La dependencia de España del gas argelino también marcó la última visita de los Reyes

Actualizado 04/09/2007 20:30:17 CET

En vísperas de la llegada del monarca Argel anunció una subida del precio del gas que exporta a España

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La dependencia de España del gas argelino también marcó la última visita de los Reyes a este país africano en marzo pasado, cuando, en vísperas de la llegada de Don Juan Carlos y Doña Sofía, el ministro de Energía, Chakib Khelil, anunció una subida del precio del gas que exporta a España.

Ante las interpretaciones que relacionaron esta decisión con el apoyo dado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental una semana antes --lo defendió como "cauce" para el inicio de un diálogo directo entre las partes-- el Ejecutivo pidió a Khelil que precisara ante los periodistas españoles que cubrían la visita de los Reyes que la eventual subida de precios no guardaba relación con este viaje.

Y así lo hizo. El mismo día que Don Juan Carlos y Doña Sofía aterrizaron en Argel, Khelil afirmó que la intención de Argelia de subir el precio del gas no guardaba relación con la visita de Estado al país norteafricano "ni con otros asuntos", ya que se trataba, dijo, de unas negociaciones iniciadas hace dos años por la necesidad de adecuar los precios a la situación actual.

El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, auguró en el marco de esa visita que habría un acuerdo sobre el precio del gas así como sobre "todas las cuestiones energéticas" debido a la "interdependencia" entre Argelia y España.

También aseguró entonces que ambos países habían hecho una "apuesta estratégica" de "vincular la red energética entre Africa y Europa", que es "mucho más", dijo, "que esa pequeña o mayor subida de precio" que corresponde negociar a las "empresas", en ese caso la empresa estatal Sonatrach con Gas Natural.

La polémica quedó zanjada cuando en abril Khelil anunció que la subida del precio del gas rondaría el 20 por cierto, pero que se aplicaría de forma gradual, de modo que el impacto en la factura del consumidor doméstico no sobrepasara el seis por ciento.

RESCISIÓN DEL CONTRATO CON REPSOL Y GAS NATURAL

Casi seis meses después Sonatrach ha decidido rescindir unilateralmente el contrato con Repsol YPF y Gas Natural para el proyecto de exploración, producción, licuefacción y comercialización de gas procedente del yacimiento Gassi Touil.

Repsol y Gas Natural se adjudicaron en 2004 un contrato para la explotación de este yacimiento, que ha quedado suspendido y pendiente de un tribunal de arbitraje de Ginebra después de que Sonatrach se quejara en numerosas ocasiones de retrasos en los plazos de ejecución.

Hoy, el ministro de Industria, Joan Clos, afirmó que el Gobierno "está ayudando" a que este conflicto "se resuelva favorablemente", mientras que el jefe de la diplomacia española, preguntado sobre si la decisión podría deberse a la postura española sobre el Sáhara, indicó que "no hay razón para extraer conclusiones que no son ciertas" y sostuvo que las relaciones entre España y Argelia son "excelentes en todos los niveles incluido el económico y el energético".

Lo cierto es que el Gobierno argelino viene presionando públicamente desde abril a Repsol y Gas Natural para que no incurran en supuestos retrasos en la puesta en marcha del proyecto de esta planta de licuefacción de gas natural, prevista para noviembre de 2009.

En abril, el Gobierno argelino dijo contar con informaciones acerca de este retraso, pese a carecer de documentos oficiales por parte de la petrolera y la gasista españolas en los que se aludiera a problemas en la ejecución de los planes.

El proyecto de gas natural licuado de Gassi Touil es el más importante que se está desarrollando actualmente en Argelia, y contempla la exploración, producción, licuefacción y comercialización de un bloque de reservas de hidrocarburos en la zona de Gassi Touil, Rhourde Nouss y Hamra, al Este del país africano.

Pero hay otro proyecto entre España y Argelia relacionado con el gas. Se trata de la construcción de Medgaz, el segundo gasoducto entre ambos países que se prevé que estará disponible en 2009 y permitirá suministrar cerca de 8.000 millones de metros cúbicos de gas al año.

Aunque fuentes del sector creen que este proyecto no se verá afectado por la rescisión de los contratos de Gassi Touil, el extremo argelino de Medgaz, situado en Beni Saf, recibirá el gas desde el 'hub' gasístico de Hassi R'Mel, que a su vez gestiona el gas de Gassi Touil.

El capital actual de Medgaz está distribuido entre Sonatrach (36%), Cepsa (20%), Iberdrola (20%) y Endesa (12%). A finales de junio, Clos anunció un acuerdo entre el Gobierno español y Sonatrach para que el grupo estatal argelino ceda a Gas Natural un 10% de su paticipación.

Recientemente, Sonatrach recibió permiso para elevar al 36% su participación en Medgaz y solicitó poder comercializar en España todo el gas que transporte a través de Medgaz, aunque por el momento sólo ha conseguido permiso para vender la mitad.