Sánchez defenderá mañana el papel de la ONU y pedirá trabajar por la dignidad humana y el desarrollo sostenible

Publicado 26/09/2018 21:04:34CET

Afirma que está mostrando en EEUU "la imagen de lo que es España, un país democrático y solidario"

NUEVA YORK, 26 Sep. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defenderá este jueves el papel de la ONU ante los retos globales y apostará por trabajar en defensa de la dignidad humana, del desarrollo sostenible y de la seguridad de las personas, incluyendo la lucha contra el terrorismo.

Así lo ha avanzado él mismo este miércoles en una rueda de prensa en su cuarto día de viaje por Canadá y Estados Unidos, una visita en la que, ha dicho, está ofreciendo a sus interlocutores "la imagen de lo que es España, un país democrático, solidario, europeo, comprometido con los valores y la agenda multilateral de la ONU".

De hecho, Sánchez ha tenido una agenda nutrida al margen de los actos en la sede de la ONU, incluyendo varios encuentros con centros de pensamiento y 'think tanks' de prestigio. Al margen del casi centenario 'think tank' Council on Foreign Relations, este miércoles su agenda incluye reuniones con los consejos editoriales del 'Wall Street Journal' y el 'New York Times'.

En la que será su primera intervención como presidente ante la Asamblea General, Sánchez quiere trasladar el mensaje del "apoyo unívoco" del Gobierno español al multilateralismo y a la ONU para retos globales como el mantenimiento de la paz, el desarrollo justo y sostenible y el respeto a los Derechos Humanos.

En esa línea, llamará a trabajar en torno a tres ejes: la dignidad humana, incluyendo la lucha contra la impunidad en los crímene"PÑs de Derechos Humanos y un enfoque humanista en las migraciones; el desarrollo sostenible y la Agenda 2030 y "un entorno de seguridad centrado en las personas", capítulo donde ha enmarcado el compromiso de España en la lucha contra el terrorismo, la proliferación nuclear y las armas de destrucción masiva.

Frente a quienes han pronunciado "discursos de vuelta al nacionalismo y a la comodidad de unas frontas que ya no existen como respuesta a los problemas", el Gobierno español apostará por procesos de integración como el europeo y por el multilateralismo. Se refería probablemente al discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que apostó por el "patriotismo" y la "soberanía" de las naciones frente a la gobernanza internacional y la "burocracia global".

Sánchez, en cambio, ha afirmado que prefiere "construir puentes y no muros", según ha dicho, poco después, en el Foro Bloomberg cuando le han preguntado por la sugerencia que Trump le hizo al ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, de construir un muro en el Sáhara para frenar la inmigración.

Ese foro, organizado por el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, estaba ligado a la cumbre One Planet Summit, para la cual Sánchez se ha reservado el anuncio -era obligatorio anunciar alguna decisión-- se sumará a la Coalición por la Neutralidad del Carbono, que compromete a sus miembros a partir de 2018 y a más tardar en 2020 una trayectoria de neutralidad carbono para 2050.

El jefe del Ejecutivo ha admitido que sus distintos interlocutores le preguntan por la situación en Cataluña, pero "no por el 1 de octubre", y ha asegurado que cuando plantea una solución desde la política encuentra "comprensión y reconocimiento de una España que es una democracia plural, que reconoce la diversidad territorial en su Constitución y que tiene altos estándares de calidad democrática y de autogobierno".

"IMAGINEN QUE EL GOBERNADOR SE VA A QUEBEC"

En los distintos foros, Sánchez ha recurrido a un ejemplo bastante gráfico para explicar a sus interlocutores estadounidenses la situación de Cataluña: "Imagínense que el Estado de Nueva york decidiera en su Congreso no cumplir las leyes y las advertencias del Tribunal Constitucional y el Gobierno federal se viera obligado a intervenir, y entonces se encuentran con que el gobernador del Estado se va a Quebec".

También ha explicado que los catalanes eligen su futuro en cada proceso electoral y que desde hace años, y probablemente en el futuro, las elecciones arrojan una división entre dos bloques, una "minoría mayoritaria" independentista y una mayoría que no lo es.

Por eso, insiste que el concepto que puede aunar a todos los catalanes es el del autogobierno, y se ha mostrado dispuesto a reforzarlo, pero con dos condiciones: "reconstruir la lealtad institucional y el gobierno proindependentista tiene que abrir un diálogo con los no nacionalistas". Esa, ha añadido, es la reflexión que espera que estén haciendo los independentistas.