El etarra acusado de participar en la caravana bomba de Castellón en 2007 niega haber transportado explosivos

Publicado 19/12/2018 12:34:33CET

Sarasola, condenado por aquel atentado, dice que le delató ante la Guardia Civil porque estaba bajo "presiones"

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El miembro de la banda terrorista ETA Joseba Iturbide Otxoteko ha negado este miércoles ante la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional su participación en la caravana bomba que el comando Elurra hizo estallar junto a una torre de alta tensión en Castellón en agosto de 2007, causando estragos por los que la Fiscalía pide para él 8 años de cárcel.

Durante su declaración, Iturbide, acusado de participar en aquel atentado junto a los históricos etarras ya condenados por lo mismo Igor Portu y Mattin Sarasola, ha asegurado que en aquellas fechas no formaba parte todavía de ETA y que decidió huir a la localidad francesa de San Juan de Luz porque tuvo noticia de la detención de "unos amigos" suyos que "habían sido maltratados".

"Entraron en mi casa, la Guardia Civil, y por eso decidí para ver lo que pasaba, irme a San Juan de Luz", ha asegurado, negando así que estuviera huyendo por su participación en aquel atentado. Según su declaración, se integró en ETA "a finales de 2011".

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía de la Audiencia Nacional relata que Iturbide recibió la orden de la dirección de la banda junto a Portu y Sarasola, que fue quien delató a los otros dos en su declaración ante la Guardia Civil en enero de 2008.

Sin embargo, ha prestado declaración en el juicio en calidad de testigo y se ha retractado de lo que dijo en sede policial, donde señaló a Iturbide "en contra de su voluntad" porque, según ha afirmado, los agentes le estaban "presionando para que diera algún nombre" y salió de "la situación de presiones psicológicas y también físicas" señalando a aquel "amigo" suyo como "podría haber dicho otro".

Dos miembros de la Guardia Civil que participaron en aquella toma de declaración, que se produjo en enero de 2008, han comparecido en el juicio por videoconferencia para negar que se hiciese bajo coacciones e incidir en que Sarasola se encontraba en condiciones de prestar libremente su testimonio en aquel interrogatorio de enero de 2008.

La Fiscalía ha mantenido su petición inicial de 8 años de cárcel para Iturbide porque entiende que "ha quedado probado" que "a las 19:00 horas del 26 de agosto de 2007, Igor Portu e Iturbide explosionaron la caravana provocando la deflagración" como así declaró ante la Guardia Civil el propio Sarasola, aunque luego no ratificase sus palabras en sede judicial.
LA DEFENSA PIDE ABSOLUCIÓN POR FALTA DE PRUEBAS
"En el momento en que prestó declaración Mattin Sarasola, si bien no fue ratificada, era veraz. No se advierte en la práctica de las pruebas que se han realizado y concretamente en la declaración de los dos agentes de la Guardia Civil que tomaron aquella declaración, que se hubiera producido alguna vulneración de derechos fundamentales del entonces detenido. No puso ninguna objeción a prestar declaración y el letrado tampoco. Fue prestada en condiciones de voluntariedad", ha señalado el representante del Ministerio Público.

Se da la circunstancia de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España por "tratos inhumanos y degradantes" a Mattin Sarasola bajo detención de la Guardia Civil, hecho que la defensa ha esgrimido para cuestionar que tuviera valor probatorio aquella declaración que hizo en sede policial delatando a Iturbide. Fiscalía ha incidido no obstante, en que aquella sentencia internacional no dice "en ningún momento" que esos malos tratos se produjeran en el contexto de la toma de declaración.

"No nos han traído ninguna prueba más y esto ni siquiera es verdadera prueba", ha señalado la letrada Amaia Izco, para quien la declaración policial, que no fue ratificada en sede judicial y de la que Sarasola se ha retractado, no puede sustanciar el caso. Pide al tribunal la libre absolución.