Actualizado 19/11/2011 16:23 CET

En el mundo árabe musulmán se vive "un genocidio" cristiano a manos de "los fanáticos musulmanes", según cristiano irakí

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

En el mundo árabe musulmán y concretamente en Irak, se vive "un genocidio" contra los cristianos por parte de "los fanáticos musulmanes", según ha asegurado el doctor en Filología Árabe y Estudios Islámicos de la Universidad Complutense de Madrid, y cristiano caldeo de origen irakí condenado a muerte por el régimen de Sadam Husein, Raad Salam Naaman.

En este sentido, Salam ha afirmado, durante su intervención en el Congreso Católicos y Vida Pública, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU bajo el lema 'Liberta Religiosa y Nueva Evangelización', que los cristianos lo están pasando "muy mal" en Irak, especialmente estos últimos años gobernados por "los radicales musulmanes".

"Sadam Husein, era un dictador, asesino, tirano, loco, llámale lo que quieras, a mi me condenó a muerte, pero por lo menos en su época los cristianos tenían cierta libertad religiosa para practicar y celebrar sus fiestas cristianas", ha explicado.

Para mostrar esta situación, Salam ha leido el contenido de una carta que, según ha apuntado, circula por la capital de Irak, Bagdad, y sus provincias en estos últimos días, remitidas por las milicias de los partidarios del Islam en las que "amenazan a los cristianos con matarlos si no abandonan el país inmediatamente".

"La soberanía general de las milicias de los partidarios del Islam, ha decidido apuntar la última advertencia para vosotros y todos vuestros seguidores y súbditos de los cristianos incrédulos y cruzados, para abandonar el país de los musulmanes (Irak) inmediatamente, y marcharse de una forma colectiva fuera del país, sin regresar nunca más, uniéndose al Papa Benedicto XVI y sus seguidores, los agresores contra los signos más sagrados de la humanidad y el Islam", dice la misiva.

En esta línea, la carta también avisa a los cristianos "incrédulos" de que no tienen "ningún lugar entre las filas de los musulmanes devotos en Irak" y de que sus "espadas están afiladas y legitimadas sobre los cuellos" de los católicos. "Dios es testigo sobre todo lo que testificamos. No hay excusa para quien esta avisado", concluyen.

Salam, que ha comentado que siempre ha vivido de cerca "la desigualdad religiosa entre musulmanes y cristianos, a favor de los musulmanes", estuvo condenado a muerte bajo el régimen de Sadam a finales del año 1991, de la que consiguió escapar gracias a que su padre sobornó a los guardianes de la cárcel, según ha recordado.

Sin embargo, ha apuntado que el régimen que hay ahora en Irak es "una dictatura política religiosa" y es "mucho peor que el régimen de Sadam", aunque ha asegurado que ambos son "muy malos".

Salam ha lamentado que en la sociedad árabe en general e iraquí en particular un cristiano reciba todos los apoyos posibles para su conversión al Islam, mientras que los musulmanes que se convierten al cristianismo deben vivir "escondidos" para evitar el rechazo social de sus familias, o incluso ser asesinados.

Asimismo, ha lamentado que mientras que en los países donde la comunidad musulmana o los emigrantes musulmanes viven en minoría "gozan de toda la libertad y tienen todos los derechos tanto sociales como religiosos", en Irak, sin embargo, queden "menos de 400.000 cristianos" que buscan huir.