Irán insta a la UE a poner en marcha el mecanismo para facilitar comercio "antes de que sea tarde"

Ali Akbar Salehi
ESAM AL-FETORI / REUTERS - Archivo
Publicado 26/11/2018 13:09:03CET

Bruselas replica que se trata de un mecanismo "muy complejo" y hay que crear algo "viable"

BRUSELAS, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente iraní y presidente de la Organización de la Energía Atómica iraní, Alí Akbar Salehi, ha instado este lunes a la Unión Europea a poner en marcha el mecanismo especial para facilitar el comercio con Irán "antes de que el tiempo se agote" con el objetivo de preservar "intacto" el acuerdo nuclear iraní y evitar el "caos" si este se rompe.

"Esperamos que antes de que el tiempo se agote se logre algo tangible para que el acuerdo permanezca intacto", ha reclamado el dirigente iraní en una comparecencia ante la prensa con el comisario de Energía, Miguel Arias Cañete, al término del seminario de alto nivel sobre cooperación en energía nuclear civil.

Salehi ha agradecido a la UE su apoyo para "mantener vivo" el acuerdo nuclear iraní y su reconocimiento de que "es importante" para "la seguridad de Europa", al tiempo que ha admitido "sus propias dificultades" para poner en marcha el mecanismo especial, que de momento ningún país ha aceptado acoger en su territorio por temor a que les perjudique por la reintroducción de las sanciones de Estados Unidos contra Irán tras salirse del acuerdo nuclear. Austria y Luxemburgo lo han rechazado expresamente.

Pero ha insistido en la necesidad de "no perder tiempo" y "traducir en hechos sus palabras" y ha advertido de que si el acuerdo nuclear iraní "se rompe" a pesar de ser "el único acuerdo posible en las circunstancias actuales", ha avisado, "nadie se beneficiará de ello" y "la situación desde luego cambiará y todo será caos".

"Quizá no haya sido el mejor acuerdo que hubiesen deseado los participantes en las negociaciones pero creo que fue el único posible que podíamos haber alcanzado", ha remachado.

"Esperamos que juntos y con otros socios, China y Rusia, hagamos nuestro máximo para mantener este acuerdo vivo. Es una batalla que tenemos que ganar. No nos podemos permitir perder esta batalla", ha alertado.

El comisario Cañete ha defendido que el trabajo técnico para poner en marcha el vehículo especial para facilitar las transacciones comerciales con Irán "ha avanzado en los últimos días y semanas", trabajo que encabezan Francia, Alemania y Reino Unido, con el apoyo de la Comisión y el servicio diplomático europeo, pero ha insistido en que es "una iniciativa enormemente completa y única".

Cañete ha insistido en que "nadie debe tener ninguna duda sobre el nivel de ambición política y determinación" del bloque para poner en marcha el vehículo "rápidamente" pero ha insistido en que el objetivo es "crear algo que funcione y sea viable".

"Este vehículo especial no está dirigido contra Estados Unidos y no está contraviniendo ninguna sanción", ha subrayado el comisario, que ha recordado que la UE ya ha actualizado su normativa para dejar claro que las sanciones estadounidenses no son aplicables a las empresas europeas y ha insistido en que su objetivo es "dar las garantías soberanas necesarias a participantes del mercado implicados en los negocios legítimos con Irán".

"PLENA TRANSPARENCIA"

Cañete ha subrayado que el mecanismo permitirá "plena transparencia" y garantizará "los estándares más rigurosos" contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo, en pleno respeto de las resoluciones de la ONU y la primacía del derecho europeo.

"En su debido momento y dependiendo del diseño final concreto (del mecanismo), el objetivo global es abrir el SPV a otros socios en el mundo", ha explicado Cañete, en alusión al vehículo especial.

"Estamos comprometidos en facilitar los flujos financieros de Irán y respetar plenamente el acuerdo nuclear en todos sus aspectos", ha remachado Cañete, que ha reiterado que la Unión Europea seguirá comprometida con la aplicación "plena" del acuerdo mientras Irán siga respetando sus compromisos, tal y como ha hecho hasta ahora, algo que, ha recordado, ha confirmado la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) en trece informes consecutivos.

Cañete ha insistido en que el acuerdo nuclear iraní "está funcionando" en su objetivo, "que no es otro que garantizar que el programa nuclear iraní sigue siendo exclusivamente pacífico" y "no hay ninguna alternativa creíble" al mismo, que exigió "compromisos difíciles" para ambas partes.

"Es un elemento clave de la arquitectura global de no proliferación nuclear, es crucial para la seguridad de Europa, la región y de todo el mundo", ha remachado.

Cañete también ha puesto en valor los "enormes progresos" que la UE e Irán están haciendo en materia de cooperación nuclear --previsto en el acuerdo nuclear--, algo que además contribuye a la "transparencia" y generar "confianza" en el programa nuclear iraní y ha puesto en valor, entre otros, dos proyectos a los que contribuye la UE para modernizar la planta de Arak y convertir Fordow en un centro de investigación nuclear, física y tecnológica o el apoyo para la Irán incorpore los estándares internacionales en seguridad nuclear o las preparación de pruebas de estrés en la planta de Bushehr.

CASO DE UNA BRITÁNICA DETENIDA

Al ser preguntado por la posibilidad de que Irán libere a la ciudadana irano-británica Nazanin Zaghari-Ratcliffe, detenida en Irán en abril de 2016 acusada de espionaje e intentar hacer caer al régimen iraní, para contribuir a generar confianza, Salehi ha confiado en que se resuelva "pronto" su caso, pero ha dejado claro que no es "responsabilidad" del Gobierno iraní y "competerá decidir a la Justicia".

Zaghari-Ratcliffe fue detenida junto a su hija de dos años en abril de 2016 en el Aeropuerto Internacional Imam Jomeini, cuando intentaban regresar a Londres tras dos semanas en la capital, Teherán.

La mujer trabaja para la cadena de televisión británica BBC y la organización Thomson Reuters Foundation, vinculada a la agencia británica de noticias Reuters, que gestiona proyectos humanitarios a nivel mundial, si bien no opera en Irán.

Las autoridades iraníes aseguraron entonces que la mujer "estaba empleada por medios extranjeros y servicios de Inteligencia" y la acusó de fomentar "un golpe blando" contra el país.