Actualizado 25/09/2020 14:22 CET

Las olas de calor marinas, 20 veces más frecuentes por el efecto humano

Océano
Océano - TIAGO FIOREZE/WIKIPEDIA

   MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Las olas de calor en los océanos del mundo, que destruyen los ecosistemas y dañan la pesca, se han vuelto 20 veces más frecuentes debido a la influencia humana.

   Esto es lo que ahora pueden demostrar los investigadores del Centro Oeschger para la Investigación del Clima de la Universidad de Berna.

   Una ola de calor marina (ola de calor oceánica) es un período prolongado de tiempo en el que la temperatura del agua en una región oceánica en particular es anormalmente alta.

   En los últimos años, olas de calor de este tipo han provocado cambios considerables en los ecosistemas en mar abierto y en la costa. Su lista de efectos negativos es larga: las olas de calor marinas pueden aumentar la mortalidad de aves, peces y mamíferos marinos, pueden desencadenar floraciones de algas nocivas y reducir en gran medida el suministro de nutrientes en el océano. Las olas de calor también conducen al blanqueamiento de los corales, desencadenan movimientos de comunidades de peces hacia aguas más frías y pueden contribuir al fuerte declive de los casquetes polares.

   Los investigadores dirigidos por la científica marina con sede en Berna Charlotte Laufkötter han estado investigando la cuestión de cómo el cambio climático antropogénico ha estado afectando las grandes olas de calor marinas en las últimas décadas.

   En un estudio publicado recientemente en Science, Charlotte Laufkötter, Jakob Zscheischler y Thomas Frölicher concluyeron que la probabilidad de tales eventos ha aumentado enormemente como resultado del calentamiento global. El análisis ha demostrado que en los últimos 40 años, las olas de calor marinas se han vuelto considerablemente más largas y pronunciadas en todos los océanos del mundo.

   "Las recientes olas de calor han tenido un impacto grave en los ecosistemas marinos, que necesitan mucho tiempo para recuperarse después, si es que alguna vez se recuperan por completo", explica Charlotte Laufkötter.

   En sus investigaciones, el equipo de Berna estudió mediciones satelitales de la temperatura de la superficie del mar entre 1981 y 2017. Se encontró que en la primera década del período de estudio, ocurrieron 27 grandes olas de calor que duraron 32 días en promedio. Alcanzaron temperaturas máximas de 4,8 grados Celsius por encima de la temperatura media a largo plazo.

   En la última década analizada, sin embargo, ocurrieron 172 eventos importantes, que duraron un promedio de 48 días y alcanzaron picos de 5.5 grados por encima de la temperatura promedio a largo plazo. Las temperaturas en el mar suelen fluctuar solo ligeramente. Las desviaciones semanales de 5,5 grados en un área de 1,5 millones de kilómetros cuadrados, un área 35 veces el tamaño de Suiza, presentan un cambio extraordinario en las condiciones de vida de los organismos marinos.

   Para las siete olas de calor marinas de mayor impacto, los investigadores de la Universidad de Berna llevaron a cabo lo que se conoce como estudios de atribución. Los análisis estadísticos y las simulaciones climáticas se utilizan para evaluar en qué medida el cambio climático antropogénico es responsable de la aparición de extremos individuales en las condiciones meteorológicas o el clima. Los estudios de atribución típicamente demuestran cómo la frecuencia de los extremos ha cambiado debido a la influencia humana.

   Según los resultados de los estudios de atribución, las grandes olas de calor marinas se han vuelto más de 20 veces más frecuentes debido a la influencia humana. Si bien ocurrieron cada cien o mil años en la era preindustrial, dependiendo del progreso del calentamiento global, en el futuro se convertirán en la norma.

   Si somos capaces de limitar el calentamiento global a 1,5 grados, las olas de calor se producirán una vez cada década o siglo. Sin embargo, si las temperaturas aumentan 3 grados, se puede esperar que ocurran situaciones extremas en los océanos del mundo una vez al año o una década.

   "Los objetivos climáticos ambiciosos son una necesidad absoluta para reducir el riesgo de olas de calor marinas sin precedentes", enfatiza Charlotte Laufkötter. "Son la única forma de prevenir la pérdida irreversible de algunos de los ecosistemas marinos más valiosos".

Lo más leído

  1. 1

    Fallece el padre de Irene Rosales

  2. 2

    Fallece Maradona a los 60 años tras sufrir una parada cardiorrespiratoria

  3. 3

    Lidl abrirá este jueves una tienda en Palma a la que se incorporarán 22 nuevos empleados

  4. 4

    Hay un gemelo del Sol en la región de la que vino la señal Wow!

  5. 5

    Unos 75.000 pensionistas cobrán menos este mes al elevarles la retención por embargos con Hacienda