El tiempo y las opciones se agotan para Theresa May

Theresa May
REUTERS / DYLAN MARTINEZ
Publicado 07/12/2018 11:59:35CET

LONDRES, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La oferta de la primera ministra británica, Theresa May, de que el Parlamento tenga la última palabra sobre la aplicación de la salvaguarda en la frontera irlandesa por el Brexit no termina de contentar a las voces críticas, que amenazan con tumbar el Acuerdo de Retirada el próximo martes en la Cámara de los Comunes. A la 'premier', por ahora, no le salen las cuentas.

El acuerdo negociado por el Gobierno de Reino Unido no gusta a una gran parte de los diputados que temen que el país pueda verse atrapado indefinidamente en la unión aduanera y sin capacidad última para decidir sobre su futuro. Downing Street ha ofrecido que los diputados sean quienes den su visto bueno a la aplicación del denominado 'backstop', pero dicho compromiso parece no ser suficiente.

La líder del Partido Unionista Democrático (DUP), Arlene Foster, ha asegurado que se trata simplemente de un "juego político" por parte de May mientras que, para los diputados conservadores que cuestionan el acuerdo alcanzado con Bruselas, es un movimiento "desesperado" a escasos días de que la Cámara de los Comunes se pronuncie formalmente.

Varios medios han planteado la posibilidad de aplazar la votación del 11 de diciembre en el Parlamento, una hipótesis que por ahora ha descartado Downing Street. Una fuente del Gobierno citada por la agencia Reuters ha insistido este viernes en que la votación tendrá lugar en la fecha y hora prevista.

El jefe de la bancada 'tory', Graham Brady, no ve mal la opción del aplazamiento si sirve para resolver las críticas y las dudas planteadas en relación a la salvaguarda irlandesa.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, cree que todavía hay tiempo para "convencer a la gente" y salvar una votación que parece abocada al fracaso, habida cuenta de la exigua mayoría de la que goza el Ejecutivo y de las quinielas que ya comienzan a asomar.

A May, que ha defendido a capa y espada el Acuerdo de Retirada que está sobre la mesa, le llueven las críticas tanto desde fuera como desde dentro de su partido. El Partido Conservador tiene 315 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes y tiene una mayoría más amplia gracias a los diez diputados del DUP, que ahora reniegan del Gobierno.

Varias decenas de diputados conservadores ya han dejado claro que no darán su 'sí'. "El acuerdo es una humillación nacional, se burla del Brexit", ha esgrimido el exministro de Exteriores Boris Johnson, que abandonó el Gobierno precisamente por sus discrepancias con May durante el proceso de negociaciones con la Unión Europea.

¿QUÉ PUEDE PASAR?

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) dictará el lunes, 10 de diciembre, su sentencia sobre la reversibilidad del Brexit y si Reino Unido podría frenar su salida del bloque de manera unilateral, sin el consentimiento del resto de Estados miembros. El fallo, que podría dar alas a quienes reclaman un suspenso 'in extremis' antes de la fecha límite --29 de marzo de 2019--, tendrá lugar a un día de la votación parlamentaria.

Si la Cámara de los Comunes vota a favor del acuerdo, el siguiente paso será la presentación de una ley basada en el Acuerdo de Retirada que requiere también de una futura aprobación. Si los diputados dicen 'no', se abre un periodo de incertidumbre en el que el Gobierno deberá explicar cuáles son sus "intenciones" y, en un periodo máximo de siete días, el Parlamento volverá a pronunciarse.

"Hay tres opciones: una es salir de la Unión Europea con un acuerdo (...) las otras dos son salir sin acuerdo o que no tengamos para nada un Brexit", explicó May el jueves en declaraciones a la emisora de radio de la BBC. La 'premier' ha rechazado los llamamientos para celebrar un segundo referéndum y ha evitado aclarar su futuro político en función de los resultados que salgan de la Cámara de los Comunes.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha advertido de que "todas las opciones" están sobre la mesa si los diputados rechazan el acuerdo y el Gobierno no ofrece la convocatoria de elecciones anticipadas. Corbyn ha apuntado en un artículo en 'The Guardian' la posibilidad de "hacer campaña por una votación ciudadana para romper el estancamiento".

Contador