Publicado 07/11/2022 14:53

El acusado del crimen de Velilla por unas pintadas de amor admite que le dio dos puñetazos: "Quería lesionar"

Archivo - Verjas con crespón negro y flores en apoyo al joven asesinado en la localidad en una de las calles de Velilla de San Antonio.
Archivo - Verjas con crespón negro y flores en apoyo al joven asesinado en la localidad en una de las calles de Velilla de San Antonio. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo


La familia se niega a pactar 4 años de cárcel y pide una condena de 25 años por asesinato

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El asesino de Iván Vaquero, el vecino de Velilla de San Antonio que murió de una brutal paliza el 15 de noviembre de 2020, ha admitido esta mañana en el juicio que le propinó una patada en el costado izquierdo y dos puñetazos después de que la víctima le reconociera que había realizado unas pintadas de amor en su portal hacia su expareja.

El juicio por el crimen de ese vecino de 40 años y que conmocionó a esta localidad ha arrancado este lunes con un jurado popular que tendrá que dirimir si los golpes iban a causarle la muerte o no.

El abogado defensor ha tratado sin éxito de llegar a un acuerdo para conseguir una condena de cuatro años para su cliente. La familia se ha opuesto radicalmente para evitar que se puedan cruzar con él dentro de dos años al haber cumplido ya el joven otros dos años en prisión provisional.

En los pasillos de la planta en la que tiene lugar la vista oral se han vivido momentos de tensión entre las familias de Alberto y la víctima cuando el acusado iba esposado camino a la sala. Su madre no ha podido evitar el llanto delante de los familiares de Iván, que se han sentido molestos por el cruce de miradas.

"Cayó boca abajo entre dos coches. Me asusté y me fui. No le di ninguna patada en el suelo", ha aseverado en su declaración el acusado a preguntas de la fiscal, que le acusa de un delito de homicidio intencionado, por el que pide una condena de 12 años de cárcel.

Mañana será el turno de los testigos, entre ellos los menores que presenciaron la agresión. Uno de los chicos manifestó en instrucción que una vez que Iván estaba en el suelo, Alberto siguió golpeándole y le dio incluso "una patada en la cabeza".

El abogado José Luis Vegas, que defiende a la familia, eleva la petición de cárcel a 25 años por un delito de asesinato al considerar que el fallecido no tuvo opción de defenderse, dado que el asesino le remató en el suelo con una patada.

La defensa de Alberto solicita que se le condene a 2 años y medio por un delito de lesiones dolosas en concurso ideal con un homicidio imprudente. Alega que su cliente tenía intención de lesionar y no de matar, por lo que tiene que "pagar por lo que hizo y no por lo que no hizo". "Se trata de hacer Justicia, no de una venganza", ha exclamado.

Iván Vaquero falleció en el hospital de la Princesa tras recibir una paliza por parte de este joven, de 25 años y conocido como el 'Sinsa'. La pelea se inició después de que el homicida le recriminara unas pintadas que había hecho en su portal contra el exmarido de su pareja, con quien días antes había roto.

La víctima, muy popular en Velilla, había realizado días antes pintadas de amor con las siglas 'TQM' y 'TQMT' dirigidas a su pareja tras tener una ruptura puntual. Detrás del crimen, estarían las pintadas que hizo en el portal de su agresor contra el exmarido de su pareja, lo que habría molestado al acusado.

"NO QUERÍA MATAR"

En su declaración, Alberto ha relatado que esa tarde aparcó el coche a unos metros de su casa tras llegar de un campeonato de padel con su entonces novia Maite. Al llegar a su portal, estaba Iván con un grupo de menores que le estaban increpando por unas pintadas. Subió a su casa para dejar a sus perros y bajó de nuevo para irse a cenar con su novia.

"No le conocía de nada", ha señalado explicando que le preguntó si él era el autor de unas pintadas en su portal y en las escaleras, a lo que éste le manifestó que "pintaba porque le salía de los cojones". Tras ello, se encararon y él le dio una patada en el costado izquierdo, seguido de dos fuertes puñetazos en la cabeza, cayendo Iván al suelo boca abajo.

Alberto se asustó y subió a su casa. Su novio le comentó al cabo de unos minutos, que la persona en el suelo había reaccionado y se lo había llevado una ambulancia.

Según su relato, dos días después le llamó la novia del fallecido y le dijo que era un asesino. "Estoy con cuatro menores que estaban y voy a ir a la comisaría", le comentó entonces la pareja de la víctima.

Aún en shock, Alberto se dispuso a entregarse a la Guardia Civil pero finalmente cambió de idea, manifestando a los agentes que no había participado en la pela. Frente a ello, varios menores le identificaron y finalmente fue detenido el 17 de noviembre.

"Yo quería lesionar y no matar. Nunca se me pasó por la cabeza que fuera a fallecer. Se lo que pasó y me tienen que condenar por eso", ha subrayado antes de concluir el interrogatorio.

Contador

Más información