El enviado de la ONU para Yemen espera retomar en noviembre las conversaciones y ve prioritaria la economía

Martin Griffiths
REUTERS / DENIS BALIBOUSE
Publicado 04/10/2018 18:09:50CET

ABU DHABI, 4 Oct. (Reuters/EP) -

El mejor modo de resolver la crisis humanitaria que atraviesa Yemen tras más de tres años de guerra es arreglar su maltrecha economía para frenar el continuado declive del rial, ha defendido el enviado de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, que confía en retomar las negociaciones de paz el próximo noviembre.

Según ha explicado en una entrevista a Reuters, la ONU está discutiendo un plan de emergencia para frenar la caída del rial y restaurar la confianza económica. Yemen es el país árabe más pobre y atraviesa la peor crisis humanitaria a nivel mundial, que se ha visto exacerbada por el conflicto que estalló en marzo de 2015. Tres cuartas partes de la población, 22 millones de personas, necesitan ayuda y 8,4 millones están al borde de la hambruna.

"No tengo ninguna duda de que esta cuestión económica es ahora abrumadoramente la prioridad más importante", ha señalado Griffiths. "Dentro de la ONU estamos hablando sobre la necesidad de un plan maestro de este tipo (...) un paquete de medidas inmediato que el Banco Mundial, el FMI, las agencias de la ONU, obviamente el Golfo, el Gobierno de Yemen puedan juntarse para discutir".

El rial ha perdido más de la mitad de su valor contra el dólar desde el inicio de la guerra. Las autoridades intentaron impulsar la liquidez el año pasado imprimiendo dinero, pero sin éxito y este jueves se cambiaba el dólar por 700 riales.

La subida de los precios ha dejado muchos bienes de primera necesidad fuera del alcance de muchos yemeníes y el Banco Central se ha esforzado por pagar los salarios de los funcionarios públicos de los que muchos dependen a medida que las reservas de divisas se agotan.

Griffiths ha dicho que la ONU espera que para noviembre se puedan reanudar las consultas con las partes enfrentadas, los rebeldes huthis respaldados por Irán y el Gobierno reconocido internacionalmente y apoyado por una coalición militar liderada por Arabia Saudí.

El primer intento de conversaciones en tres años fracasó el mes pasado después de que los huthis no acudieran a la cita en Ginebra. Los huthis, que controlan el norte de Yemen y Saná, la capital, acusaron a la coalición de impedir que su delegación viajara, mientras que el Gobierno acusó a los rebeldes de sabotear las negociaciones.

Griffiths, que asumió el puesto el pasado febrero, ha dicho que está cerca de conseguir una solución para evitar "más sorpresas de último minuto". "Lo que me gustaría ver que ocurriera es que en el plazo de las dos próximas semanas como máximo pudiéramos resolver esas cuestiones para que podamos decir entonces, 'Ok, ahora sabemos la base logística que tenemos, volvamos a la mesa'", ha explicado en Abu Dhabi, la capital emiratí.

"Me gustaría que ocurriera en noviembre pero no estoy prediciendo el momento porque tenemos que aclarar estas cuestiones logísticas", ha añadido, precisando que las conversaciones probablemente se celebrarían en Europa, pero no ha dado detalles.