Innova.- El director de la Fundación del Hidrógeno, Luis Correas, apunta al hidrógeno como el sustituto del petróleo

Actualizado: domingo, 9 septiembre 2007 15:32

ZARAGOZA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director gerente de la Fundación del Hidrógeno de Aragón, Luis Correas, afirmó, en declaraciones a Europa Press, que "el binomio hidrógeno-pila de combustible puede ser la base para una tercera revolución industrial", a lo que añadió que "Aragón es la única Comunidad autónoma que posee una entidad dedicada en exclusiva a este campo, lo que nos convierte en líderes hacia ese tránsito a la economía del hidrógeno", que sustituirá al petróleo.

Correas, que participa en la edición de julio de 'Economía Aragonesa' con un estudio monográfico titulado 'El hidrógeno como alternativa energética', plantea la necesidad de optar por nuevas fuentes energéticas debido a "la excesiva dependencia de las fuentes de energía fósiles, emisoras de gases de efecto invernadero y agotables".

Además, el director de la Fundación del Hidrógeno señaló que si el hidrógeno se produce a partir de fuentes de energía renovables se logrará una situación energética sostenible. En su artículo, desarrolla las tres garantías de éxito futuro del hidrógeno; la mejora medioambiental, la competitividad industrial y el uso de energías renovables.

Según sus propias palabras, "no existe el Golfo Pérsico del hidrógeno porque el hidrógeno está en todas partes", lo cual, unido al hecho de que su producción y su consumo no contaminan, hacen del hidrógeno "la solución energética para conseguir un sistema económico sostenible y que se autoabastece".

De cualquier modo, se trata de "un camino largo, de al menos 20 años, para que empecemos a ver la transición de una economía basada en los derivados del petróleo a una economía del hidrógeno". Correas destacó la importancia que tienen para esta transición energética "el aumento de las inversiones en I+D".

Ya existen varios mercados de consumo de hidrógeno, pero suelen ser mercados cerrados, "basados en el hidrógeno como reactivo químico para la fabricación de amoniaco, agua oxigenada e hidrogenación de grasas", dijo el director de la Fundación del Hidrógeno.

Sin embargo, agregó, "están apareciendo nichos que justificarían el coste extra de las nuevas tecnologías, como en instalaciones remotas, como estaciones meteorológicas o antenas de repetición donde sea complicado hacer llegar la red eléctrica, o en carretillas elevadoras en centros de logística".

Este tipo de dispositivos podrían ser una realidad dentro del cinco años. Otros mercados incipientes que están entrando en competición con el petróleo son los servicios de transporte público de algunas ciudades.

Debido a esto, Correas señala que para la generalización del hidrógeno como combustible es necesario "crear una red de distribución de hidrógeno, cuya inversión ya se encuentra acotada" para empezar a crear mercados de demanda de hidrógeno.

Según su opinión, esto incitaría a las empresas a invertir en el sector. De esta manera el precio del hidrógeno se reduciría, favoreciendo el aumento de la demanda y finalmente dejando que el mercado se autorregulase.

"El almacenamiento supone el mayor reto tecnológico", puesto que ningún método resuelve plenamente el problema, debido a la baja densidad que caracteriza el hidrógeno. "Se trata de una cuestión no resuelta ya que no hay un método totalmente seguro, económico y fiable", indicó pero "una vez controlado este aspecto, la sustitución del petróleo por el hidrógeno será una cuestión de tiempo".