Save the Children denuncia que los ataques contra hospitales en Gaza supera a cualquier conflicto reciente

La unidad de emergencia de Save the Children ofrece servicio a niños en Rafá, en el sur de la Franja de Gaza
La unidad de emergencia de Save the Children ofrece servicio a niños en Rafá, en el sur de la Franja de Gaza - SORAYA ALI/SAVE THE CHILDREN
Actualizado: lunes, 22 abril 2024 11:42

Sigue en directo las últimas noticias sobre las elecciones vascas 2024

La ONG denuncia que la infancia palestina está "psicológicamente destruida por todo lo que ha pasado"

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ONG Save the Children ha denunciado este lunes que los ataques contra hospitales y personal sanitario en la Franja de Gaza ha superado a cualquier otro conflicto reciente, registrando 73 ataques cada mes desde el 7 de octubre de 2023, cuando comenzó la ofensiva del Ejército de Israel contra el enclave palestino tras el ataque del Movimiento de Resistencia Islámica.

Save the Children ha remarcado que hasta el momento se han producido al menos 435 ataques contra instalaciones o personal médico en Gaza durante este periodo, si bien estos "no se han limitado a Gaza", sino que también ha afectado a la Cisjordania ocupada, donde se han registrado 369 ataques. En esta ocasión, la mayoría de casos son obstrucciones al acceso sanitario y uso de fuerza dentro de las instalaciones sanitarias.

En comparación con conflictos registrados en los últimos años en otros países, Ucrania registra 67 ataques al mes, siendo el segundo país con un número más alto, y República Democrática del Congo tiene un promedio de once ataques.

INFANCIA PSICOLÓGICAMENTE DESTRUIDA

En este contexto, la ONG ha denunciado que "seis meses de bombardeos constantes, asedio y obstrucción de las entregas de ayuda han aniquilado el sistema sanitario en Gaza. Solo once de los 36 hospitales funcionan parcialmente", mientras que ha agregado que unas 350.000 personas padecen enfermedades crónicas en Gaza y no pueden acceder a medicamentos y suministros vitales.

"Recientemente hemos visto una afluencia de niños y niñas de otros hospitales con heridas y miembros perdidos, que a menudo necesitan injertos de piel y múltiples operaciones, pero incluso conseguir cosas tan sencillas como un analgésico fuerte es un gran reto", ha explicado Becky Platt, enfermera pediátrica del hospital de campaña en el que opera Save the Children en Rafá.

La enfermera ha relatado que se ven obligados a someter a niños a intervenciones "con menos analgésicos de los que utilizaríamos normalmente", lo que provoca "una gran angustia y también daños psicológicos a largo plazo". "Los niños y niñas están psicológicamente destruidos por todo lo que ha pasado", ha manifestado.

Simon Struthers, pediatra del hospital de campaña de Rafá, ha visto infecciones respiratorias agudas, casos de desnutrición, sarna, hepatitis A. "He visto más ictericia en las dos últimas semanas que en toda mi carrera. Tratamos a muchos niños con gastroenteritis aguda, que se propaga por vía fecal. Lavarse las manos lo reduciría, pero ahora todo el mundo está desplazado, vive en tiendas de campaña y, por desgracia, el hacinamiento y la falta de saneamiento o agua limpia aumentan los riesgos", ha explicado.

Mientras que ha indicado que la falta de medicamentos dificultan el tratamiento de enfermedades sencillas, ha recordado que los problemas pediátricos crónicos "son extremadamente difíciles", como puede ser la parálisis cerebral o "enfermedades similares que no pueden tratarse". "Todo está en pausa, incluidas las operaciones estándar", ha denunciado.

El director de Save the Children para los Territorios Palestinos Ocupados, Xavier Joubert, ha insistido en que los ataques contra los servicios sanitarios son "sencillamente injustificables y deben cesar", al tiempo que ha hecho hincapié en que "tras seis meses de horror inimaginable, el sistema sanitario de Gaza se ha puesto de rodillas".

"El personal sanitario arriesga su vida a diario para dar a los niños y niñas palestinos una oportunidad de sobrevivir. (...) La infancia palestina debe tener acceso sin trabas a los servicios, incluidos los de atención sanitaria y educación", ha concluido Joubert.

Contador

Leer más acerca de: