Publicado 04/05/2021 13:48CET

La mayoría de estudiantes españoles no sabe cómo detectar información sesgada

Archivo - Estudiantes en un aula
Archivo - Estudiantes en un aula - EUROPA PRESS - Archivo

   Dedican 31 minutos a la semana a usar dispositivos digitales en clase, 10 minutos menos que los países de la OCDE

   MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

   El 54% de los estudiantes españoles asegura no haber sido enseñado en la escuela a reconocer información sesgada, lo que supone ocho puntos por encima de la media de la OCDE, situada en el 46%, según los resultados del informe temático 'Lectores del siglo XXI: desarrollo de habilidades de alfabetización en un mundo digital' de la OCDE.

   Este trabajo se basa en los resultados de lectura del informe PISA de 2018, en el que participaron unos 600.000 estudiantes de 15 años de 79 países.

   Según este informe temático, más del 70% de los estudiantes de Australia, Canadá, Dinamarca y Estados Unidos admitieron haber recibido formación para identificar qué tipo de información reciben, mientras que, en el lado contrario, se sitúan los jóvenes de Israel, Letonia, Eslovaquia, Eslovenia y Suiza, con menos del 45%.

   En el caso de España, un 46% indicó haber recibido formación al respecto para detectar 'fake news'. Según el documento de la OCDE, la diferencia porcentual entre estudiantes de entornos favorecidos y desfavorecidos fue de 8 puntos a favor de los jóvenes de entornos aventajados. En la OCDE, también la diferencia es de 8 puntos entre alumnos de ambos entornos, mientras que en países como Bélgica, Brunéi, Dinamarca, Alemania, Luxemburgo, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, esta diferencia alcanza los 14 puntos porcentuales, y no se observaron diferencias en 27 países.

   Según los resultados del informe, el 24% de los estudiantes españoles siguió una navegación centrada y estricta o bien consultó de manera activa varias fuentes de información al realizar la prueba que se les pedía, resultados similares a los que mostraron los jóvenes de Bulgaria, Chile, Indonesia y Noruega. En comparación, más de la mitad de los estudiantes mostraron estos comportamientos de navegación en China, Hong Kong, Corea, Singapur y Taipei, y al menos el 40% en Canadá, Japón, Macao (China), Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos.

   El informe también indica que, en aquellos sistemas educativos con una mayor proporción de estudiantes a los que se les enseñó en el colegio cómo detectar sesgos de información y que tienen acceso digital en el hogar, eran más propensos a distinguir los hechos de las opiniones en la evaluación de lectura de PISA, incluso después de tener en cuenta el PIB per cápita del país. En España, el 91% de los participantes (89% de media de la OCDE) tiene conexión a Internet en casa y un ordenador.

RENDIMIENTO EN LA LECTURA

   El informe destaca que los españoles obtuvieron puntuaciones por debajo de la media de la OCDE en lectura (477, frente a 487). De hecho, los estudiantes reconocieron tener algunas dificultades en el índice de dificultad de la evaluación de lectura de PISA (-0,06, frente al promedio de la OCDE, en 0,01). Además, el documento destaca que, en promedio en los países de la OCDE, más niños que niñas informaron de que sentían que la prueba de lectura PISA era más fácil, a pesar de que los niños obtuvieron 25 puntos menos que ellas.

   Por sexos, las niñas españolas obtuvieron 21 puntos más que los niños en rendimiento de lectura después de tenerse en cuenta los

   antecedentes socioeconómicos de los estudiantes. Según la OCDE, aproximadamente la mitad de las diferencias de género en la lectura pueden ser explicadas por la diferencia entre el conocimiento de los niños y las niñas sobre la eficacia de las estrategias de lectura (es decir, comprender y memorizar un texto; resumir información; y evaluar la credibilidad de las fuentes).

   Ahora bien, la OCDE ya señaló, cuando salieron los resultados de lectura del informe PISA 2018, que los resultados obtenidos en España fueron anómalos por la disposición negativa de los alumnos.

   Aun así, el informe señala que los estudiantes españoles obtuvieron puntuaciones particularmente altas en dos de los tres índices de conocimiento de las estrategias de lectura incluidas en el informe PISA 2018: comprender y recordar un texto, y escribir un resumen. Pero sacaron puntuaciones más bajas en estrategias de lectura para evaluar la credibilidad de las fuentes.

   Por otro lado, en el lado positivo, el informe revela que los estudiantes españoles que informaron haber leído libros de ficción dos o más veces durante el último mes, obtuvieron 7 puntos más en lectura que los estudiantes que no lo hicieron; que los estudiantes que tuvieron que leer más textos largos para la escuela (101 páginas o más) lograron 31 puntos más en lectura que aquellos que informaron haber leído fragmentos de texto más pequeños (10 páginas o menos).

LECTURA EN DISPOSITIVOS DIGITALES

   La duración promedio de tiempo por semana que los estudiantes dedicaron a usar dispositivos digitales durante las clases y fuera del aula en los países de la OCDE fue de 41 minutos. Sin embargo, los jóvenes de Australia, Nueva Zelanda, Suecia y Estados Unidos informaron haber pasado más de una hora a la semana, y los de Dinamarca incluso alrededor de dos horas a la semana. En España, los estudiantes aseguraron dedicar 31 minutos.

   En este sentido, el informe desvela que la relación entre el rendimiento en lectura y el tiempo dedicado al uso de dispositivos digitales para el trabajo escolar fue negativo en 36 países, incluida España. Sólo en Australia, Dinamarca, Corea, Nueva Zelanda y Estados Unidos, esta relación fue positiva.

Contador

Para leer más