Actualizado 04/12/2015 12:33 CET

Los 28 abordarán hoy la posibilidad de crear un registro de pasajeros aéreos en Europa

BRUSELAS, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los ministros del Interior de la Unión Europea analizarán este viernes el estado de las negociaciones con el Parlamento Europeo para llegar a un acuerdo para crear un registro de pasajeros aéreos para la lucha antiterrorista (PNR), donde el principal escollo se encuentra en el plazo para retener los datos.

Los Gobiernos europeos quieren nueve meses y el Parlamento Europeo quiere reducirlo a seis, según fuentes comunitarias.

Los grandes grupos, populares, socialistas y liberales amenazan con bloquear el acuerdo "si no hay un intercambio obligatorio" de la información entre los Estados miembro, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Asimismo, discutirán cómo reforzar los controles en Grecia para frenar la salida incontrolada de inmigrantes a otros Estados miembros, incluida la posibilidad de extender de seis meses a dos años el plazo máximo permitido para los controles en las fronteras interiores del espacio de libre circulación Schengen.

El artículo 26 del Código de Fronteras Schengen, cuya activación deben decidir los Gobiernos en base a una recomendación de la Comisión Europea, constituye un mecanismo "específico para pedir que uno o varios Estados miembros reintroduzcan controles en todas las fronteras internas donde las circunstancias excepcionales ponen el funcionamiento de la zona sin controles internos en su conjunto en riesgo" cuando se detectan "deficiencias graves persistentes en los controles de las fronteras exteriores".

Esta es la única base jurídica para poder ampliar hasta un tope de dos años, los controles fronterizos temporales más allá de los seis meses autorizados que han reintroducido varios países, entre ellos Alemania, Austria y Suecia por la crisis de refugiados, según fuente de la Presidencia de la UE.

La Comisión puede elaborar un informe de evaluación "con recomendaciones, a uno o varios Estados miembros" y si concluye que "el Estado miembro evaluado está abandonando seriamente sus obligaciones" tiene un plazo de tres meses para resolver el problema y si pasado este periodo se constata que "la situación persiste", se "podría activar el artículo 26".

"Cuando hablamos de deficiencias persistentes hablamos de la frontera exterior griega. Lo que permite el artículo 26 no es una suspensión de nadie (de Schengen). Permite acordonar áreas reintroduciendo controles internos. Estamos hablando de reintroducir controles internos en Grecia. Todos sabemos que hay un problema en la frontera externa griega", han explicado fuentes del Ejecutivo comunitario.

Para leer más