Infancia en conflicto: los menores en los campos de desplazados en Nigeria necesitan protección inmediata

Actualizado 01/09/2019 8:49:22 CET
Desplazados por la violencia en Borno, Nigeria
Desplazados por la violencia en Borno, Nigeria - YUNA CHO/MSF 

ABUYA, 1 Sep. (Por Severine Courtiol Eguiluz, responsable de Incidencia Política de MSF en Nigeria) -

En todo el noroeste de Nigeria pueblos o enclaves ahora son administrados por militares y se han establecido campos para personas desplazadas. Desde diciembre de 2016, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha brindado actividades integrales de salud y protección en las ciudades de Gwoza y Pulka, en el estado de Borno, para las personas que han huido del conflicto entre los militares y los grupos armados, y la terrible violencia que ha tenido lugar en esta región por una década.

Junto con el agua, el refugio, la alimentación y la atención médica, la protección es una necesidad básica para las personas desplazadas. Cuando llegan al campo, ya han pasado por muchos eventos traumáticos. Han sido víctimas de violencia y sobrevivieron a agresiones sexuales. Han sido testigos de abusos y asesinatos de seres queridos; sus casas han sido dañadas y quemadas; y las familias se han separado unas de otras.

         MSF

Para grupos especialmente vulnerables, como las familias encabezadas por mujeres o los menores no acompañados, se necesita protección inmediata tan pronto como lleguen para evitar exponerlos a otros riesgos de violencia.

Para los niños y niñas, crecer en medio de un conflicto cambia completamente sus vidas a largo plazo. No tienen acceso a la educación ni a la atención médica, y no reciben nutrición o vacunas adecuadas. También existe la posibilidad de quedarse huérfanos. Con ello, las niñas corren el riesgo de ser obligadas a casarse, con el agravante de partos difíciles si se quedan embarazadas.

OBLIGADAS A CASARSE CON MIEMBROS DE UN GRUPO ARMADO

En un campo en Pulka, conocí a dos niñas, de 15 y 16 años, que eran del mismo pueblo y habían llegado juntas. La primera estaba embarazada y la segunda ya tenía un bebé de seis meses. Se vieron obligadas a casarse con miembros de un grupo armado. No tenían familiares a los que unirse en el campo. Todo lo que tenían era la ropa que llevaban puesta; una de ellas incluso no llevaba zapatos. Nada más.

Parecían perdidas. No tenían idea de cómo sobrevivir solas en tal situación. Fue desgarrador verlas. Más desgarrador aún es saber que son víctimas desde hace tiempo. Se vieron obligadas a casarse cuando tenían alrededor de 12 años o quizás menos, y han sido víctimas de abusos desde entonces.

    MSF

Los identificamos en un campo de tránsito, les dimos comida y los llevamos a un hospital de MSF en la ciudad, donde recibieron atención prenatal, apoyo nutricional y apoyo de salud mental. Pero no había ningún refugio privado disponible para ellos en los primeros días y no se pudo identificar a ningún cuidador. Como resultado, se quedaron en medio del campo de tránsito abarrotado, con otras 12.000 personas, en
su mayoría mujeres y niños.

Cuando los niños no tienen o no pueden encontrar una familia para unirse, las familias que ya están en el campo pueden ser una opción para ellos. Remitimos a las dos niñas a otra organización para que tomaran medidas de protección, pero era difícil encontrarles familias de acogida porque una de ellas estaba embarazada y la otra tenía un bebé. Al final, y afortunadamente, encontraron personas de la misma aldea que aceptaron a cada niña en su familia.

MENORES NO ACOMPAÑADOS

De enero a junio de 2019, identificamos a 320 menores no acompañados entre las personas que habían llegado recientemente a Pulka desde áreas controladas por grupos armados de oposición, desde otros campos o que regresaban de Camerún.

Todas estas personas necesitaban protección y otra asistencia. Identificar a los menores no acompañados es clave para garantizar su protección: si no se identifican cuando llegan, pueden perder un apoyo importante y estarán expuestos a todo tipo de riesgos asociados con su vulnerabilidad. Tendrán dificultades para acceder a la atención médica y a los alimentos, puede que se les roben sus cosas y experimentar violencia y explotación sexual.

Cuando evaluamos a los recién llegados, explicamos y difundimos el mensaje de que estamos abiertos a cualquier inquietud que tengan y que pueden acudir a un hospital de MSF en cualquier momento. También contactamos a personas que ya están en los campos o comunidades para hablar sobre los servicios disponibles.

       MSF

Hemos visto a niños venir a nuestros hospitales en Gwoza y Pulka buscando protección, en lugar de atención médica. Cuando podemos, les dejamos permanecer en nuestro hospital hasta que comprendemos completamente sus problemas, ya que no hay refugios temporales donde puedan quedarse de manera segura.

Hemos visto a niños y niñas adolescentes adoptar mecanismos de adaptación dañinos, incluida la aceptación del trabajo peligroso, el abuso de drogas y la explotación sexual, que afectan tanto a su salud como a su dignidad. Hay hogares encabezados por niños con demasiada responsabilidad sobre ellos, donde los más mayores tienen que cuidar a
sus hermanos pequeños.

La situación en el campo de tránsito hace que proporcionar esta protección sea aún más difícil. Las personas se apiñan en refugios comunales sin privacidad; algunos se ven obligados a dormir afuera, exponiéndolos a un mayor riesgo. Los residentes del campamento dependen en gran medida de la ayuda humanitaria y no hay suficiente agua, comida o leña para satisfacer sus necesidades.

Como resultado, deben arriesgarse a salir del perímetro de seguridad que rodea el campo, donde su seguridad no está garantizada. Las autoridades civiles están generalmente ausentes del campo, por lo que apenas hay ningún tipo de servicios sociales. Además, todavía hay una
presencia limitada de organizaciones de protección, debido, en parte, a problemas de seguridad.

En todo Borno, el registro insuficiente de los recién llegados a los campos y su seguimiento está haciendo que la reunificación familiar sea un gran desafío.

NO EXISTE UNA SOLUCIÓN ÚNICA

En lo que respecta a la protección, cada caso tiene una dinámica diferente. Cada historia tiene su propio drama y no existe una solución única o directa para todos ellos.

Existe un estigma asociado con el regreso de un área controlada por grupos armados de oposición, especialmente para las mujeres que están embarazadas o tienen hijos. Esas madres adolescentes tienen dificultades para reintegrarse con sus familias, si es que le quedan familiares, y sus necesidades de salud mental pueden ser mayores.

Tan pronto como los niños puedan escapar del área de conflicto directo, deben volver a conectarse con su infancia. Necesitan momentos para jugar, reír y reunirse con sus amigos. Necesitan volver a la escuela. Deben estar en un entorno seguro donde puedan confiar en los adultos y sentirse amados y respetados.

Sus necesidades básicas, como alimentos, agua y vivienda, deben satisfacerse para reducir el riesgo de explotación o violencia. Los menores no acompañados necesitan un espacio amigable donde puedan permanecer temporalmente hasta que puedan reconectarse con su familia o se encuentre otra solución.

Cada caso necesita atención y manejo individual; para eso, las organizaciones humanitarias deben estar presentes en el terreno, trabajando juntas dentro de un sistema de coordinación mejorado.

Cualquier niño, en cualquier país y en cualquier situación, debe protegerse con cuidado, amor y dignidad. Tal y como se adoptó claramente en la Convención sobre los Derechos del Niño, es el derecho de cualquier niño recibir toda la protección necesaria y debe respetarse incluso en un conflicto. Se debe hacer más para ayudarlos a vivir una 'vida normal', incluso en una situación que está muy lejos de lo normal.

Contador