Fiscalía mantiene la petición de cárcel para los acusados de traficar con cocaína impregnada en maletas

Tribunales.- Fiscalía mantiene la petición penas para los acusados de introducir
PAULA JUSTO-EUROPA PRESS
Actualizado 02/04/2019 16:30:15 CET

Las defensas ven falta de pruebas y otras supuestas irregularidades y piden la absolución de todos

   VIGO, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El juicio contra nueve presuntos integrantes de una red que introdujo cocaína en España impregnada en maletas y a través de un paquete postal, que se ha celebrado en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial (con sede en Vigo), ha quedado visto para sentencia este martes, y la Fiscalía ha mantenido su petición de condena para todos, con penas que van de 11 a 6,5 años de cárcel.

   En la sesión de este miércoles, las partes han presentado sus informes finales y, durante su intervención, el Fiscal ha proclamado que la prueba practicada, incluida la reproducción de las grabaciones telefónicas, "acreditan indubitadamente" la comisión de los delitos que se han juzgado (narcotráfico y pertenencia a grupo criminal).

   Así, el representante del ministerio público ha subrayado que Álvaro M.G. era el "máximo responsable" del grupo, y el que daba instrucciones al resto de acusados sobre cómo debían actuar: contactó con sus socios de Sudamérica para conseguir la cocaína, impregnarla en las maletas y buscar una mujer 'correo' que la trajera a España desde Paraguay; contactó con antiguos conocidos de prisión para buscar a una persona que recibiera un paquete con droga cuando se frustró la operación de las maletas; contactó con el 'cocinero' que debía extraer la droga; etc.

   "La prueba que le incrimina es abrumadora", ha señalado el fiscal, quien ha recordado que el propio acusado hizo uso de su derecho a no declarar, y su silencio "debe tomarse como un indicio más de su culpabilidad".

   Con respecto al resto de acusados (el socio gallego, José Luis O.V.; Alexandre T.; José Antonio E.B.; Noelia Elisabeth G.M.; José A.L.; Felipe H.B.; Yolanda M.D.; y Javier C.Q.), el fiscal ha incidido en todos conocían los hechos delictivos en los que participaban.

"IGNORANCIA DELIBERADA" DE LA MUJER 'CORREO'

   En el caso concreto de Noelia Elisabeth, la acusación pública ha rebatido el argumento de su defensa, de que fue engañada, apuntando que la suya fue una "ignorancia deliberada" que "no excluye la responsabilidad penal". "Debió de sospechar cuando le enviaron a un emisario a recogerla, a entregarle las maletas y acompañarla al aeropuerto", ha añadido

   Asimismo, ha apuntado sus "dudas" de que fuera víctima de un engaño, creyendo que se iba a España a trabajar, cuando en sus conversaciones con el cabecilla de la red "no se alude a ningún trabajo, solo a las medidas de seguridad que debía tomar". "No es una incauta, se dio cuenta de lo que hacía, y no se dirigió a ninguna autoridad policial ni en Paraguay ni en Sao Paulo (donde hizo escala en su viaje, antes de llegar a Madrid)", ha apostillado.

DEFENSAS

   Por su parte, todos los letrados de la defensa han pedido la libre absolución de sus patrocinados, y han insistido en pedir la nulidad de la causa, argumentando que no se produjo una verdadera investigación en fase de instrucción, sino que se intervino el teléfono de Álvaro M.G. a raíz de otra investigación contra el narcotráfico que se desarrollaba en Galicia.

   Así, el abogado del considerado cabecilla del grupo, que también defiende al socio gallego, ha insistido, con respecto al arousano José Luis O.V., en que este acusado "nada tiene que ver con este procedimiento" y que fue investigado "solo por una llamada telefónica" que, en su opinión, no prueba "nada".

   En caso de Álvaro M.G., ha señalado que éste ni siquiera reconoce como suya la voz de las grabaciones y ha pedido su libre absolución o, en caso de que sea condenado, que se le atribuya un simple delito de tráfico de drogas (no en cantidad de notoria importancia) castigado con penas de entre 3 y 6 años de cárcel.

   El resto de defensas ha abundado en las supuestas irregularidades en fase de instrucción, y ha cuestionado, además de la competencia del tribunal para juzgar estos hechos, la legalidad de la escuchas, la cadena de custodia de las pruebas, o la valoración del peso y el precio de la droga intervenida.

   Según estos abogados, no hay más pruebas contra los acusados que ciertas conversaciones telefónicas, pero "no hechos concretos". Del mismo modo, han alegado que no se cumplen los requisitos legales para considerarlos un grupo criminal. "En la investigación policial se hicieron castillos en el aire. No hay datos objetivos, solo interpretaciones", ha apuntado una de las letradas

ÚLTIMA PALABRA

   Al final de la vista, todos los acusados, excepto Álvaro M.G. y Felipe H.B., han ejercido su derecho a la última palabra, para proclamar su inocencia y negar su relación con los hechos juzgados.

   En el caso del acusado José Luis O.V., condenado anteriormente por narcotráfico, ha lamentado ante el tribunal que está en el punto de mira de la Policía por tener un apellido mediático y asociado al narcotráfico, pero ha subrayado que no tiene "ni casa, ni pisos, ni bienes, ni coche". "Soy totalmente inocente, y llevo dos años en prisión", ha aseverado.

Contador

Para leer más