Actualizado 05/10/2018 15:59 CET

Madre de Sandra y abuela de Lucía, asesinadas en Dos Hermanas (Sevilla): "Es lo peor que le puede pasar a una madre"

409574.1.500.286.20181005133407
Vídeo de la noticia

Un año después del triple crimen, la familia confía en la Justicia "para que condenen a los detenidos por todo lo malo que han hecho" Piden ayuda al Defensor del Pueblo Andaluz y a la Junta para que "les saquen del barrio" y poder comenzar una nueva vida en otro lugar

SEVILLA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Esta semana se ha cumplido un año de los "atroces" crímenes de la joven Sandra Capitán, de 26 años, su hija Lucía Begines, de seis, y su pareja, Antonio 'El Turco', de 55 años, cuyos cadáveres fueron hallados enterrados en una fosa en sosa cáustica en la madrugada del 2 de octubre de 2017 en una casa ubicada en el número 168 de la calle Cerro Blanco de Dos Hermanas (Sevilla) y por cuyos hechos hay siete detenidos, cinco de ellos en prisión provisional. Josefa Capitán, madre y abuela, un año después, confiesa: "Es lo peor que le puede pasar a una madre".

Josefa Capitán, conocida como Pepi, continúa 365 días después de aquellos dolorosos sucesos "como si lo estuviera viviendo otra vez", aunque, en una entrevista concedida a Europa Press, reconoce que "lucha" a diario por sus otras dos hijas, mayores que Sandra, y por sus cuatro nietos.

"El día a día lo llevo muy mal. Hubiese preferido estar en el momento que le pasó esto a mi hija y mi nieta", expresa Josefa Capitán, quien deja entrever en sus palabras que "no tiene ilusión, vivo por vivir".

Josefa Capitán vive con su actual pareja en el barrio conocido como las 800 Viviendas, dentro del Polígono Sur de Sevilla, zona donde también tienen su domicilio sus dos hijas. Sandra, en el momento de los hechos, residía en una vivienda de Bellavista, también en la capital.

"Mi casa me recuerda mucho a mi hija, es como si la viera por allí junto a mi nieta correteando", ha afirmado Josefa, quien asegura que le gustaría salir de allí, del Polígono Sur, para ver si de esta manera "poco a poco" puede superar esta tragedia.

Sus hijas y ella necesitan "cambiar de aire en otro lugar", y para ello ya han acudido al Servicio de Asistencia a Víctimas en Andalucía (SAVA) de la Consejería de Justicia e Interior y al Defensor del Pueblo Andaluz, con cuyo titular, Jesús Maeztu, han mantenido un encuentro. "Necesitamos salir del barrio y tener un cambio", ha expresado Josefa, quien pide ayuda a las administraciones para lograr un nuevo hogar en el que intentar remontar su vida, consciente de que nunca olvidarán a Sandra y la pequeña Lucía.

Esta semana, el 2 de octubre, se ha cumplido un año del hallazgo de los cadáveres de Sandra, Lucía y Antonio en una vivienda de la calle Cerro Blanco de Dos Hermanas, días después de que fuese denunciada su desaparición por la familia.

"Ufff... horrible", lograr pronunciar Josefa durante la entrevista concedida a Europa Press cuando se le pregunta cómo recuerda aquellos días de finales de septiembre y principios de octubre. "Es lo peor que le puede pasar a una madre. Yo he pensado hasta quitarme la vida. No quería vivir. Era demasiado fuerte para llevarlo, pero mi pareja me hizo reaccionar".

Por estos hechos, y en el marco de la fase de investigación policial y judicial, se encuentran detenidas siete personas: Ricardo G.H., conocido como el 'Pollino', quien confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017; el padre de éste, Ricardo G.G.; David R.H., monitor de boxeo; la mujer del 'Pollino', Elisa F.M.; Juan Antonio M.B. --amigo de David--; todos ellos en prisión.

También están investigados en esta causa Manuela M.O., en libertad provisional; y la madre del 'Pollino', Joaquina H., en libertad con obligación de comparecer cada día 15 días en los juzgados.

"Pensamos que sí hay más personas implicadas, pero no hay pruebas", se ha mostrado segura Josefa Capitán, quien ha aprovechado para valorar el trabajo realizado por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional. "Confío mucho en ellos", ha añadido, al tiempo que ha agradecido la labor de la juez de Instrucción número 19 de Sevilla, Ana Cristina Escribano.

Por último, Josefa Capitán confía en la Justicia y espera que "los condenen por lo que han hecho tan malo. Esto no se le hace a tres criaturas, una de ellas con seis años de edad y Sandra, embarazada de otro hijo".