Varios occidentales se unen a las milicias cristianas de Irak para luchar contra el Estado Islámico

Actualizado 15/02/2015 22:09:12 CET
Brett, un miliciano cristiano estadounidense en Irak.
Foto: STRINGER . / REUTERS
   

DUHOK (IRAK), 15 Feb. (Reuters/EP) -

   El conflicto iraquí con la organización terrorista Estado Islámico ha llamado la atención de muchos ciudadanos occidentales. Algunos de ellos incluso han decidido unirse a las milicias cristianas de autodefensa que operan en la zona y que colaboran con el Gobierno iraquí para derrotar a los yihadistas.

   Este es el caso de Brett, un veterano del Ejército estadounidense de 28 años que se ha unido a la milicia Duej Nausha --que en arameo, la lengua que hablaba Jesús de Nazaret, significa "sacrificio personal"--. Con un enorme tatuaje del arcángel San Miguel en la espalda y una estampa de la Virgen María siempre a mano, Brett ha explicado por qué no es una guerra convencional.

   "Es muy diferente", ha asegurado Brett, que ha preferido ocultar su apellido para garantizar la seguridad de su familia. "Aquí estoy luchando por un pueblo y por una fe, y el enemigo es mucho más fuerte y despiadado", ha explicado Brett.

Miliciana cristiana en Irak.

   La mayoría de las aldeas cristianas de Irak se encuentran en el norte del país en torno a la ciudad de Mosul, que cayó en manos del Estado Islámico en verano de 2014. Los yihadistas dieron tres opciones a los cristianos de la zona: pagar un impuesto especial, convertirse al islam suní o ser ejecutados. No obstante, la mayoría logró huir.

   "Estos son algunos de los pocos pueblos en Nineveh donde las campanas de las iglesias suenan habitualmente", ha explicado Brett mientras señalaba un mapa de la zona. La milicia Duej Nausha colabora con las fuerzas kurdas, los peshmerga, para defender a las minorías étnicas y religiosas que viven en el norte de Irak de posibles ataques de los yihadistas.

   Este veterano estadounidense lleva en su chaleco de miliciano la frase en árabe "El Rey de Nínive", que hace referencia a la región del noroeste de Irak en la que viven los asirios, una etnia de religión cristiana que poblaba este país asiático antes de la expansión del islam más allá de la península arábiga.

Scott, miliciano cristiano estadounidense en Irak.

AMIGOS POR LA CAUSA

   Tim es un británico de 38 años que dejó su negocio de la construcción, vendió su casa y compró dos billetes para Irak: uno para él y otro para Scott, un militar estadounidense retirado al que conoció a través de Internet.

   Juntos fueron hacia la región kurda de Duhok, en el noreste del país, para unirse a las milicias kurdas que operan en Siria, las Unidades de Protección Popular (YPG por sus siglas en kurdo).

   Sin embargo, la posible vinculación entre las YPG y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK por sus siglas en kurdo), una plataforma turca de orientación izquierdista que está considerada como organización terrorista por la Unión Europea y por Estados Unidos. Por esta razón, decidieron unirse a los milicianos cristianos.

Milicianos cristianos en Irak.

   Brett ha sido muy claro cuando se le ha preguntado por la posibilidad de morir en el conflicto. "Todo el mundo muere", ha asegurado Brett. "Uno de mis versículos favoritos de la Biblia dice: 'Mantente fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida (Ap 2:10)'", ha recordado.

Para leer más