. Natalia Álvarez pierde la demanda de malos tratos contra Rafa Camino
Actualizado 25/06/2012 16:54

Natalia Álvarez pierde la demanda de malos tratos contra Rafa Camino

Natalia Álvarez a su llegada al juzgado
EUROPA PRESS

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Por fin parece que tras dos largos años de batallas judiciales y televisivas la guerra entre el torero Rafa Camino y su ex mujer Natalia Álvarez llega a su fin. Y es que la juez que llevaba el caso no ha dado la razón a la modelo, quien había presentado una demanda por malos tratos e injurias.

Según adelanta el abogado de Rafa Camino a 'Vanitatis', "no existe un documento que acredite los malos tratos y además ha prescrito, tal y como reclamábamos, porque la denuncia no se presentó antes de que se cumplieran los seis meses desde el hecho denunciable".

La historia judicial podría continuar si el torero decidiera presentar una denuncia por falsas calumnias pero todo parece indicar que no será así, "no lo va a hacer por respeto a su hijo. Él está encantado y satisfecho por cómo ha acabado todo y quiere tranquilidad para él y su familia", declaraba el letrado de Camino a la publicación.

El enfrentamiento judicial entre Rafa y la que fuera su mujer, Natalia Álvarez, se remonta al otoño 2010. Entonces, la modelo presentó una demanda contra el torero por presuntos malos tratos, al tiempo que solicitaba una orden de alejamiento, algo que fue desestimado por el juez.

Ante esta decisión la defensora de Álvarez alegaba que no existía una falta, sino un delito. Y para demostrarlo quiso presentar conversaciones telefónicas y mensajes de texto que, según ella, ponían de manifiesto que la situación era "insostenible". Nuevamente estos recursos fueron desestimados meses después.

Pero Natalia y su abogada no se dieron por vencidas y decidieron presentar un nuevo recurso, esta vez contra la propia jueza que llevaba el caso, pidiendo su sustitución por una supuesta enemistad manifestada por la magistrada hacia Natalia. Y de nuevo, la modelo perdió al rechazarse de pleno su recusación por tratarse de "una apreciación subjetiva sin prueba alguna".

Por último, y antes de la sentencia que da carpetazo a esta historia, la jueza volvió a desestimar una petición de la letrada de Natalia Álvarez, para que fueran a declarar unos periodistas del corazón como testigos de los supuestos malos tratos.