Menos de la mitad de los docentes españoles utiliza libros de texto para preparar sus clases, según un estudio

Publicado 16/10/2019 13:07:08CET
Clase en un colegio de Madrid.
Clase en un colegio de Madrid. - EUROPA PRESS - Archivo

   Sin embargo, el 91,3% afirma que los emplean "en alguna medida" para su desempeño docente

   MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El 91,3% de los docentes españoles sigue utilizando libros de texto "en alguna medida", pero sólo el 42,5% se apoya en ellos para la organización de sus clases, relegados por el material propio de los docentes e internet como fuentes de información. Estas son algunas de las conclusiones del 'Estudio sobre el papel y valor de los contenidos educativos en las aulas', elaborado por el Grupo Análisis e Investigación y presentado este martes en Madrid.

   El estudio concluye que el 64,7% de los docentes de Primaria y el 71,5% de los de Secundaria "emplean mucho o bastante en sus clases" los libros de texto. Además, asegura el informe, la mayoría de los docentes, el 54%, (60,5% entre los de Secundaria), así como el 63,9% de los padres (67,1% de los que tienen hijos en Secundaria) considera que, en el momento actual, "no sería positiva una enseñanza sin libros".

   Según se desprende de 400 entrevistas a docentes y un millar a padres y madres con hijos en Primaria y Secundaria, tanto los profesores como las familias reconocen el valor del libro de texto como "una herramienta que permite estructurar y sistematizar los contenidos". Algo que valoran especialmente las familias, como explica el director del Grupo de Análisis e Investigación, José María San Segundo.

   "Sigue siendo una herramienta fundamental para los profesores, aunque cada vez utilizan más otras cosas, pero es vital para los padres porque es el mecanismo de control y ayuda para la educación de sus hijos", ha explicado.

   Por su parte, la responsable del estudio, Rosa Gómez, afirma que el libro de texto, "si bien proyecta una primera imagen de elemento estático y encorsetador, mantiene una utilidad práctica que valida su vigencia", ya que, en su opinión, tanto docentes como familias le atribuyen "valores como el rigor, el saber y la cultura".

¿AYUDAS O GRATUIDAD?

   Sin embargo, las familias consideran que el precio es la principal debilidad de los libros de texto en papel. En ese sentido, el estudio señala que tanto padres y madres como docentes reclaman la extensión de sistemas de gratuidad de los libros de texto.

   En concreto, el 20,6% de los docentes considera que las comunidades autónomas deberían centrar sus esfuerzos presupuestarios en proporcionar libros de texto para todos los estudiantes con independencia de la renta familiar. Un 28,5%, sin embargo, apuesta porque las ayudas a las familias para libros y otros materiales escolares se realicen a través de ayudas directas a las familias (becas, subvenciones) en función de sus ingresos.

   En el caso de los padres, el 57,1% prefieren los sistemas de préstamo de libros universal, sin considerar el nivel de renta, frente el 37,6% que prefiere las ayudas directas a las rentas más bajas para la compra de libros nuevos anualmente.

   El motivo por el que entre los docentes no existe un mayor apoyo a los sistemas universales de préstamo de libros de texto es que "buena parte de los libros que se intercambian se encuentran en mal estado, deteriorados, rotos o desgastados", según el estudio.

   Además, consideran que el hecho de que los alumnos tengan que devolver en buen estado los libros limita la realización de algunas actividades. El 71,6% de los docentes y el 69,4% de los padres (cifras que se incrementan entre docentes y padres de alumnos en Secundaria) consideran que trabajar de forma intensiva y diaria, realizando sus propias anotaciones, subrayados o marcas, es muy o bastante importante para la mejor asimilación de los contenidos. El 54,7% de los docentes cree que los sistemas de ayuda a las familias a través del préstamo limitan la realización de determinadas actividades.

   El estudio refleja también la opinión de familias y profesores sobre las editoriales, y piden que "se adapten al nuevo paradigma de la enseñanza orientando los contenidos a la adquisición de competencias y habilidades que posibiliten la preparación de los alumnos para las etapas posteriores, ofreciendo herramientas que faciliten la personalización de la enseñanza y facilitando el acceso a contenidos a través de los múltiples canales y dispositivos existentes".

Para leer más