Publicado 11/02/2014 19:33CET

Hosteleros creen que si al aceite de oliva se le añade ajo u otro condimento no se vulneraría la norma sobre rellenables

SEVILLA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los hosteleros creen que si al aceite de oliva se le añade ajo, guindillas, romero, tomillo o cualquier otro condimento "no se estaría vulnerando la normativa española que obliga al uso de envases irrellenables en el caso del aceite de oliva virgen extra", una normativa que entrará en vigor el 1 de marzo y que supone el fin de las aceiteras rellenables.

Fuentes de la Federación Andaluza de Hostelería han explicado a Europa Press que esta ha sido la principal conclusión que se ha extraído este martes de una reunión celebrada en el seno de la Federación Española de Hostelería, donde se considera que "hay posibilidad de que las aceiteras puedan seguir rellenándose en el caso de que el aceite de oliva esté preparado y sea una especie de salsa o un condimento".

De esta forma, los hosteleros consideran que si al aceite de oliva virgen extra se le pone, por ejemplo, guindilla, tomillo o ajo, no afectaría la norma y "no entendemos que se esté vulnerando la ley" en ese caso, ya que "ya no se consideraría aceite de oliva virgen extra, sino un aderezo, salsa o preparado".

Las fuentes han recordado que el día 1 de marzo entra en vigor la norma, que "sólo afecta al aceite de oliva virgen extra, no al resto de aceites". Han agregado que las multas por infracción en ese asunto oscilan entre 600 y 600.000 euros.

Por ello, consideran que "si la aceitera posee una etiqueta donde ponga aderezo o preparado pero no aceite de oliva virgen extra, se entiende que eso no incumplirá la ley y es suficiente para cumplir la norma".

Las fuentes han indicado que a partir del 1 de marzo, a su juicio, "se abren tres alternativas, o usar botellas irrellenables, o en monodosis o colocar una etiqueta donde ponga 'preparado', 'aderezo' o 'salsa' en un aceite de oliva con ajo, romero, tomillo o cualquier otro condimento".

En España hay 350.000 establecimientos de hostelería, de los que 45.000 se ubican en Andalucía.