Coalición Canaria, en quiebra según el Tribunal de Cuentas

Actualizado 29/07/2014 22:27:41 CET
- TRIBUNAL DE CUENTAS

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Coalición Canaria es uno de los 17 partidos políticos que se encuentra en situación de quiebra técnica al cierre de 2011, año electoral, según el último informe fiscalizador realizado por el Tribunal de Cuentas.

En total, la formación nacionalista canaria presentaba a finales de ese año un saldo negativo en sus cuentas de 109.642 euros, al tiempo que según el Tribunal, debe devolver 93.758 euros que se recibieron en concepto de seguridad porque hay remanentes "pendientes de aplicación". Además, a finales de 2011, la deuda con entidades financieras superaba ligeramente el millón de euros.

El Tribunal de Cuentas ha elevado a 17 el número de partidos políticos que al cierre de 2011, año electoral, presentaban un saldo negativo en sus cuentas anuales, una cifra que ha ido creciendo desde 2009, cuando había 10, y 2010, que eran 13.

A la cabeza de las lista de las formaciones 'en quiebra' se sitúan la coalición CiU y su parte democristiana (Unió), que suman 21,47 millones, e Izquierda Unida federal y varias de sus federaciones, con un total de 14,07 millones de euros de salgo negativo.

En ese informe de los años 2009, 2010 y 2011, al que ha tenido acceso Europa Press, el Tribunal de Cuentas recomienda a los partidos "ajustar sus actividades económicas con objeto de alcanzar el necesario reequilibrio patrimonial, habida cuenta de que los ingresos públicos representan la mayor parte de los ingresos registrados".

Con este informe de tres ejercicios, el Tribunal que preside Ramón Álvarez de Miranda cumple su promesa de ponerse al día en sus exámenes a las formaciones y ya sólo restaría el informe de 2012, cuyo plazo de rendición de cuentas acabó el pasado verano.

El partido que acumula por sí solo un mayor saldo negativo es Unió Democrática de Catalunya (UDC) con 11,2 millones y le sigue CiU --la federación que compone con Convergència Democrática de Catalunya (CDC)--, que se anotaba 10,1 millones al finalizar 2011. Mientras que Unió ha ido incrementando esta cifra negativa desde 2009, CiU ha mejorado sus cuentas, aunque mínimamente al final de ese periodo.

El tercer puesto lo ocupa Izquierda Unida federal, con 8,5 millones, que, sumandos a los saldos negativos de sus federaciones de Andalucía (3,2 millones), Madrid (1,8 millones), Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares, se elevan hasta 14,078 millones.

BNG E ICV, MÁS DE 3 MILLONES EN NEGATIVO

El Bloque Nacionalista Galego, con 3,47 millones, es el siguiente en esta relación, seguido de cerca por el Iniciativa per Catalunya Verds (socio electoral de IU) que acumula un balance negativo de 3,16 millones. En el caso del Bloc Nacionalista Valencià (BNV) esta cifra se eleva al 1,16 millones.

El saldo negativo del resto de formaciones citadas en este apartado por el órgano fiscalizador no llega al millón de euros. A UPyD, por ejemplo, le atribuye 581.000 euros en negativo, aunque el propio tribunal especifica que esta formación está a la espera de recibir casi 2,5 millones en concepto de subvenciones.

A la Chunta Aragonesista se le consignan 614.400 euros negativos, al Partido Aragonés 545.431, y a la coalición abertzale Amaiur 439.279. Por debajo de los 150.000 euros están Geroa Bai (135.623 euros) y Coalición Canaria (109.642 euros).

El Tribunal de Cuentas también detalla en su informe la financiación pública que reciben los partidos políticos y que ascendió a 287,1 millones en 2009, 247 millones en 2010 y 316 millones en 2011, año electoral con citas autonómicas, locales y generales. Los grupos institucionales vinculados a partidos políticos percibieron subvenciones institucionales por valor de 145 millones en 2009, 141,3 millones en 2010 y 143,4 millones en 2011.

En la financiación pública también se incluyen las subvenciones para el funcionamiento ordinario de los partidos y las que se otorgan para gastos de seguridad. En 2009 y 2010 éstas ascendieron a 4,1 millones cada año, mientras que en 2011 el Estado subvencionó a los partidos con un total de 4,2 millones de euros.

DEVOLVER GASTOS DE SEGURIDAD

En septiembre de 2011, un mes antes de que ETA anunciara su alto el fuego definitivo, una orden ministerial obligó a los partidos a justificar en el ejercicio correspondiente el uso que hacen de la subvención para gastos de seguridad. Del análisis de estos gastos subvencionables, detalla el informe, han resultado "remanentes pendientes de aplicación que deberán ser objeto de reintegro".

Los partidos que más dinero tienen que devolver por esta circunstancia son el PSOE (136.411 euros) y Coalición Canaria (93.758 euros), seguidos de las formaciones navarras Nafarroa Bai (40.091 euros), Unión del Pueblo Navarro (9.594 euros) y de la coalición abertzale Amaiur (7.643 euros). Muy por detrás aparecen Compromís y el Partido Aragonés, con poco más de 2.000 euros cada una.

DATOS DE DEUDA

En total, la deuda de los partidos políticos con las entidades financieras alcanzaba la cifra de 275,3 millones de euros, siendo el PP el que más debía, con casi 78 millones de euros, seguido del PSOE, con algo más de 70 millones. Su socio catalán, el PSC, sumaba créditos por valor de casi 13 millones.

En concreto, al término de 2009 los partidos adeudaban a los bancos 237 millones de euros, cifra que bajó hasta los 218,4 millones a finales de 2010 llegando hasta los 275,3 millones con la llegada de 2012. De dicho saldos, según precisa el órgano fiscalizador, 145,4 millones, 153, 1 millones y 129,9 millones corresponden a deudas con garantía hipotecaria en cada uno de los respectivos ejercicios.

EN 2011 AUMENTÓ LA DEUDA POR LAS ELECCIONES

En concreto, los 'populares' adeudaban a los bancos 77,99 millones de euros al cierre de 2011, una cantidad que se elevó con respecto al año anterior (54 millones) como consecuencia de las elecciones de noviembre de ese año. Lo mismo le ocurrió al PSOE al pasar de 56,85 millones de euros en deuda en 2010 a los 70,10 millones en 2011.

El tercer lugar, tras 'populares' y socialistas, lo ocupa el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que adeuda 27,70 millones de euros, seguido de Izquierda Unida, que terminó 2011 con créditos por valor de 17,42 millones.

Muy cerca se encuentra Unió (UDC), el partido que lidera Josep Antoni Duran i Lleida, con 16,27 millones, mientras que su socio de coalición, Convergència (CDC) llegó a 2012 con una deuda de 3,6 millones. Sin embargo, a las deudas que cada partido acumula por separado también hay que añadir las que suman en coalición, que se sitúa en los 12,6 millones de euros.

Justo detrás aparece en la tabla Iniciativa per Catalunya (ICV), que arrastraba una deuda de 16,13 millones de euros; Bloque Nacionalista Galego (BNG), con 4,7 millones; Unión, Progreso y Democracia (UPyD), con 2,9 millones; Esquerra Republicana (ERC), con 2,48 millones; y Eusko Alkartasuna (EA), con 2,39 millones. Les siguen Foro de Ciudadanos, con 1,063 millones de euros; Ezker Batua-Berdeak, con 1,06 millones de euros y Coalición Canaria, con 1,027 millones.

AMAIUR DEBE POCO MÁS DE 300.000 EUROS

Por debajo del millón de euros se encuentran partidos más modestos, como la Chunta Aragonesista (999.762 euros), y de corte automómico, como el Partido Aragonés (887.606 euros), Bloque Nacionalista de Valencia (863.359 euros) o Esquerra Unida del País Valenciá (769.853 euros).

En esta lista también está el Partido Comunista de España, que tiene créditos por valor de 406.228 euros; la coalición abertzale Amaiur --que aúna a Aralar, EA, Alternatiba y la izquierda abertzale-- que debe a los bancos 318.024 euros, que entró en el Congreso a raíz de las últimas generales, y Unión del Pueblo Navarro, que adeuda 281.655 millones.

Según los datos del Tribunal de Cuentas, la coalición Compromís-Equo acabó el ejercicio de 2011 sin deber un solo euro al banco, al igual que ocurre con Esquerra Republicana Pel País Valenciá o Geroa-Bai.

Para leer más