Actualizado 01/06/2020 10:00:08 +00:00 CET

Piden a la Junta "negociar ya" un plan de contingencia para el próximo curso escolar

Un colegio en el Polígono Sur de Sevilla en una imagen de archivo.
Un colegio en el Polígono Sur de Sevilla en una imagen de archivo. - Comisionado del Polígono Sur

SEVILLA, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sindicato Ustea ha reclamado este lunes a la Junta de Andalucía "negociar ya" un plan de contingencia para el próximo curso académico 2020/2021, después de que el coronavirus (Covid-19) "haya destapado muchas carencias estructurales" del sistema educativo público de la región y puesto de manifiesto "cómo las desigualdades sociales afloran".

Ustea expone en un comunicado que las clases a distancia "proporcionan una educación limitada" y "en ningún caso" pueden sustituir de manera permanente la actividad lectiva presencial, a pesar de que haya supuesto una "aceptable solución improvisada" a un problema no previsto.

A su juicio, se deben realizar todos los esfuerzos necesarios para que siempre que la situación sanitaria lo permita la actividad lectiva pueda desarrollarse de modo presencial, asegurando la salud de todo el personal que asista al centro, y añade que la puesta en marcha de todas las medidas destinadas a adaptar el ámbito educativo al contexto de la pandemia supone un gasto extraordinario para las comunidades autónomas que "deberán contar con fondos adicionales estatales para hacer frente a los mismos".

Así pues, reclama varias cosas, en primer lugar la reducción de la ratio de alumnos, y reseña que mientras Cataluña señala un límite de 12 menores en Educación Infantil y Primaria, y 15 en Secundaria (ESO), la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía "ve inviable esta reducción y la planificación sigue siendo una incógnita a estas alturas".

Ante ello, el sindicato argumenta que la reducción de ratio a un máximo de alumnos por aula menor al que establece la legislación actual "no puede ser una simple recomendación o una facultad que quede en manos de la voluntad de las administraciones educativas autonómicas", y que será necesario concretarlo en una norma básica del Gobierno de España que "homogeneice esta situación en todas las aulas de toda la red de centros educativos" del país, una reducción de alumnos que debe ir acompañada del refuerzo de las plantillas de docentes y desdobles.

También reivindica la figura del coordinador de riesgos laborales para todos los centros educativos, pide prever que puede haber momentos en los que las personas especialmente vulnerables puedan no acudir a los centros si la situación sanitaria así lo aconseja, y agrega que es conveniente la presencia con carácter permanente de personal sanitario especializado en cada centro.

En el caso de establecimiento de turnos en mañana y tarde o alternancia en la actividad lectiva presencial (tiempo en casa/tiempo en el centro educativo), "habrá que hablar de las consecuencias que para la conciliación van a tener los distintos escenarios y las medidas que las diferentes administraciones deberían adoptar para abordar esta problemática", subraya.

También pide coordinación entre las distintas comunidades autónomas para que espacios al aire libre, centros sociales, casas de juventud o bibliotecas públicas puedan atender al alumnado que no le toque ir al centro.

ADAPTACIÓN DE LAS INFRAESTRUCTURAS

Ustea señala como urgente la adecuación de los edificios destinados a centros educativos, acometiendo de manera urgente la bioclimatización de los mismos y la actualización de los suministros de luz, agua y otros. También califica como "deseable" la peatonalización del entorno de los centros educativos y la previsión de rutas verdes para poder acceder a los centros, garantizando la distancia social y el uso de bicicletas y otros medios de transporte no contaminantes y de uso individual.

La adaptación de los currículos y las programaciones de los cursos, áreas y materias para prestar especial atención a los saberes y competencias fundamentales y para recuperar los déficits ocasionados estos meses es otra exigencia "ineludible" para el próximo curso, cuyo inicio debe ir acompañado de una detección inicial de las necesidades educativas de cada estudiante, tras la suspensión de la actividad lectiva presencial desde mediados de marzo.

También aborda el sindicato la dotación de equipos tecnológicos a los alumnos, dado que "para conseguir una enseñanza inclusiva es imprescindible atajar cualquier situación de desigualdad, lo que incluye el acceso a los recursos materiales necesarios". "El alumnado que lo precise debe disponer de un equipo informático y la conectividad acordes con sus necesidades", añade.

Por otro lado, el sindicato ve necesario potenciar la formación específica del profesorado en las TIC, establecer la figura del docente coordinador TIC en cada centro que disponga de la suficiente dedicación horaria efectiva en su horario lectivo, así como del material técnico necesario, coordinación y contacto permanente con los responsables de la Unidad Técnica de Informática de su Consejería de Educación de la Junta.

"La posibilidad de un nuevo confinamiento o el cambio de modelo educativo que incluya un escenario de teletrabajo, requerirá de normativa que regule las condiciones laborales de esta modalidad de trabajo", agrega.

PLAN TUTORIAL PARA LA ACTIVIDAD LECTIVA A DISTANCIA

Ustea subraya que ha habido "un porcentaje significativo" del alumnado que, por diferentes causas, no ha seguido la actividad lectiva a distancia que se ha desarrollado desde marzo, y que por ello "conviene abordar de manera específica el desarrollo de una actividad tutorial orientada hacia la atención a la diversidad y la enseñanza personalizada".

"Para atender las necesidades que se van a plantear en los centros educativos el próximo curso habrá que llevar a cabo un incremento notable de las plantillas de trabajadores", concluye el sindicato.