Actualizado 02/04/2008 17:58 CET

Innova.- Mateo Valero acoge la concesión del Premio Aragón 2008 como "un reconocimiento a la actividad científica"

ZARAGOZA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El catedrático Mateo Valero, que recibirá el próximo 23 de abril el Premio Aragón 2008, valoró este galardón, que otorga el Ejecutivo autónomo, como "un reconocimiento a la actividad científica" más que a su propia persona, y también al trabajo desarrollado por todo el equipo del Barcelona Supercomputing Center (BSC) que él dirige, ya que "en investigación, el trabajo de una persona sola no vale nada", manifestó en declaraciones a Europa Press.

Mateo Valero Cortés nació en el municipio zaragozano de Alfamén en 1952. Es Ingeniero Superior por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación (ETSIT) de Madrid y Doctor Ingeniero de Telecomunicación por la ETSIT de Barcelona. Desde 1974 es profesor en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), donde desde 1983 ha sido catedrático del Departamento de Arquitectura de Computadores; cuatro veces director de ese departamento y decano de la Facultad de Informática.

Para Valero, lo importante es que las administraciones potencien la investigación y que se creen "polos de atracción", como el propio centro que el dirige. "Antes todos los científicos españoles debían de trabajar en el extranjero", actualmente, en el BSC trabajan 200 investigadores de los cuales, aproximadamente un 25 por ciento, son de origen extranjero, señaló.

De la misma manera, como aragonés que tuvo que formarse y desarrollar su profesión fuera de Aragón, valora muy positivamente el trabajo que desde las instituciones se está haciendo en este campo, "ahora ya se pueden cursar telecomunicaciones y además se está potenciando la investigación".

El jurado del Premio Aragón le ha concedido este galardón por su "contribución a la transferencia de resultados científicos a la sociedad logrando importante avances en el campo de la simulación y campos matemáticos". Simulación muy valiosa por ejemplo, en el estudio del comportamiento de las proteínas frente a ciertos compuestos, estudios que posteriormente pueden ser utilizados para generar medicamentos.

Su campo de estudio se centra en la Arquitectura de los Computadores, y en la creación de herramientas para la simulación, teniendo como punto de partida el supercomputador Mare Nostrum, del BSC uno de los más potentes del mundo que desde hace unos meses cuenta con un nodo en la Universidad de Zaragoza, el Caesaraugusta.

El BCS, perteneciente a la Universidad barcelonesa, es el principal centro de supercomputación de España. Se puso en marcha en el año 2004 y desde el año 2006 se inició el proceso de extensión del Mare Nostrum creando diferentes nodos en universidades y centros tecnológicos de Madrid, Málaga, Valencia, Santander, Canarias y Zaragoza, lo que "está permitiendo vertebrar la investigación en el conjunto de España", ya que ese sistema permite compartir tecnología e información.

En Aragón este supercomputador es utilizado por los principales proyectos de investigación como el ITER (International Tokamak Experimental Reactor), proyecto internacional, con sede en Zaragoza consistente en el desarrollo de un reactor que genera energía a partir de hidrógeno y no produce efecto invernadero ni residuos radiactivos de larga actividad.

Los trabajos que realiza hoy el Centro Nacional de Supercomputación o BSC van encaminados en aumentar por cien la potencia del Mare Nostrum. También desarrollan otros trabajos con diferentes empresas como con microsoft o con Repsol, para quien están desarrollando un sistema para localizar petróleo en el Golfo de México.