Crean una mano robótica super resistente

Actualizado 01/02/2011 11:29:14 CET
Mano robótica super resistente
DLR

MADRID, 1 Feb. (Portaltic/EP) -

Con una inteligencia artificial que haga caso omiso de las leyes de Isaac Asimov, la humanidad ya puede encaminar sus pasos hacia futuros tan poco sugerentes como los descritos en 'Matrix' o 'Terminator'. Esta mano, que recuerda sobremanera a la del temible robot al que dio vida Arnold Schwarzenegger, es casi indestructible.

El Instituto de Robótica del Centro Aerospacial Alemán (DLR, en sus siglas en inglés) ha creado una mano robótica de tamaño humano capaz de articularse gracias a unos motores que mueven de forma inteligente una red de 38 tendones. Su principal peculiaridad es que puede controlar la rigidez para adaptarse y resistir lo golpes.

La mano consta de una serie de resortes que controlan los cables que hacen las veces de tendones. Éstos han sido fabricados con una fibra sintética llamada Dyneema, muy elástica, que permite a los dedos absorber y liberar energía (Como de hecho hacen las propias manos humanas). La controlan mediante un guante con sensores o enviando comandos a través de un ordenador.

Para probar la mano, los investigadores la golpearon con un bate de béisbol con una fuerza de 66 G. La mano sobrevivió. Según sus creadores, puede resistir una fuerza de 30 Newton, lo que la convierte en una de las más resistentes jamás construidas. Para probarlo, han publicado un vídeo en el que se puede ver cómo la mano es golpeada con un martillo sin sufrir daños.

Markus Grebenstein, principal diseñador de la mano, ha explicado que el objetivo de su ingenio es extender el uso de las articulaciones robóticas en nuestra vida cotidiana, ya sea para máquinas o para prótesis. El problema de las actuales manos robóticas es que a pesar de la dureza de sus componentes, sus articulaciones suelen ser muy frágiles a los golpes.

De esta forma, el alto coste de fabricación y el peligro a que se dañen con cualquier impacto es una combinación que juega en contra del desarrollo de nuevos robots. "El problema es", ha explicado a la publicación dedicada a la innovación tecnológica IEEE Spectrum, "que no se puede innovar sin experimentar".

La mano ha sido creada por un equipo de 13 personas y aunque sus creadores aseguran que es difícil precisar el coste total de su desarrollo, Grebenstein estima que se mueve entre los 70.000 y los 100.000 euros. Actualmente trabajan en un busto provisto de dos de estas manos al que someterán a pruebas de manipulación bimanual.