El Gobierno rechaza aplazar los resultados españoles del Informe PISA como reclama la Comunidad de Madrid

Actualizado 29/11/2019 22:11:08 CET
La ministra Portavoz, y de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, comparece ante los medios de comunicación, tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 29 de noviembre de 2019.
La ministra Portavoz, y de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, comparece ante los medios de comunicación, tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 29 de noviembre de 2019. - Jesús Hellín - Europa Press

El consejero madrileño de Educación considera que las pruebas fueron un "auténtico desastre" y califica de "inverosímiles" sus resultados

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno y ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, ha mostrado su desacuerdo con retrasar la publicación de los resultados españoles del Informe PISA, prevista para el próximo martes 3 de diciembre, como ha pedido la Comunidad de Madrid por considerar que los resultados de las pruebas de matemáticas y ciencia que realizaron los estudiantes están "contaminados" por las "anomalías" que se han registrado en las pruebas de lectura.

En respuesta a los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá también ha subrayado que no corresponde el Gobierno de España decidir sobre la fecha de publicación del Informe PISA que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 79 países de todo el mundo. "No nos favorece esa pretensión que tiene la Comunidad de Madrid, con la que no estamos de acuerdo", ha afirmado.

Este viernes, el consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha solicitado el aplazamiento de los resultados, aunque a la misma hora el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha confirmado que el secretario de Estado de Educación en funciones, Alejandro Tiana, presentará el informe PISA el martes en Madrid junto a la analista principal de PISA, la japonesa Miyako Ikeda.

La Comunidad de Madrid, gobernada por el Partido Popular y Ciudadanos, justifica su petición en la decisión de la OCDE de aplazar la publicación de parte de los resultados españoles tras detectar anomalías en las respuestas de los estudiantes en la prueba de lectura en algunas zonas de España. Según la OCDE, así podrá "identificar las causas" del comportamiento "anómalo" de las respuestas a la prueba de lectura que "no reflejan el nivel real de competencia de los estudiantes".

En un comunicado publicado el pasado 15 de noviembre, la OCDE no descartaba que las pruebas de competencias matemática y científica que realizaron los estudiantes españoles estuvieran también afectadas por este "comportamiento anómalo", aunque en menor medida.

En concreto, en la prueba de lectura "un número relevante de estudiantes españoles respondieron a una sección nueva de la prueba de lectura (la sección de fluidez lectora) de una forma que era patente que no representaba su competencia lectora real", detalló la OCDE.

"Como esta evaluación se hizo a través de ordenador, las acciones de los estudiantes quedaron registradas y se ha podido realizar un seguimiento de lo que hicieron. En muchos casos, los estudiantes contestaron la sección de fluidez lectora de manera apresurada, empleando menos de 25 segundos en total para responder más de 20 preguntas" y respondiendo "siguiendo ciertos patrones" como "todas sí o todas no", añadían desde la OCDE, señalando que esta representa la principal anomalía de las pruebas.

RESULTADOS "INVEROSÍMILES"

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha asegurado que recibió los resultados de PISA a primeros de septiembre y son "absolutamente inverosímiles". Por ello, se puso a analizarlos detectando otros problemas, asegura, como que el porcentaje de errores en las pruebas de fluidez lectora que realizaron tres grupos de examinadores (los grupos 2, 3 y 6) de los nueve existentes en la Comunidad de Madrid triplica al del resto de los grupos.

Además, afirma que ha detectado que en la base de datos figuran alumnos examinados en 2017, cuando las pruebas se realizaron en abril y mayo de 2018, así como alumnos que no hicieron la prueba y aparecen calificados con un cero, por lo que baja la media.

"Cuestionamos los resultados", ha aseverado el consejero madrileño, que califica las pruebas de PISA como "auténtico desastre", por lo que defiende que "hay que desechar" sus resultados.

Cerca de 40.000 alumnos de 1.102 institutos de todas las comunidades españolas participaron el año pasado en las pruebas del Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, conocido como PISA por sus siglas en inglés, que desde el año 2000 evalúa las capacidades de estudiantes de todo el mundo en lectura, matemáticas y ciencias.

Las pruebas del Informe Pisa están destinadas a alumnos de 15 años, justo cuando se acercan a terminar la educación obligatoria, y se realizan cada tres años. En España, las pruebas se aplican en todas las comunidades autónomas con una muestra ampliada de unos 50 centros en cada región que permitirá obtener resultados autonómicos. La elección de los centros es aleatoria, y del mismo modo se seleccionan, por azar, los 42 alumnos que hacen la prueba en cada instituto.

Contador

Para leer más