Actualizado 09/03/2022 11:32

Amnistía dice que el bombardeo ruso contra Chernigov que dejó más de 45 muertos podría ser un crimen de guerra

Una persona camina frente a una casa destruida por el bombardeo, a 5 de marzo de 2022, en Irpin (Ucrania)
Una persona camina frente a una casa destruida por el bombardeo, a 5 de marzo de 2022, en Irpin (Ucrania) - Diego Herrera - Europa Press

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

La ONG recalca que la Fiscalía del TPI "debería investigar este bombardeo" y pide que los responsables rindan cuentas

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Amnistía Internacional ha indicado este miércoles que un bombardeo ejecutado el 3 de marzo por Rusia contra la ciudad ucraniana de Chernigov, que dejó más de 45 muertos, podría constituir un crimen de guerra.

La ONG ha indicado que sus investigaciones apuntan a que el ataque fue ejecutado en torno a las 12.15 horas (hora local) en una pequeña plaza formada entre dos calles de la ciudad, alcanzando a decenas de civiles que hacían cola para comprar pan.

Así, ha resaltado que sus entrevistas y el trabajo de análisis de vídeos ha permitido determinar que el ataque fue "muy probablemente" un bombardeo ruso en el que se usaron dos bombas no guiadas --conocidas como 'bombas tontas'--.

"El bombardeo que alcanzó las calles de Chernigov sacude la conciencia. Fue un ataque despiadado e indiscriminado contra gente que estaba haciendo su vida normal en sus casas, calles y tiendas", ha manifestado la directora de Respuesta ante Crisis de Amnistía Internacional, Joanne Mariner.

"Este impactante ataque es uno de los más mortíferos que ha soportado hasta ahora el pueblo ucraniano. La Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) debería investigar este bombardeo como un crimen de guerra. Los responsables de estos crímenes deben ser llevados ante la justicia y las víctimas y sus familias deben recibir compensaciones", ha valorado.

La administración regional de Chernigov denunció tras el ataque la muerte de 47 personas, mientras que el material verificado por la ONG tras el bombardeo muestra el lanzamiento de ocho municiones de forma casi consecutiva e impactando en línea, un método habitual durante los bombardeos.

En este sentido, Amnistía Internacional ha detallado que no ha podido identificar ningún objetivo militar legítimo en la zona y ha incidido en que las imágenes por satélite del 28 de febrero muestran una cola de gente esperando frente al edificio. A partir de estas imágenes y testimonios, la organización ha afirmado que considera que la mayoría de las víctimas esperaban para comprar comida.

Alina, una estudiante de 21 años, ha relatado que estaba en su casa en una calle cercana cuando tuvo lugar. "Escuché un zumbido muy, muy alto, y noté cómo se sacudía nuestro edificio. Fue como si nuestro piso se inflara y, tras dos segundos, escuché cómo estallaban las ventanas. Nuestro edificio se movió mucho, pensé que no iban a quedar paredes en pie", ha dicho.

Los padres de Alina se encontraban en la calle en el momento de la explosión, si bien sobrevivieron al ataque. "En un edificio amarillo (cercano) había una cola para comprar pan y ahí es donde querían ir. No recuerdo si fue mi madre o mi padre. Uno de ellos dijo: 'No, la cola es muy larga, vámonos'. Se fueron. La gente que estaba en la cola ya no está", ha lamentado.

Por su parte, Yulia Matvienko, de 33 años, ha manifestado que estaba en casa en el momento del ataque. "Estaba caminando por el pasillo y no había llegado a la cocina cuando me quedé sorda. No entendía qué estaba pasando. Todo empezó a resquebrajarse y caer. Los niños gritaron. Durante segundos es como si hubiera silencio y el tiempo se parara", ha apuntado.

"Luego saqué a los niños de los escombros. Me chorreaba sangre y saqué a mis hijos. Todo estaba destruido y la puerta había sido arrancada. No quedaba ni una ventana y algunos balcones habían sido totalmente arrancados. Los niños no sufrieron ni un rasguño. Es un milagro, sólo tenían mi sangre por encima", ha dicho.

Amnistía Internacional ha reseñado que el lanzamiento de municiones no guiadas en zonas pobladas está prohibido, al igual que todos los ataques indiscriminados. Así, ha apuntado que los vídeos muestran un cráter de una bomba consistente con una superficie impactada por una munición de unos 500 kilogramos.

"Todos los estados deben cooperar con el TPI y la nueva Comisión de Investigación establecida por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para ayudar a garantizar que hay una rendición de cuentas por las graves violaciones y crímenes como este ataque. Las víctimas del conflicto deben recibir justicia", ha zanjado Mariner.