El jefe del Shin Bet afirma que los ataques ejecutados por Hamás el 7 de octubre "pudieron evitarse"

Archivo - Un policía de Israel inspecciona la zona de la comisaría asaltada por Hamás en Sderot en el marco de sus ataques del 7 de octubre (archivo)
Archivo - Un policía de Israel inspecciona la zona de la comisaría asaltada por Hamás en Sderot en el marco de sus ataques del 7 de octubre (archivo) - Ilia Yefimovich/Dpa - Archivo
Actualizado: lunes, 13 mayo 2024 12:25

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Gaza

El jefe del Shin Bet dice que "todos sienten el error" y que los agentes "fallaron a la hora de proteger" a la población

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Shin Bet, Ronan Bar, ha reconocido este lunes que el servicio de seguridad interna "falló a la hora de proteger" a los ciudadanos israelíes durante los ataques ejecutados el 7 de octubre por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), al tiempo que ha indicado que fue "un error" y que los asaltos "pudieron evitarse".

"Todos sentimos el error, sentimos que pudimos haberlo evitado. Como jefe de la organización responsable de las actividades de la misma, lo siento quizá más que nadie", ha dicho Bar, quien ha reconocido que hubo un "fracaso" a la hora de proteger a los israelíes durante los ataques, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.

Así, ha asegurado que las autoridades "están investigando en profundidad el papel del Shin Bet ante los ataques de Hamás durante el 7 de octubre" y ha prometido "aprender de ello y arreglar lo que sea necesario". "Es una investigación dolorosa y significativa", ha sostenido.

"Nuestro deber es proteger al pueblo de Israel, es nuestro deber con los caídos. Sin confianza en las instituciones del Estado y sus hijos no tenemos derecho a existir", ha señalado, antes de agregar que el papel de la agencia en la ofensiva contra Hamás "no ha terminado aún".

"No descansaremos hasta lograr la vuelta de los 128 rehenes y de los cuatro que ya estaban allí antes", ha explicado, en referencia a los secuestrados durante los ataques que siguen retenidos en Gaza --algunos de los cuales estarían ya muertos-- y otros cuatro israelíes en manos de Hamás desde antes del estallido del conflicto.

En este sentido, Bar ha insistido en que las autoridades trabajan para lograr la vuelta de "los que están vivos y los que no", tal y como ha recogido 'The Times of Israel'. "Es la verdadera diferencia entre nosotros y ellos: sacrificaremos nuestras vidas por los ciudadanos, mientras ellos sacrifican a ciudadanos por ellos mismos", ha zanjado.

Durante la jornada de este lunes, tanto Bar como el jefe del Ejército de Israel, Herzl Halevi, han trasladado al Tribunal Supremo que se oponen a una revisión por parte del contralor estatal de Israel, Matanyahu Englman, sobre la conducta de las fuerzas de seguridad durante el conflicto afirmando que dañaría los esfuerzos militares en Gaza.

En su respuesta, presentada en su nombre por la Fiscalía, han afirmado que toda la información relevante, incluido material confidencial, debe ser presentada al tribunal para una comprensión exhaustiva del impacto de esta revisión durante un conflicto en marcha, en referencia a la ofensiva contra la Franja de Gaza.

Israel lanzó una ofensiva contra la Franja de Gaza tras citados ataques, que dejaron unos 1.200 muertos y cerca de 240 secuestrados. La ofensiva militar contra Gaza deja hasta la fecha más de 35.000 palestinos muertos, según las autoridades gazatíes, controladas por Hamás, a los que se suman más de 480 muertos a manos de las fuerzas de seguridad israelíes o en ataques perpetrados por colonos en Cisjordania y Jerusalén Este.

Contador

Leer más acerca de: