Actualizado 28/02/2007 13:47 CET

La salmantina Matilla asumirá la gestión de la plaza de toros de la Monumental de Barcelona

Portabella (ERC) mantiene su propuesta de traslado de los Encants

BARCELONA, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

La familia salmantina García Jiménez, conocida como casa Matilla, ha llegado a un acuerdo con la empresa Balañá para gestionar la plaza de toros de la Monumental de Barcelona durante este año, por lo que se asegura la continuidad de esta actividad en la capital catalana, según confirmó hoy a Europa Press un portavoz de Balañá.

Según esta misma fuente, la decisión la han tomado ambas partes con el objetivo de promover al máximo la fiesta de los toros en Barcelona. A partir de la próxima temporada, que empieza el domingo 15 de abril, esta familia salmantina se hará cargo de la gestión de la plaza durante un año.

El acuerdo se produce después de las peticiones que las entidades de defensa de la actividad taurina que defendieron la continuidad de los toros en la capital catalana, tras hacerse público que Balañá no tenía previsto continuar con el negocio, con lo que existía la posibilidad de que la ciudad se quedara sin esta tradición.

No obstante, el portavoz de Balañá aseguró que el acuerdo se ha tomado "por razones estrictamente empresariales". Pese al traspaso de la gestión, la empresa catalana, que es dueña de las plazas de toros de Palma de Mallorca, Jerez y Linares, mantendrá la propiedad de la Monumental.

Según esta misma fuente, tras este primer año de acuerdo con Matilla, "se considerará entre ambas partes si este traspaso de gestión tiene continuidad o no". "Al final de temporada, veremos que hacemos de cara a 2008", puntualizó.

Balañá descartó que haya decidido traspasar la gestión para afrontar la próxima apertura de dos salas multicines en la antigua plaza de toros de las Arenas, que se está rehabilitando para acoger un gran centro comercial, y en el denominado Auditori Manent, también en Barcelona.

Actualmente, la compañía gestiona en Barcelona 10 salas con 42 pantallas de cine y tres teatros actualmente en funcionamiento: El Tívoli, Borrás y las salas del club Capitol. También está en negociaciones con el Ayuntamiento de Barcelona, para volver a poner en marcha el teatro Principal, situado al final de la Rambla.

SATISFACCIÓN ENTRE EL SECTOR TAURINO.

Las asociaciones a favor de las corridas de toros afincadas en Catalunya acogieron hoy con satisfacción el acuerdo entre Balañá y Matilla. El presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, Juan Segura, confió que ello permita que "la vieja tradición taurina continúe en Barcelona".

En declaraciones a Europa Press, Segura aseguró que desde el principio, el sector taurino "estaba convencido de que Balañá no dejaría a Barcelona sin toros", porque "esta ciudad fue la pionera de esta fiesta después de la guerra civil y cuenta con una larga tradición".

"Sabíamos que una empresa como Balañá no estaba dispuesta a cerrar la Monumental, porque ella fue la responsable de impulsar un nuevo modelo empresarial vinculada al mundo del toro", explicó Segura, quien aseguró que la continuidad de esta fiesta "se ha mantenido pese a la falta de apoyo institucional".

PORTABELLA MANTIENE SU PROPUESTA DE TRASLADO DE LOS ENCANTS.

La posibilidad de que Balañá abandonara la Monumental, algo que se anunció el pasado 15 de diciembre, hizo que el segundo teniente de alcalde de Barcelona, el republicano Jordi Portabella, hiciera pública su propuesta de trasladar el mercado de los Encants a la plaza de toros.

Portabella aseguró hoy que "en ningún momento se ha dicho que no habrán más corridas de toros en Barcelona". "El contrato para que Matilla asuma la gestión de la Monumental es sólo por un año", por lo que no descartó la posibilidad de que los Encants puedan acabar trasladándose a la plaza. "No hay nada que lo impida", señaló.

Inicialmente, la propuesta de Portabella fue desautorizada por el alcalde de Barcelona, el socialista Jordi Hereu, aunque poco después reconoció que existía esta posibilidad, pero que también había otros emplazamientos posibles para acoger a los Encants, que deberán trasladarse por la reforma de la plaza de las Glòries.