISTEMA "SOSTENIBLE"

   Del mismo modo, Joaquín Riera ha destacado que el sistema es "sostenible" porque "no hace falta más recursos de los que ya existen" para su uso, es decir, no es necesario comprar terminales ni tener una plantilla de agentes específica para su coordinación ya que sólo habría que instalar la aplicación en los teléfonos móviles de los policías o en los vehículos policiales.

   Igualmente, ha apuntado que el sistema "no excluye a ninguna mujer" porque la aplicación se contrata en función del número de licencias, es decir, de efectivos policiales y no de mujeres, por lo que "el coste de proteger a una es el mismo que el de proteger a 50.000", ha afirmado.

   Así, Riera ha afirmado que se trata de un "sistema único por las características por las que se ha construido" así como que se ha creado "pensando en las necesidades que había en esta materia" e "intentando cubrir todas las carencias" que hay en el mercado.

   Por su parte, Francisco Javier Martín ha diferenciado este sistema de las pulseras antimaltrato porque éstas "se conectan por bluetooth y dependen de un móvil" lo que supone "añadir más hardware" y "más coste" mientras que Argus CVG "está creado bajo el principio de sostenibilidad" para no añadir "más recursos" sino usar "los que ya hay para conseguir la universalidad del sistema".

   "Los recursos de los ayuntamientos y del Estado no son ilimitados, por ello, se tiende a proteger los casos más necesarios y se deja fuera al resto de los casos que parece ser que no son tan graves", ha detallado al tiempo que ha añadido que "de esta manera, el sistema puede cubrir a unos y a otros y no basarse en el rango de la gravedad que tenga un caso, porque directamente usa los recursos que hay" y "los convierte en inteligentes".

   De igual modo, ha señalado que se basan "única y exclusivamente en el móvil" porque es algo que "ya tienes", en el mismo "tienes toda tu vida social", si se te olvida "vuelves a por él" e incluso si está sin batería "te buscas la vida para cargarlo", es decir, "es algo que ya has asimilado en tu vida", ha sostenido.

   "Además, las pulseras, por muchas vueltas que le demos, acaban siendo reconocibles y un elemento reconocible para transmitir una alerta de violencia de género es un problema", ha aseverado Martín, quien ha considerado que "el elemento tiene que estar totalmente oculto, no te tiene que identificar como víctima de violencia de género bajo ningún concepto, ni de cara al agresor por lo que pueda pasar ni de cara a la sociedad porque te estigmatiza".