Publicado 02/03/2019 11:59CET

Martínez-Almeida: "El problema con el Orgullo no lo tiene el PP sino los organizadores que vetan su presencia"

Entrevista de Europa Press a José Luis Martínez-Almeida
Oscar del Pozo - Europa Press

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP en el Consistorio madrileño y candidato de esta formación a la Alcaldía, José Luis Martínez-Almeida, ha afirmado que "el problema con el Orgullo LGBTBI no lo tiene el PP, sino los organizadores que vetan al PP".

Así se ha expresado Almeida en una entrevista con Europa Press, donde ha asegurado que "desde luego", en el caso de ser alcalde, iría a saludar en Colón a los participantes en la manifestación del Orgullo.

"Desde luego yo siempre he dicho que el día del Orgullo en la ciudad de Madrid se ha configurado como uno de los eventos más importantes que tenemos, que tiene una repercusión internacional, y yo creo que el día del Orgullo hay que tratarlo como esos eventos que hacen de Madrid una fecha señalada en el mapa internacional y, por tanto, ni darle mayor importancia ni darle menor importancia", ha explicado a continuación.

El Colectivo LGTBI de Madrid, COGAM, aseguró tras el pacto entre PP y Vox en Andalucía que "las organizaciones políticas que acepten o apoyen medidas contra los derechos de las mujeres y las personas LGTBI" no estarían en el Orgullo de Madrid.

Sin embargo, Martínez-Almeida entiende que "el problema con el Orgullo no lo tiene el Partido Popular, sino los organizadores del Orgullo que vetan al Partido Popular". "Quien se lo tiene que hacer mirar no es el Partido Popular, sino los organizadores del Orgullo, que pretenden tener un espíritu inclusivo y abierto, pero al mismo tiempo vetan a un partido político", ha indicado.

Considera Almeida que "este tipo de actuaciones" hace hace un "muy flaco favor al movimiento LGTBI". "Yo lo dije el año pasado cuando nos vetaron en la manifestación, donde no nos invitan no hay que ir, es decir, donde no se quiere que esté, creo que no hay que ir", ha expresado.

En caso de que ese veto se volviera a producir, Almeida ha señalado que le parecería "triste", ya que es un evento que busca "la inclusión, que lo que quiere es apertura, que lo que quiere es libertad", algo que "se contradice bastante con tratar de excluir a un partido político por razones puramente ideológicas".

Ha reiterado que él no trasladaría la manifestación a la Casa de Campo. En primer lugar, porque la competencia en esa materia la tiene la Delegación del Gobierno. Además, Almeida pone en duda la conveniencia de que esos "cientos de miles de personas" lleguen al "gran pulmón verde de la ciudad de Madrid".

"Yo eso no lo comparto, pero lo tomo desde un prisma y desde una perspectiva de normalidad, valorando lo que es el Orgullo como una fecha, insisto, de relevancia internacional para la ciudad de Madrid, que se hace una ciudad libre, una ciudad abierta al mundo y por tanto yo como alcalde, pues me comportaría en ese sentido", ha precisado.

"LA IZQUIERDA SE PONE MUY NERVIOSA"

En el transcurso de la entrevista, Almeida ha sido requerido por el autobús de la asociación Hazte Oír en el que aparece la cara de Hitler con las labios pintados junto a la leyenda 'Stop Feminazis'. Se pide con él al presidente del PP, Pablo Casado; al de Cs, Albert Rivera, y al de Vox, Santiago Abascal, abolir la ley contra la violencia machista.

Para Almeida, este autobús es "una suerte de provocación que se ha hecho por parte de una determinada asociación". "En estos casos yo creo que lo peor que se puede hacer es darle publicidad y ponerse nervioso con estas cosas, que es lo que ha hecho este equipo de gobierno", ha apuntado.

Así, ha recordado que "el autobús naranja que surgió hace dos años tuvo tanta repercusión porque el Gobierno (de Carmena) lo calificó como un delito de odio". "Inmediatamente lanzó a la Policía Municipal a parar ese autobús. Un autobús que, por cierto, yo no comparto el lema que tenía, pero tampoco me parece que fuera una incitación a un delito de odio", ha precisado.

En resumen, pide ver las cosas "desde un prisma más razonable. Reprocha que Ahora Madrid, "que ha hecho en muchas ocasiones del odio y de la propagación del odio una de sus señas de identidad, venga ahora a tratar de dar lecciones a los demás sobre determinados lemas que aparecen en autobuses".

Además, ha indicado que la izquierda "se pone muy nerviosa con este tipo de autobuses, cuando la izquierda ha hecho tremenda demagogia también en el tema del feminismo, como se ha visto en la huelga del ocho de marzo".

En este sentido ha indicado que "el manifiesto feminista dice cosas tan surrealistas como que es culpa del heteropatriarcado capitalista la dominación patriarcal que están sufriendo las mujeres en España". "Yo lo que le pediría también a la izquierda es reflexión", ha manifestado.