En Marea, PSdeG y BNG critican las cuentas de la Xunta por "antisociales" y cuestionan las rebajas fiscales anunciadas

Publicado 19/10/2018 18:07:42CET

El PP destaca que los presupuestos recuperan niveles impositivos previos a la crisis, como el caso de la tasa de Patrimonio

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

En Marea, PSdeG y BNG han coincidido en criticar los presupuestos presentados por la Xunta de Galicia para 2019 al considerarlos "antisociales" y con "poca empatía social", y han puesto en duda las rebajas fiscales anunciadas por el Gobierno gallego.

Así lo han transmitido al término de la Xunta de Portavoces, que ha fijado el calendario de tramitación de las cuentas para el año 2019, que fueron remitidas este viernes por el Gobierno autonómico a la Cámara.

A la espera de poder analizarlos con más detalle, los grupos de la oposición han realizado una primera valoración del documento. En Marea y del BNG han coincidido en denunciar que se beneficiará a las rentas altas con la reforma del impuesto de patrimonio, mientras que el PP ha defendido que esta modificación situará el impuesto en los niveles fijados "por gobiernos de izquierdas" antes de la crisis.

Así, el portavoz de En Marea, Luis Villares, ha sido muy crítico en lo que se refiere a las rebajas fiscales anunciadas, al entender que tres de ellas son "irrelevantes" y que tan solo responden a un intento de "esconder" la "insultante" rebaja del impuesto del patrimonio para quienes tengan más de 700.000 euros -se elimina la subida para este impuesto realizada en 2013--.

"El impuesto de Patrimonio lo que hace es beneficiar a ricachones y no afectar al conjunto de la sociedad y a las clases medias", ha denunciado Villares. Así, ha explicado que hasta 160.000 euros la rebaja es del 0,06, pero con un patrimonio de 10 millones de euros, será del 0,53.

"De tal forma que hasta 167.000 euros, la rebaja será apenas de 50 o 60 euros, pero si uno tiene 10 millones de euros, la rebaja será de 40.000 euros", ha censurado, calificando esta medida de un "enmascaramiento que el Partido Popular hace para beneficiar a determinados amigos".

"No tiene otro nombre, no tiene incidencia en la gente normal, porque esta rebaja afecta sobre todo a las grandes fortunas", ha agregado Villares, que concluyó: "Nosotros no tenemos por qué ingresar menos para que Feijóo beneficie a sus amigos con fortunas millonarias".

Así, ha valorado que "son presupuestos antisociales, regresivos y continúan por la senda de los recortes y es intolerable y una burla la reforma del impuesto de Patrimonio".

En lo que respecta a la recuperación del gasto público, ha denunciado que los presupuestos son, en "términos reales", 2.000 millones de euros menos al presupuesto de 2009, por lo que reclama que "haya el mismo volumen de presupuestos".

En cuanto a partidas concretas, Villares confrontó la "vehemencia" con la que se anuncian determinadas partidas con los datos reales de ejecución. Como ejemplo, se ha referido a al ámbito del empleo, que en el ejercicio anterior no superó el 57 por ciento del gasto de la cantidad presupuestada, en valores similares a los del área de competitividad.

Y ante el anuncio de la ampliación del permiso de maternidad a 24 semanas, ha recordado que En Marea ya realizó esta propuesta en el Parlamento en mayo pero que en esa ocasión contó con el voto en contra del PP.

EL PSdeG ACUSA AL PP DE "CLIENTELISMO DE MERCADOTECNIA"

También el Partido Socialista ha cargado contra las cuentas presentadas por la Xunta, al considerar que no cierran las "heridas sociales aún abiertas" por la crisis, pese a que el "presidente de la Xunta y el conselleiro de Facenda ven todo de color de rosa".

Para el portavoz socialista, Xaquín Fernández Leiceaga, "Feijóo lo que hace son anuncios que reviste de gran pompa, como si tuvieran gran dimensión, pero al bajar a la realidad el impacto de esas medidas es muy limitado".

En esta misma línea, Leiceaga sostiene que el proyecto presupuestario "es más de lo mismo" por "atonía, conformidad, escaso proyecto y escasa capacidad de atención a las necesidades de la gente, poca empatía social, poca colaboración con los esfuerzos que en materia de progreso y competitividad están haciendo los distintos agentes económicos".

A la espera de analizar "los detalles en materia fiscal", ha argumentado que "año tras año" hay "anuncios grandilocuentes en política fiscal". Sin embargo, a posteriori se observa que "la recaudación por esos tributos sube" y ha tachado de "clientelismo de mercadotecnia" las rebajas fiscales previstas.

"Una parte puede ver con que haya una expansión de la base fiscal pero hay otra que es sorprendente, nos anuncian que en sucesiones se elimina la tributación para el 99% de las herencias, pero el nivel de recaudación fiscal está subiendo en los últimos años, no deja de suscitar una cierta perplejidad", ha alertado.

BNG CRITICA LOS "REGALOS FISCALES" A RENTAS ALTAS

Por su parte, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, también ha advertido de que los presupuestos presentados por el gobierno de la Xunta "no van a dar respuesta a dos de las grandes preocupaciones" de la mayoría de los gallegos, en cuanto a servicios públicos como sanidad, empleo o educación y a la creación de empleo "para recuperar, lo perdido durante la crisis".

Se trata, ha agregado, de "unos presupuestos antisociales", que "pueden dejar en evidencia que el proyecto de Feijóo está agotado, sin ideas, sin iniciativa, sin impulso, sin ambición de país, un Gobierno que está en una fase cada vez más decadente".

También Pontón ha asegurado que las cuentas para 2019 no tienen "una fiscalidad justa", porque "siguen haciendo regalos fiscales a las rentas más altas mientras que hay limosnas y recortes pequeños que la mayoría de los gallegos no van a notar".

Ha criticado así una política fiscal que estima que "beneficia a las rentas más altas" y que reduce recursos para financiar servicios básicos. "Si Feijóo quiere aligerar carga fiscal a los trabajadores habría sido mejor que, en lugar de criticar el impuesto a los carburantes, bajara la fiscalidad que permitiera llenar el depósito en Galicia sea más caro, pese a tener una refinería en A Coruña".

Pero la calificación de "presupuestos antisociales" también la ha vinculado, en primer lugar, a la idea de que "no permitirán "revertir el agujero de 4.000 millones de euros generado esta década en sanidad y educación", y en segundo lugar, ante la "falta de estrategia productiva" para la creación de empleo o para innovación.

Además, también ha afeado a la Xunta la baja ejecución, con "4 de cada 6 euros" en este ámbito sin gastar en las últimas cuentas, en un "reflejo de la incapacidad de la Xunta en este ámbito".

PP, DEFIENDE LA EJECUCIÓN Y LAS REBAJAS FISCALES

Por su parte, el portavoz del PP, Pedro Puy, ha replicado que las críticas de la oposición son las "habituales", matizando que "hay una diferencia sustancial entre proponer subida de impuestos como es la del diesel, que hacen administraciones apoyadas por grupos de oposición en Galicia, y bajar tributos para impulsar política social o gastos de familia".

Preguntado en la rueda de prensa posterior a la Xunta de Portavoces por las críticas a la tasa sobre el patrimonio, ha subrayado que lo que hará el Gobierno gallego es "recuperar el impuesto previo a la crisis, el que estaba establecido por el gobierno socialista tanto estatal, que después de suprimirlo lo recuperó, como el socialista y nacionalista en la Xunta antes de la crisis".

Ha agregado que se persigue "la recuperación de la fiscalidad previa a la crisis, que era la que fijaran gobiernos de izquierdas tanto a nivel estatal como autonómico".

En cuanto a la ejecución presupuestaria, ha defendido que el Gobierno gallego "ejecuta por encima de lo previsto", con "un 101 o 102%" y la variación de la composición interna del gasto se hace, fundamentalmente, para aumentar partidas sociales.