El acusado de matar a un adolescente rechaza la agresión y dice que fue atacado por otros menores

Audiencia Provincial de Almería
Archivo/Europa Press
Publicado 26/11/2018 15:31:28CET

ALMERÍA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

M.B., el hombre de 33 años acusado de acabar con la vida de un adolescente después de que recibiera una pedrada en la cabeza a finales de enero de 2015 en Las Norias de Daza en El Ejido (Almería), ha negado este lunes ante el tribunal de jurado que tuviera algún tipo de enfrentamiento o pelea con el menor de 15 años y otros chicos que había en el descampado en el que los encontró y donde, según ha apuntado, fue apedreado, por lo que su coche sufrió varios desperfectos, sentido en el que no ha podido explicar cómo se produjo la muerte del menor.

El acusado, para el que la acusación particular pide 22 años y medio de cárcel, esto es, por encima de los 15 años de prisión que solicita la Fiscalía; ha indicado a las preguntas de esta última que estuvo en el descampado donde se encontró el cadáver en la noche de los hechos, pero que él "nunca" llegó a bajarse del vehículo mientras que los menores se encontraban allí así como tampoco les pidió que se fueran del lugar.

En este sentido, durante la sesión ha rechazado la tesis del Ministerio Público y de la acusación particular, quienes sostienen que el hombre habría acudido al descampado acompañado de una mujer que ejercía la prostitución y que habría pedido a los adolescentes que abandonaran el lugar, ante lo que se habría dado una discusión con ellos. Así, ha negado en varias ocasiones que la mujer le acompañara hasta el descampado aunque ha reconocido que esa misma tarde pasó un rato con ella.

El encausado ha recordado que en descampado había cuatro personas a las que no conocía y con las que, según su versión, no llegó a tener contacto físico a pesar de que arrojaron varias piedras contra su vehículo, de forma que una de ellas penetró a través del cristal.

En su relato, ha incidido en que alertó a un amigo para que avisara a la Policía y que solo bajó del coche cuando los menores se habían ido para recorrer a pie el único camino de tierra que conducía al descampado, sin que entonces se topara con el cadáver del menor, que advirtió a la vuelta con unos agentes.

ADN DEL ACUSADO EN LAS MANOS DEL FALLECIDO

Bajo esta situación, no ha podido explicar por qué no optó por huir en el coche en lugar de escapar a pie, por qué presentaba heridas en el lado del cuerpo opuesto a la trayectoria que siguió la piedra que entró en el vehículo, bajo qué motivos fue encontrado con la camisa rota o por qué en las manos del fallecido se hallaron restos de ADN del menor si, tal y como aseguró, no participó en una pelea con ellos.

El acusado ha negado asimismo que la mujer que supuestamente la habría acompañado y con la que, según él, estuvo horas antes, hubiera recibido alguna llamada de su entorno para evitar su testimonio, al tiempo que, a preguntas de su defensa, ha explicado que acudió el descampado porque la chica se había dejado el bolso en el interior de su coche, de lo que se percató tras haber pasado la tarde en un bar viendo dos partidos de fútbol de los que recordaba los equipos contrincantes.

La defensa sostiene que su patrocinado, que se encuentra en situación de libertad, fue víctima de una "brutal agresión" por parte de los menores, de modo que no se vio involucrado en una "riña" con la víctima, que estaba "bajo los efectos del alcohol", según ha apuntado. Aún así, ha considerado que si se contempla la posibilidad de que se produjera una reyerta, el hombre habría tratado de repeler "una agresión efectuada por un mínimo de tres personas".

El juicio, que se prolongará hasta el próximo lunes, continuará este martes con la declaración de los testigos, entre ellos varios menores que se encontraban en el descampado, y proseguirá con la declaración de los agentes actuantes. Además de la pena privativa de libertad, la Fiscalía pide una indemnización de 70.000 euros para el padre del menor fallecido, quien ha reclamado por la muerte de su hijo.

El menor falleció a los pocos minutos a raíz de una fractura sufrida en la parte izquierda de la cabeza, si bien el cuerpo presentaba otras lesiones propias de una pelea. La Fiscalía solicita también al acusado una multa de 12 euros diarios durante dos meses por las lesiones provocadas a otro menor.