El Plan municipal MAD-RE incluye en su tercera edición ayudas para la retirada de amianto en las viviendas

El delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 11/10/2018 14:26:05CET

Además los vecinos podrán recibir la totalidad de la ayuda por anticipado, lo que supone que no tendrán que adelantar dinero ni pedir créditos, que en muchos casos no consiguen

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La tercera edición del Plan MAD-RE (Madrid Recupera) incluye novedades como más presupuesto (50 millones frente a los 49,5 millones de 2017 y los 24 de 2016), la posibilidad de que los vecinos reciban la totalidad de la ayuda por anticipado y la apertura de una nueva línea de ayudas para la eliminación del amianto, del 35 por ciento para toda la ciudad y del 70 por ciento para las 119 Áreas Preferentes de Impulso a la Regeneración Urbana (APIRUs), que agrupan el 43 por ciento de Madrid.

La Junta de Gobierno ha aprobado este jueves una nueva convocatoria del Plan MAD-RE para actuaciones de accesibilidad, eficiencia energética, retirada de amianto y conservación en edificios de viviendas. Desde que arrancó en 2016, se han invertido 73,7 millones de euros en ayudas y se han realizado obras de mejora en 23.997 viviendas.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha señalado sobre la retirada del amianto que es un material perjudicial para la salud y que en la década de los 50 se empleó para la construcción barata, por lo que está muy presente en barrios como Meseta de Orcasitas.

También ha destacado la posibilidad de abonar por anticipado la totalidad del importe que se le reconozca y notifique al beneficiario de la ayuda en el momento en que éste comunique la concesión de la licencia. Esta medida mejora la posibilidad de que muchos vecinos puedan realizar obras en sus comunidades ya que no tendrían que adelantar dinero, ni pedir créditos, que en muchos casos no consiguen.

FUERA DE LAS APIRU

Otra mejora en la convocatoria de este año es la ampliación de los edificios que, estando fuera de una APIRU, tienen las condiciones para optar a las ayudas del Plan MAD-RE. En esta situación hay más de 2.757 edificios, que pueden consultarse en la web municipal .

Además se eleva a 537,84 euros la renta mínima mensual per cápita de la unidad familiar para poder optar a una ayuda del 90 por ciento del total de la actuación subvencionable y se mantiene el incremento del 5 popr ciento si se unen más de 5 comunidades con actuaciones similares.

Desde que se puso en marcha el Plan MAD-RE en 2016 se han invertido 123,7 millones de euros, de los cuales 73,7 millones corresponden a las ayudas. Con las obras en la mejora de la eficiencia energética de los inmuebles se ahorran 31.870 toneladas al año de emisiones de CO2 , lo que ha contribuido a mejorar la calidad del aire de la ciudad y se han generado más de 9.000 puestos de trabajo.

El plan, ha detallado Calvo, nace convocación de paliar las desigualdades socioeconómicas entre los distintos barrios de la ciudad y contribuir a la lucha contra la exclusión social, al mejorar las
condiciones de vida de sus habitantes. Las ayudas están dirigidas a comunidades de propietarios o agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios residenciales y los propietarios de
viviendas unifamiliares.

En toda la ciudad se podrán solicitar ayudas para mejora de accesibilidad, que incluye instalación de ascensores y rampas y para la sustitución de cubiertas de amianto siempre mejorando su aislamiento. En las APIRUs las actuaciones para las que se podrán solicitar ayudas son, además de las anteriores, las que se lleven a cabo para eficiencia energética mediante el aislamiento de la envolvente del edificio, eficiencia de sistemas de climatización, iluminación, ahorro de agua y la incorporación de energías renovables y cubiertas vegetales; la conservación y consolidación de estructura y cimentación, así como la reparación de cubiertas y fachadas e instalaciones.

Los edificios deben estar ubicados en los ámbitos señalados en la convocatoria; contar con un mínimo del 70 por ciento de su superficie construida destinada al uso residencial vivienda; y tener una antigüedad mínima de 25 años. En cuanto a las obras deberán alcanzar un presupuesto protegible mínimo de 40.000 euros para los edificios de uso residencial de vivienda colectivo de más de cinco viviendas en el caso general y de 20.000 si sólo se realizan actuaciones de mejora de la accesibilidad. En el caso de edificios de cinco o menos viviendas o de viviendas unifamiliares, se establece un presupuesto protegible mínimo de 10.000 euros.

Para solicitar la ayuda, una vez que la comunidad de propietarios ha llegado a un acuerdo y tienen licencia o equivalente, tendrán que presentar tres presupuestos de las obras, el proyecto, si fuera necesario, y el Informe de Evaluación del Edificio (incluye ITE).

A partir de la publicación de la convocatoria en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (BOAM), en los próximos días, los ciudadanos podrán presentar sus solicitudes de ayudas para realizar las mejoras en sus edificios. El plazo permanecerá abierto durante tres meses desde la publicación de las bases en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM). También hay posibilidad de abrir un segundo plazo de solicitud en 2019 según disponibilidad presupuestaria.

LA SITUACIÓN DE EMBAJADORES

El área de Desarrollo Urbano Sostenible ha sacado del Plan MAD-RE de rehabilitación a Embajadores, el barrio con más oferta la vivienda turística.

Se ha constatado que "el desplazamiento de la población que no pueden asumir el incremento del precio de los alquileres se produce en ocasiones cuando se inician obras de rehabilitación de los edificios, y se justifica por una mejora de la calidad del inmueble", explicaba el concejal en la última comisión. "Se ha decidido no fomentar la rehabilitación con ayudas municipales en tanto no se cuente con instrumentos para frenar la expulsión de la población con las rentas más bajas, o residentes tradicionales de este barrio con el uso de vivienda turística", detallaba.

En la misma línea ha ido en la rueda de prensa de este jueves, donde ha insistido que se ha detectado ayudas solicitadas en edificios que después procedían a expulsar a los vecinos vía mobbing inmobiliario.

La opción que da el Ayuntamiento a los vecinos de Embajadores es acogerse a las ayudas si cumplen las mismas condiciones que se dan en las APIRUs aunque estén fuera del mapa de estas áreas. Para ello el Ayuntamiento tiene filtros: no serán concedidas ayudas a edificios de propietario único.