España realiza su primer experimento hasta el 7 de octubre para medir concentraciones de Co2 y metano en la atmósfera

408374.1.644.368.20180926144108
Vídeo de la noticia
Publicado 26/09/2018 14:41:08CET

   MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha lanzado el primer experimento en España dirigido a medir concentraciones totales de dióxido de carbono (CO2) y metano (CH4) en la columna atmosférica, dentro del proyecto 'MEGEI-MAD' que ha sido presentado este miércoles 26 de septiembre en la sede de la AEMET de Madrid, donde se desarrollará.

   La campaña, que se realiza desde el 24 de septiembre hasta el 7 de octubre, también utilizará las observaciones recogidas para analizar la calidad de las simulaciones de los diferentes productos del Servicio de Monitorización Atmosférica de Copernicus (Copernicus Atmospheric -CAMS-), así como de las observaciones satelitales de sensores remotos especializados en la monitorización de gases de efecto invernadero a nivel global.

   Los investigadores realizarán medidas a barlovento, es decir, tomarán mediciones en un punto de las afueras de Madrid antes de que la masa de aire llegue a la ciudad; y a sotavento, cuando la masa de aire ya haya atravesado Madrid y arrastre consigo los componentes que se pretenden medir.

   Los equipos que se van a utilizar son de bajo coste y usan la técnica de espectrometría de infrarrojo por Transformada de Fourier (FTIR) para medir las concentraciones totales de gases de efecto invernadero en la columna atmosférica, que, según los impulsores del proyecto, son "más representativas" que lo que mediría un sensor en superficie.

   Además, la campaña también analizará la posible utilización de este tipo de instrumentos para conformar en el futuro una red de medidas operativas.

   De esta manera, el proyecto se realiza debido a que actualmente las tasas de emisión de dióxido de carbono y metano en la atmósfera en las grandes ciudades se realizan utilizando modelos teóricos de emisión que se basan, a su vez, en inventarios estimados.

   Las medidas se realizarán durante dos semanas desde instalaciones cedidas por el Ayuntamiento de Madrid, el aeropuerto de Barajas, la base aérea de Cuatro Vientos, el Colegio Tres Olivos y el Colegio José de Echegaray, que han sido elegidos teniendo en cuenta los vientos dominantes y los focos de emisión de dióxido de carbono y metano, además de otros criterios técnicos y logísticos.

PRIMER EXPERIMENTO A NIVEL NACIONAL

   De la misma manera, el comportamiento y fiabilidad de estos equipos se está comprobando a nivel internacional (ya se ha probado en París, Berlín y Tokio) y a nivel nacional, es el primer experimento con estas características.

   "Lo más novedoso de este proyecto es que se realiza por primera vez a nivel nacional. Además, una de las principales novedades es la combinación de diferentes técnicas. Vamos a combinar las medidas en columna de gases de efecto con medidas in situ, a bordo de un coche de investigación que dará vueltas alrededor de la carretera M-40 y además, incluiremos medidas de fotometría solar", ha indicado a Europa Press la investigadora del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña de la AEMET y responsable del proyecto, Omaira García.

   Además, García también ha indicado que estos equipos, al medir la radiación solar, necesitan la energía solar, a lo que ha aseverado a Europa Press que "es muy importante que tengamos sol a la hora de realizar el proyecto".

   En el proyecto participan científicos pertenecientes al Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT, Alemania), Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad d Valladolid y el Centro Nacional de Supercomputación, en Barcelona.

   El Ministerio para la Transición Ecológica indica que según el informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de 2014, las zonas urbanas concentran el 70 por ciento de las emisiones de CO2 y hasta el 50 por ciento de las emisiones globales de todos los gases de efecto invernadero.

"IMPORTANTE" AVANCE EN LAS MEDIDAS

   De esta manera, los resultados de esta campaña piloto supondrán un "importante" avance en la medida de la concentración de gases de efecto invernadero en las ciudades, y así sentar las bases para la puesta en operación de una red de vigilancia que monitorice la efectividad de las políticas de control y mitigación de las emisiones de estos gases de "gran incidencia" en el cambio climático, según ha apuntado el Ministerio para la Transición Ecológica.

   Por todo ello, Omaira García ha apuntado a Europa Press que el Ayuntamiento de Madrid "está obligado" a tomar medidas de calidad del aire. Sin embargo, ha indicado que este proyecto se basa en tomar medidas de gases de efecto invernadero, "que no tienen un efecto directo sobre la salud, sino que afectan al aumento de la temperatura del planeta.

   En este sentido, no se relacionan con las medidas del Ayuntamiento, pero les sirven para ver la efectividad de las políticas de control de las transmisiones, que ahora mismo es una de las prioridades a nivel nacional".