La joven violada en Aluche lanza una campaña para recaudar fondos para otras víctimas de agresión sexual

Andrea Sicignano AGREDIDA
ANDREA SICIGNANO
Publicado 26/12/2018 14:31:28CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

La joven estadounidense atacada y violada por un hombre este mes de diciembre cerca de la estación de autobuses de Aluche ha lanzado una campaña en Internet para recaudar fondos para ayudar a otras víctimas de agresión sexual.

La víctima, Andrea Sicignano, ha manifestado su "agradecimiento" por la "cantidad de amor, apoyo y gratitud" que ha tenido tras contar en redes sociales lo que le ocurrió. Ahora, da un paso más y ha abierto la web para recaudar dinero, que para "ayudar, educar y apoyar a otras víctimas" y una pequeña parte para sus facturas médicas y los vuelos de emergencia que se tomaron.

"He estado viviendo en Madrid durante los últimos 6 meses y un amigo me visitó el fin de semana pasada. Salimos por la noche a ver un espectáculo de flamenco. Los dos estábamos borrachos, y cuando salimos de la barra final nos separamos. Tratando de llegar a casa, me subí al autobús equivocado; lo que me llevó al final de la línea en un área desconocida. Fui la última en bajar del autobús", ha relatado.

Después se sentó en la parada de autobús y un hombre, viendo que estaba perdida, se sentó a su lado y le ofreció ayuda. "Me perdí a las 4 de la mañana, y todo el transporte público había dejado de funcionar. Necesitaba ayuda y este hombre me aseguró que podía ayudarme a llegar a casa. No está claro exactamente qué sucedió después, pero tan pronto como comencé a darme cuenta de que podía estar en peligro traté de irme. Pero este hombre se volvió contundente y violento conmigo", describe.

"Mientras luchaba, él comenzó a golpearme. Estaba gritando y luchando con todo el poder que podía reunir. Traté desesperadamente de alcanzar mi teléfono, pero él gritó: 'Tengo su teléfono, no puede llamar a nadie'. Me golpeó en la cara una y otra vez hasta que ya no pude luchar más. Ya no podía gritar. Apenas podía ver a través de la sangre en mis ojos", detalla.

Andrea pensaba que aquel hombre iba a matarla y por eso cerró los ojos y fingió estar muerta. "Rezaba para que cuando abriera los ojos se fuera. No sé cuánto tiempo pasó antes de que finalmente abriera los ojos, pero cuando lo hice, él había desaparecido. Me violó. Cegada por la sangre y la oscuridad, me incorporé y comencé a agarrar mis cosas. Mis polainas estaban enrolladas entre mis zapatos. Las rompí y finalmente pude levantarlos. Y luego corrí", continúa.

La joven corrió descalza pidiendo ayuda y tras pasar varios coches, uno de ellos se detuvo y pidió ayuda. "Me llevaron de prisa al hospital, sola, aterrorizada. El personal del hospital se tomó muy en serio la situación. Inmediatamente me dieron una resonancia magnética. Llevaron a cabo un kit de violación y realizaron un examen ocular, ya que uno de mis ojos estaba hinchado y cerrado. Mi nariz se fracturó en cuatro lugares. Tenía moratones y rasguños cubriendo mi cuerpo", añade.

Tras unos días en el hospital, Andrea volvió con la Policía a la escena del suceso, donde encontraron algunas de sus cosas y sangre. La investigación dio sus frutos y días después detuvieron al presunto autor de los hechos. "La Policía de Madrid ha sido increíblemente útil a lo largo de todo este proceso, hicieron de mi caso una prioridad absoluta", ha agradecido.

La mujer estadounidense confirmó la identidad del autor en una rueda de reconocimiento. "Habrá un juicio en el futuro, pero por ahora él está tras las rejas y permanecerá allí hasta el día de su juicio. Más tarde, viendo las imágenes de video del viaje en autobús, observé al hombre observándome durante todo el viaje. Él podría haberme matado. En un charco de mi propia sangre, me dejó en la oscuridad, apenas a 20 pasos de una carretera principal. Por lo que él sabía, yo estaba muerta. Pero sobreviví. Todavía estoy aquí", señala.

"NUNCA PENSÉ QUE ALGO COMO ESTO PODRÍA SUCEDERME"

Sicignano ha reconocido que nunca pensó que algo así pudiera sucederle, ya que ha estado viajando sola y por muchos países y ciudades durante años. "Soy fuerte, inteligente e independiente. Nada de eso importa cuando estás a merced de un hombre que quiere lastimarte. Esto es real. Esto sucedió y sucede. Y, desafortunadamente, seguirá sucediendo. Pero, por favor, nunca pienses que no te puede pasar", expresa.

"No voy a permitir que este hombre me robe mi independencia pero ahora las cosas cambiarán para mí. Nunca más volveré a beber hasta el punto de bajar la guardia. Estas cosas horribles les pasan a las mujeres todo el tiempo: cuando están borrachas, cuando están sobrias, en una caminata, 'a salvo' en un Uber, incluso a manos de un guardia de seguridad en su hotel. Ninguna de nosotros es invencible y lo sé ahora", afirma.

En su alegado, la joven expone que la solución a la violencia machista depende de que los hombres "entiendan realmente lo que significa respetar a las mujeres". "Las mujeres no son objetos, no estamos aquí para ser tomadas, usadas y desechadas. No podemos vivir nuestras vidas con miedo, no podemos dejar que el mal gane. Hablo en nombre de cualquiera que haya experimentado este infierno, y en nombre de aquellas cuyas voces han sido silenciadas. Esta historia podría haber terminado de forma diferente. Las cosas deben cambiar", concluye.

Contador