Publicado 05/08/2015 14:31CET

El RACC alerta de los riesgos de las altas temperaturas en el interior de los coches

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El RACC, junto con el automóvil club suizo (TCS), ha realizado un informe para demostrar los riesgos que conllevan las altas temperaturas que se pueden llegar a alcanzar en el interior de un coche al ser expuesto a la radicación del sol durante el verano. Así, los expertos alertan de que, por ejemplo, un vehículo parado y sin aire acondicionado podría alcanzar los 55ºC, cuando la temperatura exterior es de 35ºC.

El estudio se ha realizado sobre dos vehículos iguales salvo por el color de la carrocería y la tapicería de los asientos. La selección de los colores (negro y blanco) se hizo teniendo en cuenta la marcada diferencia existente en la absorción del calor que ofrece cada uno de los colores.

También se ha evaluado el efecto que tienen los parasoles que se colocan en el parabrisas de los coches, permitiendo conocer su efectividad frente a la evolución de la temperatura, causada por la radiación solar, que penetra en el interior del vehículo. Además se ha tenido en cuenta el efecto que tiene dejar las ventanas de los coches ligeramente abiertas cuando se deja en parkings abiertos, para corroborar o no la creencia extendida de que eso ayuda a que cuando vuelvan, la temperatura interior sea menor.

Los resultados de estas pruebas determinaron que los coches con carrocerías pintadas con colores oscuros absorben mas radiación solar que los pintados con colores claros. Este es el motivo principal de que los vehículos de color negro se calienten de forma significativa en los días de verano, adquiriendo temperaturas bastante elevadas en su superficie exterior.

Después de haber expuesto ambos vehículos a la radiación solar durante 60 minutos, se ha podido medir una diferencia de casi 20ºC entre ambos coches (80ºC el de color negro y 63ºC el blanco).

En cuanto al incremento de temperatura sobre la superficie de los vehículos se produce de forma progresiva, teniendo su máximo incremento en los primeros 20 minutos de exposición. Según explican los expertos, en los primeros 10 minutos, el coche negro alcanza una temperatura de aproximadamente 60ºC, tardando otros 50 minutos en llegar su máximo. En el caso del coche blanco, al cabo de 10 minutos, la temperatura es de 50ºC, necesitando el resto del tiempo de exposición para alcanzar su temperatura máxima de 63ºC.

En este sentido, el estudio advierte de que tocar brevemente la superficie de un coche expuesto al sol únicamente durante 10 minutos puede provocar quemaduras en la piel.

TEMPERATURA INTERIOR

Por otra parte, el documento indica que una exposición continua a temperaturas elevadas puede hacer que la habilidad del cuerpo de compensar la temperatura corporal se vea afectada, produciendo mareos y en determinadas ocasiones requiera de asistencia hospitalaria de emergencia.

Según advierte, permanecer dentro de un vehículo resulta peligroso a partir de una temperatura interior de 40ºC, la cual se alcanza al cabo de 42 minutos (cuando la temperatura exterior es de 25ºC constantes). En el caso de una temperatura exterior de 35ºC, se podrían alcanzar los 55ºC en el interior del vehículo al cabo de 60 minutos.

Pasados los mismos 42 minutos, se ha podido medir una temperatura de 72,8ºC sobre la superficie del salpicadero. El efecto de una temperatura de esta magnitud al contacto con la piel del ser humano, puede conllevar daños en la piel en tan solo unos segundos.

RECOMENDACIONES

Ante estos resultados, el RACC recomienda a los usuarios que intenten estar el menor tiempo posible dentro de un vehículo parado que este expuesto directamente al sol, ya que una exposición continua a temperaturas por encima de los 40ºC puede hacer que la habilidad del cuerpo de compensar la temperatura corporal se vea afectada, produciendo mareos.

Además, señala que los niños son particularmente vulnerables en situaciones extremas de temperatura: debido a su menor desarrollo del aparato respiratorio, son mas vulnerables a los golpes de calor. Por ello apuntan a que, bajo ningún concepto, deje encerrado a su hijo dentro del vehículo.

RACC indica que las mascotas también son muy vulnerables a las temperaturas extremas en el interior de un vehículo, pues a diferencia de las personas no disponen del mecanismo de sudoración para refrigerar su cuerpo.

Por otra parte, recomiendan que un parasol colocado de forma correcta en el parabrisas del vehículo puede reducir de forma significativa la temperatura del salpicadero. De la misma forma, el parasol ayuda a que la temperatura interior del vehículo sea, como mínimo, 11ºC menor que si no se usa.

Protejerse de las quemaduras en la piel, prestar atención al color del vehículo antes de comprarlo, tomarse tiempo antes de empezar un viaje y evitar los saltos grades de temperatura entre el interior del coche y el exterior, son otros de los consejos.