Actualizado 08/02/2007 11:34 CET

(Ampliación) Renault redujo su beneficio neto un 14,8 por ciento en 2006, hasta 2.943 millones

Ghosn dice que la planta de Valladolid tiene asegurado su futuro porque "tenemos producto para sobreponernos a esta situación"

PARIS, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El fabricante francés de automóviles Renault obtuvo un beneficio neto de 2.943 millones de euros durante el ejercicio pasado, lo que se traduce en una caída del 14,8% en comparación con las cifras del año anterior, cuando el resultado neto de la empresa se situó en 3.453 millones de euros.

Así lo indicó hoy el presidente de la compañía, Carlos Ghosn, durante la presentación de los resultados financieros. Ghosn indicó que la cifra de negocio de la firma automovilística durante el pasado año alcanzó los 41.528 millones de euros, lo que se traduce en un descenso del 0,8% en comparación con 2005.

Ghosn explicó esta reducción del beneficio neto y de la facturación por la disminución de la cifra de negocio en Europa, así como el contexto de política comercial selectiva y la escasez de nuevos productos lanzado al mercado durante 2006.

Sin embargo, el máximo responsable de la alianza Renault-Nissan aseguró que durante el pasado año su empresa registró un incremento del 2,3% de su facturación fuera de Europa, principalmente en Asia-Africa.

Por otro lado, el presidente de Renault subrayó que su empresa matriculó 2,43 millones de vehículos de sus marcas Renault, Dacia y Samsung en todo el mundo durante el ejercicio pasado, lo que representa una reducción del 4% al compararlo con las cifras del cierre de 2005.

Asimismo, el margen operativo de la compañía de rombo durante el pasado año se situó en 1.063 millones de euros, lo que supone un 2,56% de la cifra de negocio, es decir, una caída en comparación con el 3,2% de la facturación logrado por la firma en el ejercicio precedente.

Ghosn resaltó que estos resultados se enmarcan en la primera fase de implantación del Contrato Renault 2009, que tiene el objetivo de mejorar la situación interna de la empresa automovilística a través de tres objetivos, como son la calidad, la rentabilidad y el crecimiento. Así, en materia de calidad, el presidente de Renault adelantó que durante 2006 se han logrado muchas mejoras en sus productos, lo que se pondrá de relieve con el lanzamiento de nuevo Laguna.

En cuanto a la rentabilidad, explicó que "el primer peldaño ha sido alcanzado" con la consecución del 2,56% de margen operacional, lo que ha sido posible, entre otros motivos, por la reducción de costes, así como a la mejora de la rentabilidad internacional y la buena situación en el mercado de vehículos comerciales europeo.

En lo referente al crecimiento Ghosn apuntó que Renault "está preparada para el crecimiento", a lo que ayudará el lanzamiento de 26 nuevos modelos. Esta ofensiva de producto se basará en avances tecnológicos, orientados a la protección del medio ambiente. Igualmente, avanzó que a este avance contribuirán las ventas fuera de Europa, que representan el 30% de las matriculaciones totales del grupo.

FUTURO DE VALLADOLID

En otro sentido, el máximo responsable de la empresa explicó que la planta de Valladolid "tiene su futuro asegurado" gracias a los nuevos modelos que producirá, aunque reconoció que esta planta en estos momentos no se encuentra a pleno rendimiento. "Tenemos producto para sobreponernos a esta situación", concluyó.

Por último, Ghosn añadió que durante 2007 espera que el mercado europeo se mantenga estable, para el mantenimiento de la política comercial que está desplegando hasta el momento la firma gala, que se completará con la salida al mercado de los nuevos Twingo y Laguna. Fuera de Europa, la marca espera ampliar su presencia en otros países como Brasil o Irán, así como aumentar la producción de sus plantas de Colombia, India y Rumanía.