Actualizado 16/06/2020 18:08:18 +00:00 CET

Manchas en pieles maduras

El rostro es la parte que más se expone al sol
El rostro es la parte que más se expone al sol - EUROPA PRESS - Archivo

   Con el verano y la exposición al sol las pieles maduras sufren más que otras. Los cambios hormonales, que se sufren en la menopausia o por la toma de ciertos medicamentos, pueden ser un factor clave para que aparezcan. La protección es esencial para que no salgan esas antiestéticas manchas, que pueden envejecer incluso más que las arrugas y que luego son casi imposibles de quitar. La zona con más exposición y con más riesgo es la cara. Estas manchas llamadas melasmas, son lisas e irregulares, de tonalidad marrón o incluso grisácea. Cuando no se hidrata bien y no se usa una protección alta, las manchas pueden salir en nuestro rostro, en zonas como el labio superior "bigote", en la frente y en las mejillas.

   En cualquier época del año, y más en verano, debemos ir siempre con protección solar, no solo cuando vayamos a la piscina o a la playa. Después de hidratar el rostro, debes incluir en tu rutina de belleza el protector solar. A la hora de elegir hay que tener en cuenta nuestro tipo de piel e intentar que sea de una protección alta, fp50. Hoy en día, los protectores solares suelen ser muy fluidos y los absorbe muy bien la piel. No dejan sensación de máscara. Hay que buscar entre las distintas opciones del mercado la que más nos convenza. Y después el maquillaje que utilicemos habitualmente.

   Otra opción en verano, cuando el calor aprieta, es buscar una crema protectora de factor 50 con color. Ahora mismo hay muchas opciones en este sentido que nos pueden venir bien. Pero siempre hay que protegerse y hay que recordar que esas manchas que aparecen en verano son casi imposibles de quitar. Cuesta mucho trabajo y mucha constancia deshacerse de ellas.