La Comunidad ofrece ayuda sanitaria, de emergencia y técnicos del Canal de Isabel II para paliar la catástrofe de Haití

Actualizado 13/01/2010 15:03:04 CET

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha ofrecido a la Agencia Española de Colaboración Internacional (AECI) personal sanitario, de emergencias y técnicos del Canal de Isabel II para ayudar a la población de Haití víctima del grave terremoto registrado hace unas horas.

Así lo manifestó hoy el consejero de Inmigración y Cooperación del Gobierno regional, Javier Fernández Lasquetty, durante la presentación de la Encuesta Regional sobre Inmigración 2009. En su nombre, y en el de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y de todo el Ejecutivo autonómico transmitió su solidaridad con el pueblo de Haití, el país más pobre de América, "un terremoto muy violento que se dejó sentir en la República Dominicana, lugar de procedencia de muchos nuevos madrileños".

El consejero mostró el deseo de ayudar y colaborar en las tareas humanitarias en el nación caribeña por parte de la Comunidad de Madrid. Por ello, señaló que se han puesto en contacto con la AECI, que le ha transmitido que en la actualidad no se conoce con exactitud las demandas del Gobierno de Haití. No obstante, Lasquetty indicó que a lo largo del día de hoy esperan que pueden transmitirles las necesidades reales de la población tras la catástrofe.

En este sentido, reiteró que el Gobierno regional se muestra "dispuesto y deseoso de ayudar a estos ciudadanos con personal sanitario, de emergencias y técnicos del Canal. Lasquetty indicó que ha hablado con el vicepresidente del Ejecutivo autonómico, Ignacio González, que le ha comentado que muy cerca del seísmo, en la República Dominicana, trabaja una delegación del Canal de Isabel II, por lo que estarían dispuesto a desplazarse para ayudar.

Por otro lado, el consejero de Inmigración y Cooperación también anunció que la Comunidad de Madrid aportaría fondos a las organizaciones que se desplacen de manera inmediata a la zona y trabajan en ella de manera eficaz para paliar los problemas tras la catástrofe, al tiempo que deseó que el número de fallecidos sea el menor posible.