EEUU sospecha que la explosión en una base militar rusa podría estar provocada por un misil de crucero

Publicado 10/08/2019 3:39:48CET

WASHINGTON, 10 Ago. (Reuters/EP) -

Un grupo de expertos nucleares de Estados Unidos ha asegurado este viernes que sospecha que la explosión registrada el jueves durante un ensayo con un propulsor de combustible líquido en una base militar, podría haber ocurrido durante las pruebas de un misil de crucero de propulsión nuclear anunciado por el presidente ruso, Vladimir Putin, en 2018.

El Ministerio de Defensa ruso ha confirmado que dos personas han muerto y otras seis han resultado heridas por la explosión de lo que ha definido como "un propulsor de combustible líquido". "No se ha liberado ninguna sustancia peligrosa", ha añadido.

Por su parte, la Corporación Estatal de Energía Atómica Rosatom ha elevado este viernes a cinco el número de muertos a causa de esta explosión registrada en los alrededores de la ciudad rusa de Arjanguelsk (noroeste).

La empresa ha agregado que otros tres trabajadores de Rosatom sufrieron "lesiones y quemaduras de diversa consideración", antes de agregar que se encuentran ingresados en un centro médico especializado".

Un portavoz de Severodvinsk, una ciudad de unos 185.000 habitantes cercana al lugar donde se realizo la prueba, señaló que se registró un pico de radiación el pasado jueves, unas declaraciones que poco después desaparecieron de la web municipal. Sin embargo, dos expertos han explicado a la agencia de noticias Reuters que la explosión de un propulsor de combustible líquido no liberaría radiación.

Ambos sospechan que la explosión y posterior liberación de radicación podrían ser resultado de un percance ocurrido durante las pruebas realizadas con un misil de crucero de propulsión nuclear en una instalación a las afueras de la aldea de Nyonoksa.

"Los propulsores de combustible líquido que explotan no emiten radiación. Sabemos que los rusos están trabajando en algún tipo de propulsión nuclear para un misil de crucero", ha asegurado Ankit Panda, un alto cargo de la Federación de Científicos Americanos. Rusia llama a este misil el 9M730 Buresvestnik; mientras que la alianza de la OTAN lo ha designado como el SSC-X-9 Skyfall.

Un alto cargo de la Administración Trump ha dicho que ni confirma ni niega que se produjera un percance relacionado con este misil y ha mostrado un gran escepticismo respecto a la explicación de Moscú. "Seguimos vigilando de cerca los acontecimientos en el extremo norte de Rusia. Las garantías de Moscú de que 'todo es normal' nos parecen vacías", ha afirmado.

"Esto nos recuerda a una serie de incidentes ocurridos en Chernóbil y que ponen en duda si el Kremlin da prioridad al bienestar del pueblo ruso por encima de mantener su propio control sobre el poder", ha señalado.

El portavoz estadounidense se refería a la explosión ocurrida en 1986 en la central nuclear de Chernóbil, en la ex república soviética de Ucrania, que liberó contaminación radiactiva durante unos nueve días. Moscú retrasó la revelación de la magnitud de lo que se considera el peor accidente nuclear de la historia durante varios días.

El presidente ruso presentó el misil de crucero de propulsión nuclear en un discurso pronunciado en marzo de 2018 ante el Parlamento ruso, en el que elogió el desarrollo de una serie de "nuevas y temibles" armas estratégicas.

El misil, que según explicó fue probado con éxito a finales de 2017, tiene "alcance ilimitado" y es "invencible contra todos los sistemas de defensa antimisiles y antiaéreos que existen y existirán", aseguró.

NO HA SIDO POR ACCIDENTE

El director del Programa de No Proliferación de Asia Oriental del Instituto de Estudios Internacionales Middlebury, Jeffrey Lewis, también cree que se ha producido un percance durante las pruebas del misil de crucero de propulsión nuclear.

Utilizando fotos de satélite, Lewis y su equipo han determinado que el año pasado Rusia podría haber desarticulado una instalación para el lanzamiento de prueba del misil situada en Novaya Zemlya para trasladarla a la base cerca de Nyonoksa.

Así, las imágenes mostraban que el "refugio ambiental" --bajo el cual se almacenaban los misiles antes de su lanzamiento-- en Nyonoksa y los rieles en los que se hacía rodar la estructura hacia atrás eran los mismos que los que se retiraron de Novaya Zemlya.

Lewis y su equipo también examinaron el mismo día de la explosión las señales del Sistema de Identificación Automática (AIS) de los barcos situados frente a la costa e identificaron un barco similar al Serebryanka, un buque portador de combustible nuclear que habían rastreado el año pasado frente a Novaya Zemlya.

"Rusia no necesita esta nave para realizar pruebas de misiles convencionales", ha destacado Lewis. "Lo necesitas cuando recuperas una unidad de propulsión nuclear del fondo del mar", ha remachado.

En este sentido ha señalado que las señales del AIS muestran que el Serebryanka estaba situado dentro de una "zona de exclusión" establecida frente a la costa un mes antes de la prueba, para impedir la entrada de buques no autorizados.

"Es importante que el Serebryanka esté dentro de esa zona de exclusión. Está allí. Está dentro del perímetro del océano que ellos establecieron. No está ahí por accidente", ha agregado. "Creo que probablemente estaba allí para recoger una unidad de propulsión del fondo del océano", ha insistido.

Lewis ha afirmado que no sabe qué nivel de peligro puede esconder este sistema ya que no conoce los detalles, como el tamaño del reactor nuclear. Aunque si que ha desvelado que Estados Unidos intentó desarrollar un motor de misiles de propulsión nuclear en la década de 1950 que arrojaba radiación. "Representaba un peligro para la salud de cualquier persona", ha concluido.

Contador