Publicado 10/04/2016 14:17CET

Miente, miente, que algo quedará

IRINA STERNIK
LADOB.NET

   Irina Sternik (OTR/PRESS)

   Por un lado, sitios que te proponen crear noticias falsas como si de colorear mantras se tratara. Por el otro, noticias falsas propiamente dichas, creadas vaya a saber uno por quien y difuminadas por: sitios de poca impronta, páginas de diarios reconocidos, periódicos propiamente dichos y miles y miles de usuarios en Internet.

   Tenemos el compartir fácil. Las redes se han convertido en un lugar de catarsis colectiva con información de dudosa procedencia, colorida, con letras mayúsculas, mal puntuada, redactada, con datos falsos y sin chequear.

   Este es un fenómeno tan viejo como la escarapela pero con la facilidad que existe hoy para compartirla, la magia que tuvo la mentira de La guerra de los mundos, quedó en el olvido.

   Hoy se comparte cualquier cosa y no se tiene en cuenta el sentido común: una vacuna que cura el cáncer, otra que hace lo mismo con la diabetes, un alimento mágico en contra de cualquier enfermedad, medicamentos gratis, historias que al verlas te cambiarán la vida y teorías conspirativas al por doquier.

   Buceando en esta tendencia me encontré con el libro "Sexo, muerte y clics. Las noticias que le gustan a tu cerebro" del periodista Jorge Todolí y el creativo Raúl Cirujano, quienes analizan la gran cantidad de noticias falsas y las dividen en cuatro factores: Falta de tiempo, falta de contraste, sobreinformación y la jungla del "todo vale".

   Claro que no hay que ser un científico para determinar este tipo de viralización pero es interesante verlo como un boom, una actividad que determinado tipo de lectores adora realizar y que se la podría emparejar con el "hablar sin saber".

   También hay varios sitios cazadores de mitos, clasificadores de hoaxes (nombre con el cuál se conoce en Internet a una noticia falsa) y sitos específicamente creados para estos casos, como

   ¿Será verdad? (http://seraverdad.tumblr.com/), el portal del periodista argentino Diego Mancusi donde coteja noticia, con fecha, con contexto y rápidamente puede detectar algo verdadero de algo falso, algo qué, valga la redundacia, no hacen ni usuarios ni periodistas apresurados por la primicia.

   "COMPARTIR SIN SABER"

   Dejemos de lado a los usuarios, y centrémonos en los medios de comunicación, quienes supuestamente están conformados por profesionales cuya actividad es chequear lo que publican.

   Clasificamos a las mentiras así:

   -- Hay sitios que permiten a los usuarios inventar "noticas de chistes".

    -- Hay campañas virales que "crean" la noticia.

    -- Hay noticias falsas propiamente dichas, que no se chequean y se publican, como es el emblemático caso de una fotografía del Presidente Chavez intubado en una cama de un hospital cubano.

   -- Hay noticias verosímiles pero inexactas. Esas, combinadas con titulares mal intencionados, distorsionan la información de tal manera que difunden algo que no es.

   -- Hay noticias inventadas para ser viralizadas que no forman parte de campañas de marketing (pues estas suelen salir a la luz al cabo de un tiempo), sino que simplemente son falsas.

   -- Hay teorías conspirativas, como la falsa llegada del hombre a la luna.

   -- Hay mitos, como que Paul Mc Cartney murió hace años y el que vemos es un doble.

   -- Hay fotos que no corresponden al hecho que ilustra, sino a cualquier otra cosa, y se viralizan generando pánico y dolor. Son tantos los casos que no alcanzaría el lugar para aclararlos.

   Lo preocupante es que la tendencia crece. Al 70% de los internautas le cuesta determinar qué es cierto y que no. Lo verosímil tiene más peso que lo real. Las redes se convirtieron en un reguero de desinformación y catarsis, lejos de la realidad.

   Quizás los medios tradicionales de comunicación, con sus operaciones y publicaciones falsas, hicieron posible que cualquier cosa pudiera ser real y que la ficción, superara a la realidad.

LAS NOTICIAS FALSAS MÁS VIRALIZADAS DEL AÑO

   -- La relación amorosa entre Yoko Ono y Hillary Clinton. Mentira publicada en el sitio de periodismo satírico World News Daily Report.

   -- La bandera de River que nunca existió. Fue publicada por los matutinos Clarín y Olé, accediendo a una foto trucada por un hincha de River en un foro y no aclarando que la imagen era falsa. La trucada decía "La peor dirigencia de la historia" y la verdadera "La peor defensa de la historia".

   -- La foto del perro que salvó a un recién nacido. Una imagen de Photoshop compartida miles de veces en las redes argentinas y brasileñas, argumentando que fue en Mataderos, Buenos Aires. La misma imagen había sido ya compartida en Arabia Saudita tiempo atrás.

   -- Foto muestra a dos hermanitos sobrevivientes del terremoto en Nepal, desmentida por el fotógrafo vietnamita Na Son Nguyen a la BBC. La imágen correspondía a octubre de 2007 en Can Ty, una población en Vietnam.

   Irina Sternik es periodista especialista en cultura digital y autora del blog LadoB