El personal de tierra de Iberia en El Prat vuelve a la huelga este fin de semana

Publicado 23/08/2019 18:05:10CET
Paros de la plantilla de Iberia Barcelona en julio.
Paros de la plantilla de Iberia Barcelona en julio. David Zorrakino/Europa Press

Piden la conversión de temporales a fijos para reducir la sobrecarga de trabajo y facilitar la conciliación

BARCELONA, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El personal de tierra de Iberia en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat vuelve a la huelga este fin de semana para reclamar mejoras laborales como más plantilla y estabilidad laboral.

La plantilla ha convocado paros el sábado 24, el domingo 25, el viernes 30 y el sábado 31 de agosto, que se suman a los ya realizados el sábado 27 y el domingo 28 de julio.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de UGT Iberia Barcelona, Omar Minguillón, ha explicado que piden que trabajadores temporales pasen a ser fijos, y ha remarcado que el 50% de la plantilla son trabajadores eventuales.

Minguillón ha sostenido que una mayor estabilidad laboral permitirá solventar otras cuestiones como la sobrecarga de trabajo y el abuso de las horas extraordinarias de obligado cumplimiento.

También ha defendido que facilitaría reorganizar los turnos y horarios para evitar trabajar hasta ocho y nueve días seguidos y facilitar la conciliación personal y familiar.

Ha alertado de que la temporalidad, a la que se suma falta de personal, y la presión sobre la plantilla actual ha provocado un aumento de las enfermedades y las bajas laborales.

La plantilla de Iberia Barcelona es de unos 2.700 trabajadores, que se encargan de la facturación, el embarque, la carga y descarga, la asistencia y el mantenimiento a los aviones, y dan servicios a una treintena de compañías, entre ellas, Vueling, British Airways y Turkish Airlines.

SERVICIOS MÍNIMOS

El Ministerio de Fomento ha decretado unos servicios mínimos del 53% para los vuelos nacionales y extranjeros con alternativas de desplazamiento de más de cinco horas en transporte público; del 32% para los vuelos nacionales dentro de la Península con alternativas de menos de cinco horas, y del 100% para los vuelos a las islas.

Minguillón ha cifrado los servicios mínimos en alrededor el 70%, y ha criticado que son "exagerados", por lo que prevé que pocos trabajadores no estén sin servicios mínimos y puedan secundar la huelga.

No obstante, ha defendido que tienen que ser cumplidos por la plantilla y así lo ha pedido el comité durante las asambleas de trabajadores que se han celebrado el miércoles y el viernes en el aeropuerto: "Se tienen que respetar en su totalidad".

AFECTACIÓN

Vueling ha cancelado un total de 112 vuelos este fin de semana en el Aeropuerto de Barcelona, una cifra similar a la afectación que tuvieron los paros convocados en julio por la plantilla de tierra de Iberia.

Las cancelaciones se reparten en 46 vuelos el sábado 24 de agosto y 66 el domingo 25, y la aerolínea se ha comunicado con los pasajeros afectados, que cifran en 18.000 usuarios, y les ha ofrecido la reubicación en otro vuelo adaptado a sus necesidades o el repago del vuelo.

Por su parte, Iberia ha cancelado seis vuelos por la huelga de su plantilla: tres puentes aéreos entre Barcelona y Madrid para el sábado y tres más el domingo.

Sin tener en cuenta la cancelación de estos vuelos, durante este fin de semana se preveía el movimiento de unos 1.000 vuelos el sábado y 1.075 el domingo, han informado fuentes de Aena a Europa Press.

El operador aeroportuario recomienda a los usuarios consultar con sus aerolíneas las posibles afectaciones que pueden producirse antes de desplazarse hasta El Prat.

HUELGA DE LOS VIGILANTES DE SEGURIDAD

La huelga del personal de tierra de Iberia coincide con la huelga indefinida de los vigilantes de los filtros de seguridad de El Prat, que arrancó el pasado viernes 9 de agosto.

Como los trabajadores de Iberia Barcelona, los de la empresa Trablisa, adjudicataria de los filtros en El Prat desde 2018, piden acabar con la sobrecarga de trabajo en el aeropuerto.

También reclaman garantizar la paridad entre los vigilantes, descansos mínimos y dos fines de semana al mes, y asegurar la formación necesaria y que la tengan todos.

La Delegación del Gobierno decretó unos servicios mínimos del 90% y la incidencia de la huelga ha sido mínima y no se han producido largas colas, a diferencia de la convocada por los vigilantes de los filtros en 2017, cuando la adjudicataria era Eulen.

Contador