Los suizos votarán en referéndum si imponen límites a la inmigración procedente de la UE

Actualizado 17/12/2013 22:23:20 CET

BERNA, 25 Nov. (Reuters/EP) -

Los ciudadanos suizos votarán en referéndum el 9 de febrero si imponen cuotas a la inmigración procedentes de la Unión Europea, como defienden los impulsores de la consulta, el partido xenófobo Partido Popular Suizo (SVP) que denuncia una "inmigración masiva" y pide por ello modificar la Constitución y fijar cupos anuales de permisos de trabajo para extranjeros.

El Gobierno suizo ya se ha apresurado a rechazar la iniciativa, ya que considera que sería perjudicial para la economía suiza y perjudicaría las relaciones del país con los Veintiocho.

"La aprobación de esta iniciativa amenazaría las antiguas relaciones con la Unión Europea", ha advertido el ministro de Asuntos Exteriores suizo, Didier Burkhalter en rueda de prensa. Para el ministro de Economía, Johann Schneider-Ammann, "los negocios suizos tendrían difícil contratar al personal necesario y sufrirían problemas al exportar al mercado de la UE".

Suiza no pertenece a la UE, pero su política de inmigración se basa en el tratado de libre movimiento de trabajadores suscrito con Bruselas y ya restringe la entrada de ciudadanos de países ajenos al bloque comunitario.

El paro en Suiza es de apenas el 3 por ciento, en comparación con la media del 12 por ciento que tiene la eurozona. En el país viven 1,23 millones de ciudadanos de la UE, un 4,6 por ciento más que el año pasado, según la Oficina Federal de Migraciones suiza.

El sistema suizo permite hasta cuatro referéndums nacionales al año y en 2009 el SVP ya logró que se prohibiera la construcción de nuevos minaretes en todo el país.