Actualizado 01/04/2019 17:53 CET

Desvelamos todas las incógnitas en torno a la quiropráctica y los beneficios para tu salud

Desvelamos todas las incógnitas en torno a la quiropráctica y los beneficios par
FOTOGRAMA PELICULA

   MADRID, 29 Mar. (CHANCE) -

   La quiropráctica se ha convertido en una tendencia en auge centrada en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético, sin embargo todavía es una práctica muy cuestionada o incluso desconocida por muchos usuarios e incluso afectados, teniendo en cuenta que un gran porcentaje de la población sufre dolores en huesos y músculos.

   Con la intención de arrojar luz sobre esta metodología, Asociación Española de  Quiroprácticos ha querido explicarnos en qué beneficia a nuestro cuerpo.

   Pregunta: Para los que lo desconozcan, diferencias entre un quiropráctico, un masajista y un osteópata (porque igual puedo pensar que me vale un fisioterapeuta)

   Respuesta: Muchas personas se preguntan a menudo cuáles son las diferencias entre Quiropráctica, osteopatía y quiromasaje. El quiromasaje es un masaje corporal que se realiza utilizando únicamente las manos y, a diferencia de la Quiropráctica y la osteopatía, no es necesario realizar estudios superiores, es suficiente un curso para ejercer esta terapia manual. El osteópata trabaja también con sus manos pero centra sus manipulaciones principalmente en los tejidos blandos para lo que se vale de manipulaciones articulares y de suturas craneales a partir de movimientos suaves y grandes.

   El quiropráctico, por su parte, trabaja también con las manos pero centra su trabajo en la columna vertebral en tanto que protege la médula espinal, el canal de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo. Así, el quiropráctico es el único profesional especializado en el sistema nervioso y la columna vertebral y, para ello, cursa un mínimo de cinco años de carrera universitaria y formación continua posterior.

   La quiropráctica busca ir a la raíz del problema y no trata síntomas o enfermedades. A través del ajuste vertebral específico, un movimiento rápido y preciso, el quiropráctico trata de restablecer la alineación y el movimiento de las vértebras para que el sistema nervioso esté libre de interferencias y todo nuestro cuerpo trabaje a pleno rendimiento.

   P: La quiropráctica es fundamental en los deportes de élite, pero también en el resto de las personas. ¿Por qué debemos ponernos en manos de un quiropráctico?

   R: Los quiroprácticos proporcionan un servicio muy valioso para los pacientes. Un servicio en el que les realizan la evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos neuromusculoesqueléticos que puedan estar sufriendo; además de otros trastornos asociados.

   Pero además, los quiroprácticos juegan un papel muy importante en la atención centrada en las personas, que va más allá de la atención del paciente. La Promoción de la salud - como consejos sobre actividad física, dieta y ejercicio-, y la defensa de la prevención de enfermedades también forman parte del trabajo realizado por un quiropráctico.

   Ayudamos a las personas a lograr una vida más saludable, feliz y activa. Las personas que acuden a un quiropráctico tienen, normalmente, una variedad de síntomas, referidos, principalmente, a la columna vertebral y a las articulaciones; y a los que denominamos trastornos neuromusculoesqueléticos. De hecho, los dolores en la parte baja de la espalda y en el cuello son el foco de la mayor parte del trabajo de la mayoría de los quiroprácticos. Analizamos también la postura y los problemas posturales y desarrollamos estrategias para su corrección

P: ¿Es fundamental empezar antes de practicar un deporte pasar por el quiropráctico?

   R: Es fundamental acudir al quiropráctico y cuidar de la columna se practique o no deporte. En todo el mundo los quiroprácticos trabajan en todos los niveles del deporte y en cualquier ámbito de la vida diaria. Nos preocupamos por la optimización de la columna vertebral y de las articulaciones.

   De hecho, en una era antidopaje el trabajo de los quiroprácticos es muy valorado gracias a que ejercemos nuestra labor sin requerir fármacos ni intervenciones quirúrgicas. Como expertos en neuromusculoesquelética, somos reclutados para trabajar en el deporte por nuestra experiencia en la gestión de lesiones de deportistas profesionales y aficionados. Estamos altamente capacitados en la optimización de la estructura y la función y en el tratamiento y rehabilitación de lesiones.

   P: Hay cada vez más personas que practican deporte por su cuenta y por ejemplo se calzan unas zapatillas y se ponen a correr. ¿Cuáles son los mayores problemas? ¿Consejos para salir a la calle y ponerse a correr?

   R: En el caso de correr, el principal problema es el uso de un material inadecuado y un mal entrenamiento

   Antes de salir a correr hay que elegir el calzado adecuado (en función del peso, tipo de terreno, ritmo de carrera*), hay que fortalecer el core (además de la musculatura implicada), trabajar la técnica de carrera, la propiocepción (ejercicios específicos para fortalecer los músculos y tendones de la piernas para así mejorar el mecanismo de respuesta ante cualquier acción brusca e inesperada que pueda provocar una lesión). Además de realizar un buen calentamiento y empezar de forma progresiva.

   P: Dentro de ponerse uno a practicar deporte por su cuenta, ¿cuál es el deporte que entraña más riesgos de lesiones?

   R: Para evaluar el riesgo y la peligrosidad de las lesiones se puede tomar como referencia la cantidad de lesiones por cada 1000 horas de práctica. Hay que diferenciar entre el deporte que más lesiones provoca, teniendo en cuenta la población que realiza el deporte, y el deporte con más riesgo de sufrir lesiones (crossfit, deportes de contacto como el rugby, football americano, hockey...).

P: ¿Es cierto que los deportes que utilizan más la lateralidad del cuerpo como el golf o el tenis, se sufren más problemas?

   R: No necesariamente. Sí que es cierto que pueden ser más susceptibles a la hora de sufrir una lesión, pero para evitarlo hay que trabajar la musculatura y realizar un buen entrenamiento y preparación física

   P: ¿Qué se puede para hacer contrarrestar esa lateralidad en un deporte?

   R: Es fundamental entrenar la musculatura de la columna y del tronco, así como ejercitar el tronco para los movimientos específicos del deporte en cuestión. Sin olvidar que es vital mantener la columna ajustada y en buen estado

   P: ¿Cuántas veces habría que acudir a un quiropráctico?

   R: Focalizando en el deporte, los quiroprácticos trabajamos en la atención de lesiones y en su prevención, áreas de vital importancia para garantizar que el atleta compita a su más alto nivel y que ese desgaste y sobreesfuerzo físico no tenga consecuencias irreparables en su forma física y su capacidad.

   Los cuidados preventivos que desarrollamos pueden incluir la corrección de la disfunción de la columna vertebral o de las articulaciones, la prescripción de ejercicio o estrategias dietéticas o de estilo de vida proactivas. La atención de lesiones puede incorporar una amplia gama de intervenciones, a menudo realizadas conjuntamente con otros profesionales de la salud.

   Además, analizamos las condiciones de la columna vertebral durante y tras la competición, estando pendientes de otros problemas neuromusculoesqueléticos que se deben tratar, como los trastornos que surgen tras una intensa actividad repetitiva vinculada al deporte. Por eso la asistencia de un quiropráctico debe ser constante y habitual.

   P: ¿Qué lesión más importante ha visto en un deportista de élite? ¿Y conocido?

   R: Las lesiones varían en función del deporte que se practique. Por ejemplo, en deportes de contacto como el rugby son muy comunes las conmociones cerebrales que pueden provocar daños neurológicos. En el caso del baloncesto son muy habituales los esguinces; en el fútbol las pubalgias; en el esquí lesiones en meniscos y ligamentos de la rodilla; en el ciclismo el dolor lumbar*

   P: ¿Es muy caro ir al quiropráctico?

   R: No. Siempre va a depender del precio que cada uno le ponga a su salud.

   P: Quizá a la hora de hacer cuentas al mes una de las cosas de las que se prescinde es de masajista, osteópata, quiropráctico... ¿En qué nos perjudica? ¿O qué beneficios tiene para intentar no prescindir de ello y prescindir de otra cosa?

   R: La salud es lo primero en lo que hemos de invertir, ya que, obviamente, no podemos prescindir de ella.

P: ¿Cuánto se puede ahorrar la sanidad si uno introduce en su vida un quiropráctico?

   R: Los trastornos de la columna vertebral representan el mayor problema de salud en la sociedad moderna y en la salud pública, ya que entre un 60-80% de la población sufrirá problemas de espalda en alguna etapa de su vida. Constituye la mayor carga social y económica debido a la elevada cronicidad y discapacidad de larga duración asociada a los altos costes en la sanidad y a la pérdida de productividad.

   El dolor de cabeza, el dolor cervical y lumbar son algunas de las enfermedades que más bajas y discapacidades producen. Según el estudio realizado por investigadores médicos de Harvard y Marcer Heath and Benefits, en el que analizan el impacto sanitario y económico del tratamiento quiropráctico en el sistema sanitario de los EE.UU., la quiropráctica es más efectiva que otras modalidades a la hora de abordar el dolor lumbar y cervical.

   Al tener en cuenta la efectividad y el coste-eficacia del tratamiento quiropráctico, se observa que es igual o más efectivo que el médico tradicional, a un coste menor (dolor cervical) o ligeramente superior (dolor lumbar). Otro estudio realizado en Tennessee (EEUU) con 85.402 casos, concluye que el tratamiento quiropráctica para el dolor lumbar (LBP) supone un ahorro del 19.45% con respecto al tratamiento médico, traduciéndose en valores numéricos en un ahorro de 2.3 millones de dólares